Lozoya: a dos años de su extradición, no hay juicio ni reparación
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Cuartoscuro Archivo

A 2 años de la extradición de Lozoya, ni juicio ni reparación del daño; el acuerdo con Pemex está cerca, afirma su defensa

Desde abril pasado, el proceso judicial está detenido debido a las negociaciones entre las partes. Los abogados de Lozoya señalan que Pemex y la UIF ya fijaron un monto que será cubierto.
Cuartoscuro Archivo
29 de julio, 2022
Comparte

El 29 de julio de 2020, un juez federal del Reclusorio Norte abrió un proceso penal en contra del exdirector de Pemex, Emilio Lozoya Austin, quien unos días antes había sido extraditado desde España. Lo hizo a petición de la FGR, que acusó a Lozoya de recibir 10 millones de dólares en sobornos de parte de Odebrecht. Pero el exfuncionario no fue detenido. Inmediatamente quedó en libertad bajo la promesa de que probaría que existió un gran entramado de corrupción al más alto nivel del Estado mexicano, y que repararía el daño causado. Todo, a cambio de que se suspendiera su proceso.

Hoy se cumplen dos años de estos hechos, pero nada de lo prometido se ha cumplido. El exfuncionario no ha sido enjuiciado por los delitos que se le imputaron, pero tampoco ha sido “perdonado legalmente” por la FGR. Tras permanecer libre casi 18 meses, fue encarcelado de manera preventiva luego de que fuera fotografiado en un restaurante en Polanco. “Usted no ha probado nada, solo dio indicios”, le recriminó uno de los fiscales. En enero pasado, los fiscales optaron por acusarlo y pedir una condena en su contra de más de medio siglo de cárcel, pero en abril todo se detuvo de nuevo debido a la negociación de un pago a Pemex con el que, según Lozoya, se cerrará el acuerdo.

Los abogados del exdirector de Pemex sostienen que Lozoya ha cumplido su parte. En un posicionamiento entregado a Animal Político, recuerdan que ya denunció los hechos que le constan y que él no busca absolución, sino que se haga justicia, y adelantan que la negociación está a punto de cerrarse.

“En el marco de la última audiencia celebrada en el caso Odebrecht, las víctimas y Emilio Ricardo Lozoya Austin manifestaron —frente al juez— estar de acuerdo en firmar un convenio de reparación del daño (…) estamos en espera de la revisión final relativa a los inmuebles que Lozoya Austin ha propuesto como garantía de reparación del daño —era necesario verificar múltiples documentos—, para posteriormente fijar fecha de cara a la firma del convenio en audiencia frente a la jueza de la causa”, señalaron los abogados.

Autoridades ministeriales de la FGR ligadas directamente con el caso se limitaron a señalar a este medio que el proceso está abierto y que, hasta el momento, no se ha declarado procedente conceder el criterio de oportunidad que el exfuncionario busca.

Mientras tanto, el juez federal que estaba a cargo del control del proceso, José Artemio Zúñiga, fue cambiado de funciones debido a temas personales. Ahora, tanto el caso Odebrecht como el de Agronitrogenados, por el que también está bajo proceso Lozoya, pasaron a manos de una jueza federal que pidió más tiempo para estudiar los asuntos.

En ese contexto, México sigue siendo uno de los pocos países de la región donde la corrupción de la constructora Odebrecht no ha sido castigada. Mientras en Estados Unidos y otras naciones de América Latina la empresa ha pagado millonarias indemnizaciones y han sido detenidos hasta expresidentes, en México el caso permanece impune.

A continuación, en orden cronológico, se detallan algunos de los momentos clave del proceso abierto contra Lozoya desde que llegó a México, así como el posicionamiento de su defensa.

El montaje y el hospital

Luego de ser detenido en España en cumplimiento de una doble orden de aprehensión, Lozoya llegó a México el 17 de julio de 2020. Tras su llegada al hangar de la FGR en el  Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, un convoy de vehículos de dicha institución salió rumbo al Reclusorio Norte, donde se encontraba el juez que giró las órdenes de captura, y ante el cual el exfuncionario debería quedar a disposición.

