Consejo de Salubridad, en riesgo por presuntas irregularidades y pleitos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro

Renuncias, investigaciones por presuntas irregularidades y divisiones internas amenazan al Consejo de Salubridad

De acuerdo con las fuentes consultadas, los pleitos internos han sido en torno a las políticas de salud, como la farmacéutica, es decir el acceso y la disponibilidad de medicamentos para la población; y la de atención a enfermedades raras.
Cuartoscuro
11 de julio, 2022
Comparte

Las denuncias por presuntas irregularidades, así como discrepancias y jaloneos entre sus integrantes, amenazan el funcionamiento del Consejo de Salubridad General (CSG).

Así lo confirmaron a Animal Político fuentes federales e internas de la Secretaría de Salud, que pidieron no revelar sus nombres debido a lo delicado de la situación en el ámbito sanitario.

Consejo de Salubridad: Las investigaciones

La Secretaría de la Función Pública (SFP) tiene abiertas dos investigaciones contra César Cruz Santiago, secretario técnico de la Comisión para Definir Tratamientos y Medicamentos Asociados a Enfermedades que Ocasionan Gastos Catastróficos, y Mario Moreno Nava, subdirector de área, integrantes ambos del Consejo de Salubridad General (CSG). 

De acuerdo con información proporcionada a este portal, las investigaciones abiertas contra Cruz y Moreno son por inconsistencias en sus declaraciones patrimoniales y por haber ordenado publicar el Compendio de Medicamentos y Materiales de Curación, al parecer, sin permiso.

“El Compendio ya estaba aprobado desde 2018, pero no se había publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF), así que ellos (Cruz y Moreno) ordenaron que se publicara”, dijo una fuente interna de la Secretaría de Salud. 

Otras versiones públicas aseguran que se les acusa de omitir requisitos y procesos técnico-administrativos para facilitar el ingreso de medicinas, equipos y material de curación al Compendio Nacional de Insumos para la Salud.

Fuentes federales se negaron a proporcionar mayor información sobre las investigaciones contra César Cruz y Mario Moreno, puesto que estas están en curso. Tampoco dijeron qué sucederá o quién reemplazará a los integrantes del CSG que han salido en medio de una tormenta de acusaciones y discrepancias. 

Las discrepancias

A las denuncias se suman las discrepancias entre sus secretarios general y técnico, José Ignacio Santos Preciado y José Alberto Gómez Rodríguez, con el titular de Salud y el subsecretario, Jorge Alcocer y Hugo López-Gatell.

De acuerdo con las fuentes consultadas, los pleitos internos han sido en torno a las políticas de salud, como la farmacéutica, es decir el acceso y la disponibilidad de medicamentos para la población; y la de atención a enfermedades raras.

“Las discrepancias se han generado por el papel que le corresponde al Consejo en las políticas de Salud y el poder que Hugo López Gatell quiere acaparar, al alegar que hay funciones que se duplican entre este órgano y su subsecretaria”, dijo la fuente.

Otros expertos aseguran que organizaciones de la sociedad civil estaban impulsando, con apoyo de las farmacéuticas, este registro de enfermedades raras, por lo que el subsecretario López-Gatell decidió echarlo para atrás, aunque esto signifique dejar sin la atención adecuada a quien las padece.

Todo lo anterior provocó la salida del CSG de siete de sus integrantes, entre ellos Santos Preciado, Gómez Rodríguez, Cruz Santiago, Moreno Nava y Juan de Dios Padilla Béjar, director de Sistemas de Información; Manuel Bandala, abogado del Consejo y Jorge Marín, secretario particular de Santos Preciado.

A esta administración federal, en específico a Jorge Alcocer y Hugo López Gatell, se les ha acusado de pretender debilitar al CSG con miras a desaparecerlo, aunque eso ameritaría una reforma constitucional, porque su figura está consagrada en la Constitución Política de los Estados Unidos Mexicanos. 

Los desaires

Una de las críticas al gobierno mexicano en la respuesta a la epidemia de COVID-19 es que se tardó mucho en convocar al Consejo de Salubridad General (CSG) y que éste nunca tomó un papel relevante en la estrategia. La administración actual le dio ese rol a otro órgano, que algunos especialistas ubican como de menor envergadura. 

