Guerrero despenaliza el aborto voluntario hasta la semana 12
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Guerrero despenaliza el aborto voluntario hasta la semana 12

Guerrero se suma así a otras entidades donde el aborto voluntario está despenalizado, bajo ciertas condiciones: CDMX, Oaxaca, Hidalgo, Veracruz, Baja California, Colima, Coahuila y Sinaloa.
Cuartoscuro
Por Marcela Nochebuena
17 de mayo, 2022
Comparte

El pleno del Congreso del estado de Guerrero aprobó este martes la despenalización del aborto voluntario en la entidad hasta la semana 12 de gestación con 30 votos a favor, 13 en contra, una abstención y un voto nulo.

Tras la aprobación de reforma al Código Penal estatal, el aborto deja de ser delito para quien lo practique de manera voluntaria antes de las 12 semanas de gestación. Personal médico, parteras o cualquiera que lo lleve a cabo antes de esa semana no cometerá delito. Después de esa semana, seguirá siéndolo con reducción de la pena de seis meses a dos años (ahora es de uno a tres años).

Las causales de violación, inseminación forzada, alteraciones genéticas o aborto accidental, por las que actualmente no se penaliza el aborto en la entidad sin plazo alguno, se mantienen, pero el Código Penal se homologa a la NOM 046, que permite el aborto en caso de violación a nivel nacional sin necesidad de denuncia ni comprobación de los hechos.

Guerrero se suma así a las otras ocho entidades donde el aborto voluntario está despenalizado, bajo ciertas condiciones, en México: Ciudad de México, Oaxaca, Hidalgo, Veracruz, Baja California, Colima, Coahuila y Sinaloa.

La iniciativa votada y aprobada hoy es la tercera que se ha presentado ante el Congreso de Guerrero, desde 2014, para despenalizar el aborto en la entidad. La primera fue durante el gobierno de Ángel Aguirre Rivero; la segunda en 2019. En ambos casos no habían llegado al pleno.

El 7 de septiembre de 2021, la Suprema Corte de Justicia de la Nación resolvió por unanimidad que es inconstitucional criminalizar el aborto de manera absoluta, y se pronunció por primera vez a favor de garantizar el derecho de las mujeres y personas gestantes a decidir, sin enfrentar consecuencias penales. El pleno estableció que criminalizar de manera absoluta la interrupción del embarazo es inconstitucional.

En 2020, el estado de Guerrero ya había sido señalado, mediante una declaratoria de Alerta de Género, por agravio comparado, derivado de no armonizar sus leyes ni garantizar el cumplimiento de la NOM-46, que permite el acceso al aborto en todo el país en caso de violación sin necesidad de denuncia.

Como parte de esa declaratoria, se había solicitado como medida de justicia que el Poder Judicial de Guerrero llevara a cabo la revisión de los casos judiciales de mujeres privadas de la libertad imputadas por aborto y homicidio en razón de parentesco, “garantizando mediante procesos o recursos legales pertinentes su declaración de inocencia, excarcelación y la reparación del daño de conformidad con el Código Penal para el Estado Libre y Soberano de Guerrero 499 y la Ley General de Víctimas”.

Durante la presentación de la iniciativa aprobada este martes, la diputada local por Morena, Beatriz Mojica Morga, recordó la determinación de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, y señaló que en Guerrero hoy se rompe con el estigma en torno a la decisión de las mujeres sobre su cuerpo. “Les decimos a las mujeres que la maternidad es por elección; nunca más por obligación. Las decisiones reproductivas corresponden a cada mujer, y reconocemos su derecho humano a decidir sobre su cuerpo”, señalaron durante la presentación del dictamen.

Además, recordó que el dictamen no promueve el aborto, sino la vida de las mujeres, y que puedan respetar sus derechos y autodeterminar su destino. En tanto, la legisladora Gloria Citlali Calixto Jiménez, también de Morena, destacó que la despenalización del aborto es una cuestión de justicia social, de salud pública y de derechos humanos. Señaló que Guerrero es la cuarta entidad con más muertes maternas por aborto.

