En 2022, México ha detenido a casi el doble de migrantes que en 2021
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

En 2022, más de 860 migrantes son detenidos a diario en México, casi el doble del récord del año pasado

Durante el primer trimestre del año, se realizaron 77 mil detenciones de personas migrantes, 90% más en comparación con el mismo periodo de 2021.
Cuartoscuro
16 de mayo, 2022
Comparte

En el gobierno de Andrés Manuel López Obrador, México continúa batiendo año con año los récords de detenciones de personas migrantes indocumentadas: en el primer trimestre de 2022, suman ya un total de 77 mil 626 capturas de migrantes, en su mayoría centroamericanos, casi un 90% más que en el mismo periodo de 2021, año que ostenta hasta el momento el récord histórico con más de 307 mil detenciones en total. Se trata de un promedio de 860 migrantes detenidos a diario.

De acuerdo con las estadísticas oficiales de la Unidad de Política Migratoria de la Secretaría de Gobernación (Segob), el dato del primer trimestre de 2022 supera también en 158% al de 2020, en 143% al de 2019 y en 151% al de 2018. En cuanto a 2015, el segundo año con más detenciones en las últimas dos décadas, la estadística de este primer trimestre también es superior hasta en 56%.

Para dimensionar el dato: en tan solo tres meses de 2022, el Instituto Nacional de Migración (INM) ha detenido casi al mismo número de personas migrantes que detuvo durante todo 2012. Y mientras en años como en 2018, el último del gobierno de Enrique Peña Nieto, se detenía en promedio a unos 10 mil migrantes al mes, en este primer trimestre el promedio es de más de 25 mil.

Además, las detenciones de migrantes menores de edad también se han disparado: hasta marzo de 2022 sumaban 11 mil 271, una cifra nunca antes registrada, que supone 72% al alza en comparación con 2021, 124% más que en 2020, 27% más que en 2019 y un 65% más que al final de sexenio de Peña en 2018. De hecho, si se compara con 2010, por ejemplo, la cifra de menores migrantes detenidos en este primer trimestre de 2022 es 962% superior. 

De esos más de 11 mil menores migrantes detenidos, un poco más de la mitad, el 54%, son niños de entre cero y 11 años, 71% al alza en comparación con el año pasado. 

No obstante, aunque las autoridades migratorias mexicanas están deteniendo a más menores, las cifras oficiales también indican que hubo un descenso de las capturas de menores no acompañados: 230 en el primer trimestre de 2022, un 36% menos que el año pasado, 16% menos que en 2019 y 25% a la baja en relación a 2015, el año en que el gobierno de Peña puso en marcha el llamado Plan Frontera Sur, luego de que un año antes tuviera lugar en la frontera sur de Estados Unidos la denominada “crisis de los niños migrantes”. 

Gretchen Kuhner, directora del Instituto para las Mujeres en la Migración (Imumi), explicó en entrevista que el ‘boom’ en las cifras de detenciones de migrantes puede deberse a múltiples factores. Uno es que después de la pandemia, que arrancó en 2020, y de las fuertes crisis económicas que esta trajo, muchas más personas están tratando de salir de sus países, especialmente de Centroamérica, para alcanzar Estados Unidos a través de suelo mexicano. Y además, hay que sumar las crisis de seguridad y políticas, como las más recientes en Nicaragua o Haití. 

“Desde el año pasado estamos viendo que el gobierno de México está deteniendo a muchas personas, pero esto también corresponde con que hay muchas más personas en movimiento, y esto es algo que también puede verse en las cifras de la Patrulla Fronteriza de Estados Unidos”, expone Kuhner. 

La administración del presidente Joe Biden llevaba hasta septiembre del año pasado más de 1 millón 659 mil personas detenidas, también la cifra más alta registrada en Estados Unidos desde el 2000. Mientras, en 2022, la tendencia también es al alza: el pasado 15 de marzo las autoridades estadounidenses reportaron más de 158 mil detenciones de migrantes en la frontera sur en tan solo un mes, 10 mil más que en enero.

Pero, al margen del aumento de los flujos migratorios, Kuhner señala que también se ha recrudecido notablemente, en especial el año pasado y este, la política de detención y deportación, así como la intervención de las Fuerzas Armadas en labores de control migratorio.

“Ahora vemos que el INM, la Guardia Nacional y también el Ejército y la Marina están deteniendo migrantes, y eso es muy preocupante, porque la Guardia Nacional y el INM sí tienen facultades para detener, pero los otros no”, advierte la activista. 