El gobierno federal convocó primero al Comité Nacional para la Seguridad en Salud, un ente que se creó en 2003 con un acuerdo publicado en el Diario Oficial de la Federación (DOF) por el entonces secretario del ramo, Julio Frenk, y que a la fecha opera sin tener un reglamento interno que precise sus atribuciones y funcionamiento.

Fue hasta el 19 de marzo que se convocó al CSG, pero, según las fuentes,  se le relegó a avalar solo lo que dictó la Secretaría de Salud en materia de medidas sanitarias.

“El consejo está diseñado para ser un órgano de carácter transversal, que atienda todo el tema de salud pública, pero también temas que resultan impactados con una epidemia, como los de índole económico, laborales, de migración; por eso participan las otras secretarías”, dijo David Sánchez Mejía, abogado especialista en derecho sanitario. 

La última afrenta, antes de la renuncia de sus siete miembros, fue que el 13 de julio se tenía programada una reunión para discutir la Política Nacional Farmacéutica, pero Santos Preciado y su grupo no estaban convocados. 

Consejo de Salubridad General: ¿Qué es y qué hace?

El Consejo de Salubridad General es un órgano colegiado en el que participan secretarios de Estado (entre ellos Alcocer, quien funge como su presidente), así como cuatro representantes de las secretarías de Salud de las entidades, también miembros destacados de la academia, como el rector de la UNAM, y del sector sanitario, como el presidente de la Academia Mexicana de Cirugía. 

Su integración colegiada es porque sus decisiones exceden el ámbito de la salud pública e impactan en lo económico, laboral y de finanzas públicas; así como en los tres niveles de gobierno. 

Su misión es identificar asuntos prioritarios de salubridad general -incluyendo crisis y epidemias-, convocar a su análisis y a la generación de alternativas de política, instrumentando acuerdos y prácticas que las impulsen y dar seguimiento a su ejecución.

Entre sus facultades está también elaborar, junto con la Secretaría de Salud, las instituciones públicas de seguridad social y las demás que señale el presidente de la República, el Cuadro Básico de Insumos para el primer nivel de atención médica y el Catálogo de Insumos para el segundo y tercer niveles de atención, así como actualizarlos y difundirlos. 

También tiene entre sus atribuciones elaborar, publicar, mantener actualizado y difundir el Catálogo de medicamentos Genéricos y rendir opiniones y formular sugerencias al presidente de la República respecto al mejoramiento de la eficiencia del Sistema Nacional de Salud y al mejor cumplimiento del programa sectorial de salud.

El caso Cofepris

En esta administración hubo ya otro caso en el que se obligó a renunciar a funcionarios acusándolos de corrupción. En septiembre de 2021, la Secretaría de Marina tomó las instalaciones de la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) y sacó a funcionarios. 

Muchos meses después, en junio de 2022, Alejandro Svarch Pérez, el titular de la Cofepris informó, en la conferencia de prensa matutina desde el Palacio Nacional, los resultados de ese operativo. 

Señaló que hubo una remoción inmediata de 32 funcionarios con cargos de corrupción.

“La fórmula: o pagabas o tu solicitud estaba condenada al olvido. El acceso a medicamentos estaba a la venta del mejor postor. Se aseguraban ganancias multimillonarias por la falta de competencia en el mercado”, expuso Svarch.

Autoridades federales confirmaron a Animal Político que la Secretaría de Marina, a través de su área de inteligencia, sigue integrando una investigación para conocer los alcances de la posible corrupción al interior de Cofepris, para esto se han tenido reuniones con autoridades de la Fiscalía General de la República (FGR), como preparativos para la presentación de una denuncia penal en contra de quien resulte responsable.

 

 

 

 

 

 

 

 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Qué saben los científicos de lo que se siente en el momento en que morimos

¿Qué sucede cuando llega el momento de pasar de esta vida a lo que sea que sigue? ¿Sentimos algo o es una gran nada?
12 de julio, 2022
Comparte

¡Ah, la vida! Esa cosa en la que naces y te haces un poco más grande, te enamoras de una persona (o de pescar), tal vez produces algunas personas más pequeñas, y luego, antes de que te des cuenta, es hora de la siguiente parte: la muerte. La inevitable desaparición de nuestro ser.