“Esta iniciativa ha tenido como origen las reflexiones que ha establecido la Suprema Corte de Justicia de la Nación. La Corte ya hizo lo propio; nos toca hacer lo propio en el mismo sentido. Estaremos actuando desde una ética pública y no religiosa, estaremos respetando el estado laico. El presente dictamen no promueve la interrupción del embarazo, sino que establece un marco legal que permite que las mujeres tomen una decisión libre. Aun quedará un largo camino por recorrer; la despenalización es apenas un paso contra la violencia sexual y en el avance de los derechos reproductivos”, apuntó.

“No queremos que desistan de sus creencias e ideologías; son libres para ejercer plenamente su libertad de pensamiento. El dictamen trata del reconocimiento y defensa del derecho de las mujeres a interrumpir su embarazo, decidir sobre su cuerpo, su maternidad, y a reconocer plenamente su autonomía”, añadió la legisladora morenista Nora Yanek Velázquez.

Para su compañera de partido, la diputada María Flores Maldonado, no se está promoviendo el aborto; se está armonizando con la resolución de la SCJN y las determinaciones internacionales en torno a los derechos de las mujeres. “En un estado como el nuestro, en el que la pobreza, la discriminación y la exclusión social de las mujeres ha prevalecido, hoy se está en posibilidad de garantizar su derecho”, subrayó.

Los legisladores que argumentaron en contra, como los priistas Jesús Parra García y Julieta Fernández, y la panista Ana Lenis Reséndiz, acusaron que el proceso fue un “albazo” y una violación al proceso legislativo, que debía privilegiarse el derecho a la vida del feto y que, además, la iniciativa deja “indefensos” a los ministerios públicos, médicos y jueces. Acusaron que es una “ideología” que se está infiltrando en todos los niveles de gobierno y “discrimina” al no nacido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Rusia y Ucrania: por qué Biden cruzó una peligrosa línea al comentar que Putin 'no puede seguir en el poder'

Las declaraciones fuera de guion del presidente estadounidense sobre su homólogo ruso han tensado las relaciones entre ambos países.
28 de marzo, 2022
Comparte

El presidente de EU, Joe Biden, hizo la semana pasada una serie de declaraciones fuera de guion que elevaron la temperatura de las relaciones entre su país y Rusia.

Su comentario improvisado el sábado en la parte final de lo que en Polonia consideraron un “gran discurso”, cuando sugirió la destitución del presidente Vladimir Putin, pudo haber tenido graves consecuencias.

En su discurso ante una multitud de funcionarios y dignatarios del gobierno polaco en el Castillo Real de Varsovia, el presidente de EE.UU. advirtió una vez más que el mundo se encuentra en medio de un conflicto decisivo en nuestra era entre democracias y autocracias.

Prometió que la OTAN defenderá “cada centímetro” del territorio de sus estados miembros. También que brindará un apoyo continuo a Ucrania, aunque señaló que el Ejército estadounidense no se enfrentará a las fuerzas rusas allí.

Fue un discurso de confrontación, aunque mesurado, en línea con el que mantienen desde hace meses las autoridades estadounidenses, comenzando por el secretario de Estado, Antony Blinken.

Al final, justo antes de los agradecimientos y la despedida, Biden comentó sobre su homólogo ruso: Por el amor de Dios, este hombre no puede seguir en el poder”.

Ahí estalla la bomba.

“Este discurso, y los comentarios referidos a Rusia, son asombrosos, por usar términos educados”, declaró el portavoz de Moscú, Dmitry Peskov. Biden, afirmó, “no entiende que el mundo no se limita a Estados Unidos y gran parte de Europa”.

Putin y Peskov

Getty Images
Peskov, portavoz del gobierno de Putin, criticó el comentario de Biden.

Y entonces EE.UU. recula.

“El punto del presidente era que no se puede permitir que Putin ejerza el poder sobre sus vecinos o la región”, alegó un funcionario de Washington. “No estaba debatiendo el poder de Putin en Rusia, o un cambio de régimen”.

La línea entre condenar y pedir un cambio de régimen

La rapidez con la que se emitió la “aclaración”, de la que luego se hizo eco Blinken, sugiere que el gobierno de EE.UU. comprende el peligro inherente de las palabras de Biden.