“Cada vez hay más autoridades implicadas en las detenciones, y cada vez hay más retenes, más cinturones de contención, y eso lo que nos indica es que es muy obvio que la estrategia es la detención”.

Sobre esto, el pasado 17 de diciembre Animal Político publicó que, durante el tercer año de gobierno de López Obrador, los elementos de la Guardia Nacional, el Ejército y la Marina participaron en el 82% de las 128 mil detenciones de migrantes ocurridas entre septiembre de 2020 y junio de 2021. 

“El INM y la Guardia Nacional trabajan a la par. La detención formal la hace el instituto, pero el operativo lo hace la Guardia Nacional”, dijo entonces en entrevista fray Gabriel Romero, director de la Casa del Migrante La 72, que detalló que entre Tenosique y Villahermosa, en un trayecto de apenas 200 kilómetros, contabilizaron al menos ocho retenes del INM y la Guardia Nacional. “Hablan de rescates, pero es obvio que son detenciones”, enfatizó.

Más detenciones, menos deportaciones

Ahora bien, aunque las cifras indican que la tendencia es que 2022 puede romper el récord histórico de detenciones de migrantes, lo cierto es que la administración de López Obrador, por ahora, está deportando a un ritmo menor que sus antecesores, una situación que también se vio reflejada en las estadísticas del año pasado. 

De las 77 mil 626 detenciones que el INM hizo en este primer trimestre, solo se han hecho 26 mil 131 deportaciones, apenas el 34%. Este dato contrasta por ejemplo con el de 2015, con Peña Nieto, cuando en el primer trimestre el 94% de los migrantes detenidos ya había sido deportado, y lo mismo sucede si se compara con 2010, en el sexenio de Felipe Calderón, cuando el 93% también había sido deportado. 

Una posible explicación a estas cifras es que, cada vez más, México es también un país de acogida. La Comisión Mexicana de Ayuda a los Refugiados (Comar) tenía registradas a diciembre pasado más de 123 mil solicitudes de asilo, estadística que superaba por mucho el último récord de 2019, de 70 mil solicitudes. 

Aunque tal como también publicó este medio el pasado 9 de enero, en el último año y medio se están registrando también mecanismos de expulsión irregulares. 

Desde agosto pasado, Estados Unidos envía en avión a cientos de migrantes con destino a las localidades de Villahermosa, Tabasco, y Tapachula, Chiapas. Allí son recogidos por autobuses del INM y expulsados a Guatemala y Honduras. No hay cifras oficiales sobre cuántos fueron expulsados irregularmente, aunque el Instituto Nacional de Migración de Guatemala tenía calculadas más de 22 mil solo por el paso de El Ceibo, en Tabasco, hasta finales de noviembre pasado, por lo que la cifra es aún mucho mayor. 

Es decir, oficialmente se deporta a un porcentaje menor que en otros gobiernos, pero también existe una vía irregular que ninguna otra administración utilizó. 

A pesar de todo, el gobierno de López Obrador ha asegurado en múltiples ocasiones que su política migratoria tiene como objetivo “garantizar los derechos humanos” de los migrantes y protegerlos. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El estudio que asocia COVID con mayor riesgo de desarrollar trombosis y embolia

Los autores de la investigación sostienen que sus hallazgos son una razón más para vacunarse.
9 de abril, 2022
Comparte

Una persona que haya padecido la covid-19 tiene un mayor riesgo de desarrollar un coágulo de sangre grave en los seis meses siguientes de haber tenido la enfermedad.

Esa es una de las principales conclusiones de un reciente estudio realizado en Suecia y publicado en la revista especializada British Medical Journal (BMJ).

La investigación también encontró que las personas con covid grave, especialmente las que tuvieron que ser hospitalizadas, y las infectadas durante la primera ola tenían el mayor riesgo de coágulos.

El estudio no afirma que la covid-19 haya sido la causa de esos coágulos, pero sí identifica a la infección como un factor de riesgo para desarrollar trombos, es decir, coágulos de sangre en el interior de un vaso sanguíneo.

Para llegar a estas conclusiones, los investigadores rastrearon el estado de salud de más de un millón de personas que dieron positivo por covid entre febrero de 2020 y mayo de 2021 en Suecia, y las compararon con cuatro millones de personas de la misma edad y sexo que no habían dado positivo.

Según los autores de la investigación, sus hallazgos resaltan la importancia de vacunarse.