Hay una gama ecléctica de formas en que podrías morir.

Comúnmente es por una enfermedad cardíaca o cáncer, pero hay incluso alrededor de 600 víctimas anuales de la asfixia autoerótica.

No importa cómo ocurra, en algún momento experimentarás la muerte clínica, que es algo así como la vida, pero sin respiración ni circulación sanguínea.

En otras palabras, es el comienzo del paso de esta vida a lo otro.

Para la mayoría de las personas, la muerte no es completamente instantánea.

Entonces, ¿qué puede decirnos la ciencia moderna sobre la experiencia de esos momentos finales?

¿Qué se siente al morir?

En la última etapa cuando se acerca la muerte, las personas suelen estar muy insensibles, por lo que normalmente imaginamos que la experiencia es un desvanecimiento somnoliento e inconsciente de la vida.

Pero algunos experimentos cuentan una historia muy distinta.

La Parca

Getty Images
Quizás sea más colorido…

En 2013, científicos de la Universidad de Michigan midieron la actividad cerebral de unas ratas de laboratorio mientras morían.

Y sucedió algo muy interesante.

Después de que las ratas experimentaran un paro cardíaco –sin latidos cardíacos ni respiración-, sus cerebros mostraron un aumento de la actividad global, con niveles de ondas gamma bajas que estaban más sincronizadas en todo el cerebro que en los estados normales de vigilia de las ratas.

E, increíblemente, ese tipo específico de actividad cerebral se ha relacionado con la percepción consciente de las personas en estudios anteriores.

En otras palabras, esas ratas podrían haber estado experimentando algo mientras estaban entre la muerte clínica y la muerte cerebral completa.

El experimento desafió la suposición de que el cerebro está inactivo durante la muerte.

Por el contrario, parecía que antes de la inconsciencia duradera podría haber un período de mayor consciencia y planteaba: ¿qué estaban experimentando las ratas mientras morían?, ¿podría ser lo mismo cierto para las personas?

Sorpresas

Los humanos tenemos cerebros más grandes y complejos que los de las ratas, pero un experimento muy interesante realizado en el Imperial College de Londres en 2018 arrojó algo de luz sobre cómo podría sentirse morir en los seres humanos.

Paisaje psicodélico

Getty Images
¿Un final psicodélico?

Los científicos querían investigar las similitudes entre dos fenómenos muy diferentes.

Por un lado, las experiencias cercanas a la muerte, o ECM, las alucinaciones experimentadas por alrededor del 20% de las personas que han sido reanimadas después de la muerte clínica.

Por otro lado, las alucinaciones provocadas por DMT, una droga psicodélica (que genera de manera confiable un amplio espectro de efectos subjetivos en las funciones cerebrales humanas, incluida la percepción, el afecto y la cognición).

Así que les administraron dosis de DMT a los sujetos del estudio y, una vez regresaron a la realidad, les pidieron que describieran sus experiencias utilizando la lista de verificación comúnmente utilizada para evaluar las experiencias cercanas a la muerte.

Y se sorprendieron al ver una cantidad increíble de puntos en común.

Tanto las experiencias de ECM como las de DMT incluyeron sensaciones como “trascendencia del tiempo y el espacio” y “unidad con objetos y personas cercanas”.

La experiencia de casi morir resultó ser sorprendentemente similar a un poderoso alucinógeno.

¿Un final psicodélico?

Cuando consideramos la muerte, pensamos en ella como un sombrío proceso de incorporación. Pero la ciencia pregunta: ¿y si es psicodélico?

Neurocientífico Chris Timmermann.

BBC
El neurocientífico Chris Timmermann dirigió en 2018 una investigación sobre la experiencia de la muerte.

Le preguntamos al doctor Chris Timmermann, quien dirigió la investigación en el Imperial College de Londres, qué podía decirnos este experimento sobre la muerte.

“Creo que la principal lección de la investigación es que podemos encontrar la muerte en la vida y en las experiencias de la vida”, señaló.

“Lo que sabemos ahora es que parece haber un aumento de la actividad eléctrica.