Horas antes el presidente de Estados Unidos había llamado “carnicero” a Putin; y la semana pasada pareció adelantarse al procedimiento diplomático de su propia administración al acusar al líder ruso de crímenes de guerra.

En ambos casos los comentarios de Biden provocaron condenas y advertencias de Moscú de que las relaciones diplomáticas entre Estados Unidos y Rusia se estaban deteriorando hasta el punto de ruptura.

Hay una línea entre condenar al líder de una nación -la retórica a veces sobrecalentada de la diplomacia- y pedir su destitución; una línea que tanto los estadounidenses como los soviéticos respetaban incluso en el apogeo de la Guerra Fría; una línea que Biden, en principio, ha cruzado.

Frecuentemente se acusa a los países poderosos de imponer a los débiles un “cambio de régimen”.

Esto, sin embargo, no suele ser lo que una nación con armas nucleares exige a otra.

El domingo incluso algunos aliados de Estados Unidos intentaban distanciarse de los comentarios de Biden.

El presidente de Francia, Emmanuel Macron, advirtió que el líder estadounidense estaba poniendo en peligro las negociaciones de armisticio entre Rusia y Ucrania.

“Queremos detener la guerra que Rusia ha creado en Ucrania sin una escalada”, afirmó. “Si esto es lo que queremos hacer no debemos agravar las cosas, ni con palabras ni con acciones”.

En Washington, los líderes del Congreso también expresaron su preocupación. El republicano de Idaho Jim Risch, el de mayor rango en su partido en el comité de relaciones exteriores del Senado, calificó los comentarios de Biden como una “horrible metedura de pata”.

“Dios mío, desearía que lo ciñeran al guion”, declaró. “Decir, o incluso como hizo él, sugerir que tu política es de cambio de régimen, causa un gran problema. Esta administración ha hecho todo lo posible para detener la escalada. No hay mucho más que puedas hacer para aumentarla que pedir un cambio de régimen”.

Un historial de comentarios improvisados

Joe Biden y Barack Obama en 2012

Getty Images

Es conocida la tendencia de Biden a hacer comentarios improvisados que pueden ponerlo en situaciones difíciles.

Estos han dañado anteriores candidaturas presidenciales y en ocasiones han sembrado la frustración entre los funcionarios de la administración Obama cuando era vicepresidente. Sin embargo, tales comentarios no son del todo accidentales. Pueden revelar lo que siente Biden aún si su cabeza -y las de quienes lo rodean- preferirían que se callara.

A veces son una fortaleza política, escribe Tom Nichols de la publicación The Atlantic, que permite a Biden conectarse auténticamente con las emociones del pueblo estadounidense.

Pero en este momento actual de crisis diplomática, cuando unas palabras mal elegidas pueden acarrear consecuencias importantes, también se consideran una debilidad.

“Es difícil culpar a Biden por no contener su conocido temperamento después de hablar con las personas que han sufrido la barbarie de Putin”, escribe Nichols. “Pero las palabras de todos los líderes mundiales importan en este momento, y ninguna más que las del presidente de Estados Unidos”.

Es posible que Biden crea que las relaciones entre Estados Unidos y Rusia están tan dañadas que no se repararán mientras Putin esté en el poder. Sin embargo, decirlo explícitamente podría dificultar el objetivo inmediato de Estados Unidos: poner fin a la guerra en Ucrania y preservar la integridad territorial de la nación.

La guerra en Ucrania no transcurre como Putin pretendía. Su ejército está atascado en amargos combates y las bajas van en aumento. Su economía está sufriendo el peso de las sanciones económicas. Rusia está cada vez más aislada del resto del mundo.

La situación tiene potencial para llevar a la desescalada que piden EE.UU. y sus aliados, pero también podría hacer que Putin se desespere más. Y si el líder ruso cree que su poder está en juego, y piensa que EE. UU. persigue ese objetivo de forma abierta, es posible que el giro que tome la crisis a partir de ahora no sea precisamente el de la paz.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=G-DoQmKQ8rU

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.