Pero el movimiento, en realidad, fue un montaje. La intención, como confirmaron fuentes ligadas directamente con el exfuncionario, era distraer a la prensa y que Lozoya no fuera fotografiado. En cambio, el exdirector de Pemex fue trasladado vía aérea al Hospital Ángeles del Pedregal, donde fue internado para ser tratado de una anemia. En ese hospital permaneció casi un mes, y desde la cama de su habitación compareció ante el juez a través de videoconferencias.

En dichas audiencias, los fiscales de la FGR acusaron a Lozoya de haber recibido millones de dólares en presuntos sobornos, tanto de Odebrecht como de la empresa Altos Hornos, para beneficiarlas con contratos de Pemex. El dinero, expusieron los fiscales, se trianguló a través de empresas fachada y cuentas en paraísos fiscales, con la supuesta complicidad de familiares del exfuncionario. Con dicho dinero, indicó la FGR, Lozoya se hizo de propiedades de lujo en la CDMX y Guerrero.

La liberación y las firmas a distancia

Pese a que había elementos suficientes para solicitar prisión preventiva justificada en contra de Lozoya, los fiscales no lo hicieron. La decisión, que sorprendió incluso al juez de control, se debió a que para ese momento la FGR ya había pactado con el padre de Lozoya otorgarle ciertos privilegios, a cambio de que denunciara y probara la existencia de una presunta red de corrupción del más alto nivel.

Desde el punto de vista de la FGR, el exfuncionario requería estar en libertad para reunir las pruebas que se necesitaban y convencer a los testigos que ofrecería. Por esta razón, solo se negoció como medida cautelar que portara un brazalete electrónico con GPS y que acudiera cada mes al reclusorio para firmar una hoja de control.

El 5 de enero de 2021, Animal Político reveló que Lozoya sí estaba cumpliendo con presentar dichas firmas, pero que lo hacía a distancia, a diferencia de otros procesados. Aduciendo supuestas razones de seguridad, las autoridades le permitieron presentar por internet su rúbrica digital. Un privilegio más del que gozó hasta noviembre de ese mismo año, cuando fue encarcelado.

La denuncia y los testigos que se retractaron

El 11 de agosto de 2020, Lozoya presentó una denuncia de 59 páginas en la que señaló a casi 70 personas de diversos hechos irregulares. En la lista incluyó, primordialmente, a opositores políticos del presidente Andrés Manuel López Obrador, entre ellos expresidentes, legisladores, excandidatos presidenciales, exdirectores de Pemex y hasta a una periodista. Entre otras cosas, dijo que el dinero de Odebrecht se usó para, supuestamente, sobornar a diputados con la finalidad de que se aprobara la reforma energética.

Dicha denuncia no tardó más que unos días en filtrarse públicamente. El propio presidente recomendó a “todos los mexicanos” leerla, y en más de una ocasión ha repetido esos dichos dándolos por hechos.

No obstante, hasta la fecha lo denunciado por Lozoya no se ha probado en tribunales. De las personas que señaló, solo una está detenida, el exsenador Jorge Luis Lavalle, quien se encuentra en prisión preventiva y sin que su caso haya llegado a un juicio. En 2021, la FGR intentó obtener una orden de aprehensión contra el exsecretario de Hacienda Luis Videgaray, usando como base lo dicho por Lozoya, pero un juez desestimó los señalamientos.

En su denuncia y posteriores declaraciones, Lozoya ofreció como dos testigos clave de la repartición del dinero a los exfuncionarios de Pemex Francisco Olascoaga Rodríguez y Rodrigo Arteaga Santoyo. Sin embargo, los dos se negaron a ratificar lo dicho por el exdirector de Pemex, e incluso desmintieron sus dichos en entrevistas que sostuvieron con la defensa del exsenador Lavalle.

El restaurante y la cárcel

El 10 de octubre de 2021, la periodista Lourdes Mendoza fotografió a Lozoya cenando en el restaurante Hunan, en Polanco, junto con algunos amigos. Las imágenes mostraban al exfuncionario despreocupado y sin protección o custodia especial de la FGR o de algún tipo, pese a tratarse de un potencial testigo de graves hechos de corrupción.