“Esas ondas gamma parecen ser muy pronunciadas y pueden ser responsables de las experiencias cercanas a la muerte.

“También hay regiones específicas en el cerebro, como lo que llamamos los lóbulos temporales mediales -áreas que se encargan de la memoria, el sueño e incluso el aprendizaje- que podrían estar relacionadas también con esas experiencias.

“En cierto modo, nuestros cerebros están simulando de alguna manera una forma de realidad”.

Alrededor del 20% de las personas que han sido pronunciadas clínicamente muertas y viven reportan ECM.

¿Será que todas las experimentan y solo unas pocas las recuerdan o que esas experiencias son muy raras?

“Es una gran posibilidad que haya una falta de recuerdo debido a diferentes razones”, explicó Timmermann.

“En nuestra experiencia con el DMT psicodélico hemos visto que, cuando les damos altas dosis, hay una parte de la experiencia que también se olvida.

“Lo que creo que pasa es que la experiencia es tan novedosa, que es inefable o difícil de poner en palabras.

“Cuando una experiencia trasciende la capacidad de describirla con el lenguaje, tenemos dificultades para recordarla.

“Pero también podría ser que algunas personas simplemente no la experimenten”.

¿Qué investigación adicional a partir de ahí podría ayudar a nuestra comprensión de la muerte?

“Es muy interesante lo que está sucediendo en estos días con los escáneres cerebrales y cómo podemos descifrar lo que está sucediendo en el cerebro, cómo eso se remonta a la experiencia”, respondió.

“Hay escaneos que se realizan en personas en los que puedes reproducir, si están viendo una película, qué tipo de película están viendo.

“Por lo tanto, es factible que en algún momento nuestras técnicas de imágenes cerebrales lleguen a ser tan avanzadas que podamos leer la mente de las personas para que nos acerquemos a comprender cuáles son los mecanismos cerebrales que sustentan estas experiencias tan extraordinarias e inusuales”.

Optimista

La ciencia de la muerte es un paisaje bastante turbio, pero lo que ya sabemos pinta una imagen sorprendentemente optimista.

Silueta en paisaje sereno

Getty Images

Por ejemplo, sabemos que las personas que han tenido experiencias cercanas a la muerte a menudo informan sentimientos de tranquilidad y serenidad y muestran una reducción duradera en el estrés asociado con la muerte.

También sabemos que las ECM se describen abrumadoramente como libres de dolor, lo que significa que esa mayor consciencia que podríamos experimentar al morir también es probable que sea indolora…

Y, tal vez, un poco divertida.

La investigación también muestra que las personas tienden a perder sus sentidos en un orden específico.

Primero, el hambre y la sed, luego el habla y la visión.

La audición y el tacto parecen durar más tiempo, lo que significa que muchas personas pueden escuchar y sentir a sus seres queridos en sus momentos finales, incluso cuando parecen estar inconscientes.

Y un escáner cerebral reciente de un paciente con epilepsia moribundo mostró actividad relacionada con la memoria y los sueños, lo que llevó a la especulación de que incluso podría haber algo de verdad en eso de que “ves la vida pasar ante sus ojos”.

Mano de mujer madura

Getty Images

Finalmente, sabemos por estos experimentos que la experiencia de la muerte podría involucrar una conciencia elevada, posiblemente alucinatoria. Un último viaje psicodélico antes de la nada.

“En una sociedad como la nuestra, en la que tendemos a negar la muerte y tratamos de ponerla debajo de la alfombra, creo que esta es una de las grandes lecciones que la investigación psicodélica puede darnos: cómo incorporarla en nuestras vidas“, concluyó Timmermann.

En última instancia, todos vamos a morir. Pero estos experimentos mostraron que la transición entre la vida y la muerte podría ser mucho más experiencial, emocional e incluso psicodélica de lo que podríamos esperar.

Estamos programados como animales a temerle a nuestra desaparición, pero comprender la muerte más profundamente ayuda a relajarnos un poco.

Esos últimos momentos pueden no ser aterradores. Son solo parte de un viaje inevitable con destino desconocido, probablemente indoloro y potencialmente psicodélico.

* Si quieres ver el video original de BBC Reel, haz clic aquí.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=eeU0dpGZPZ8&t=13s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.