Vacuna

Getty
Para los pacientes de la primera ola, antes de la vacunación, los riesgos de desarrollar este tipo de problemas es mayor.

Los hallazgos

El estudio mostró que después de una infección de covid-19 aumenta el riesgo de:

  • Desarrollar trombosis venosa profunda (TVP), que son coágulos de sangre en la pierna, dentro de un periódo tres meses.
  • Desarrollar embolia pulmonar, que son coágulos de sangre en los pulmones, dentro de un periódo de seis meses.
  • Sangrado interno, como un derrame cerebral, dentro de un periódo de dos meses.

Al comparar los riesgos de coágulos de sangre después de la covid-19 con el nivel normal de riesgo, encontraron que:

  • 4 de cada 10.000 pacientes con covid desarrollaron TVP, en comparación con 1 de cada 10.000 personas que no tenían covid.
  • Aproximadamente 17 de cada 10.000 pacientes con covid tenían un coágulo de sangre en el pulmón, en comparación con menos de uno de cada 10.000 que no tenían covid.
Arteria bloqueada

Getty

El estudio sostiene que el aumento del riesgo de coágulos sanguíneos fue mayor en la primera ola de la pandemia, probablemente porque los tratamientos mejoraron durante los meses siguientes y los pacientes mayores comenzaron a vacunarse en la segunda ola.

Ese resultado era “esperable“, según dice la doctora Inmaculada Roldán Rabadán, cardióloga del Grupo de Trombosis Cardiovascular de la Sociedad Española de Cardiología, en declaraciones que recoge el portal Science Media Centre España.

“Entonces teníamos menos herramientas para manejar la enfermedad”, explica.

El riesgo de un coágulo de sangre en el pulmón en personas que estaban gravemente enfermas con covid mostró ser 290 veces mayor de lo normal, y siete veces mayor de lo normal después de una covid leve.

No se observó que una covid leve aumentara el riesgo de hemorragias internas.

Hospitalización

Getty
El estudio habla de una asociación entre estos problemas y la covid-19, pero no determina causalidad.

“Buena razón para vacunarse”

Los coágulos de sangre también pueden ocurrir incluso después de vacunarse, pero el riesgo es mucho menor, según indicó un estudio liderado por la Universidad de Oxford en agosto de 2021.

“Para las personas no vacunadas, esa es una muy buena razón para vacunarse: el riesgo es mucho mayor que el riesgo de las vacunas”, dice Anne-Marie Fors Connolly, investigadora del Departamento de Microbiología Clínica de la Universidad de Umea en Suecia y autora principal del estudio.

Frederick K Ho, profesor de salud pública en la Universidad de Glasgow que no estuvo involucrado en el estudio, sostiene que aunque el riesgo de coágulos aumenta después de la vacunación, “la magnitud del riesgo sigue siendo menor y persiste por un período más corto que el asociado con la infección”.

Coronavirus en la sangre

Getty

Covid y coágulos

El estudio no prueba que la covid sea la causante de los coágulos en la sangre.

Con este tipo de estudio “solo podemos determinar si existe una asociación entre la covid-19 y los coágulos de sangre o sangrado”, le dice Fors Connolly a BBC Mundo.

La experta añade que para establecer una relación de causalidad serían necesarios otros tipos de estudios.

“Los datos son claros en mostrar que hay una asociación (entre la covid-19 y los coágulos), pero lo que no está totalmente claro es cómo funciona esa asociación”, le dice a BBC Mundo Jon Gibbins, director del Instituto de Investigaciones Cardiovasculares y Metabólicas en la Universidad de Reading, quien no participó en la investigación.

Vacuna

Getty

“Se necesitan otros esfuerzos para determinar si esto se debe a una condición inflamatoria de larga duración o alguna forma de disfunción inmunitaria de larga duración”, añade Gibbins.

Aun así, los investigadores creen que la aparición de los coágulos podría ser el efecto directo del virus en la capa de células que recubren los vasos sanguíneos, una respuesta inflamatoria exagerada al virus, o que el cuerpo forme coágulos de sangre en momentos inapropiados.

Frederick K Ho dice que este estudio “nos recuerda la necesidad de permanecer atentos a las complicaciones asociadas incluso con una infección leve de covid, incluido el tromboembolismo”.

Por su parte, la doctora Roldán Rabadán concluye que esta investigación “es muy relevante de cara al manejo de la enfermedad en el futuro”.


*Con información de Philippa Roxby y Carlos Serrano.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=ESFnBjQazq0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.