Unas semanas después, el 3 de noviembre, la fiscalía solicitó en una audiencia que el exdirector de Pemex fuera encarcelado de forma preventiva. En la sesión, uno de los fiscales acusó al exfuncionario de “tener poco pudor procesal” al haberse mostrado de la forma en que lo hizo en el restaurante. 

Aunque la visita al establecimiento no representaba ninguna violación a las medidas que se le impusieron, los fiscales acusaron a Lozoya de que los elementos que había denunciado y presentado hasta el momento no eran suficientes para probar que la corrupción que denunció ocurrió. Además, señalaron que se le había encontrado una cuenta bancaria no reportada con varios millones de euros. 

El juez José Artemio Zúñiga ordenó la prisión preventiva tras recordar que, desde el inicio, él pensaba que esa era la medida cautelar adecuada. Hasta ahora, ya son ocho meses y medio los que el exdirector ha cumplido en dicho centro penitenciario.

La acusación de FGR y el acuerdo que tiró el presidente

El 3 de enero de 2022, la FGR presentó ante el juez la acusación definitiva en contra de Lozoya por el caso Odebrecht. En ella, lo señaló de ser el único beneficiado de los 10 millones de dólares que recibió en sobornos, hechos por los cuales pidió que fuera llevado a juicio, se le declarara culpable y se le impusieran 46 años de cárcel. 

Unos días antes, los fiscales también acusaron a Lozoya de haber recibido y aprovechado para su beneficio los sobornos de Altos Hornos, hechos por los cuales pidieron otra decena de años de cárcel.

La audiencia en la que deberían presentarse las pruebas y exponerse oralmente las acusaciones se programó para el 11 de abril. Pero horas antes trascendió públicamente que el Consejo de Administración de Pemex había aceptado recibir de parte de Lozoya un compromiso de pago por 200 millones de pesos. Esto, a manera de reparación del daño por los casos antes mencionados. En su conferencia matutina, el presidente criticó dicha opción tras considerar que era poco dinero.

El arranque de la referida audiencia se retrasó dos horas, periodo en el cual los representantes de Pemex le informaron a Emilio Lozoya Thalmann, padre de Lozoya Austin, que no sería posible cerrar el acuerdo en las condiciones actuales. Lo anterior fue informado al juez Zúñiga quien pidió a las partes agilizar la negociación o, de lo contrario, permitir que el proceso continúe. Este es el punto en el que el caso se encuentra detenido hasta la fecha.

El acuerdo está a punto de concretarse: abogados de Lozoya

Los abogados defensores del exdirector de Pemex, Miguel Ontiveros Alonso y Alejandro Rojas Pruneda, rechazaron que el proceso de Lozoya se encuentre congelado y sin avances. Por el contrario, sostuvieron que la negociación está en marcha y solo faltan algunos detalles por resolver, relacionados con las propiedades que el exfuncionario pretende entregar como parte de la reparación del daño. 

“En el caso Odebrecht, tanto Pemex —aprobado por el Consejo de Administración—, como la UIF, han determinado un monto específico de reparación del daño y el señor Emilio Ricardo Lozoya Austin se ha comprometido a pagarlo en su totalidad”, indicaron los litigantes en sus respuestas entregadas por escrito.

Los abogados explicaron que, una vez firmado el convenio de reparación del daño, se habrá cubierto este requisito que es indispensable para que la FGR otorgue el llamado criterio de oportunidad que Lozoya ha buscado desde el inicio. Reiteraron que el efecto de ese criterio no será absolver al exfuncionario, sino suspender su proceso penal mientras se corroboran los hechos que denunció en contra de otras personas.

En ese contexto, los defensores sostuvieron que existen personas interesadas en que la colaboración que ha ofrecido el director de Pemex fracase, pues este ha evidenciado con sus denuncias complejas redes de corrupción que afectan intereses del pasado. Pero reiteraron que el exfuncionario continuará en la misma línea, y ratificará todo lo que ha denunciado ante los tribunales correspondientes cuando sea requerido.

“Hay muchas personas interesadas en que Emilio Lozoya y la Fiscalía General de la República fracasen, pues mediante la denuncia y los datos de prueba aportados por Lozoya Austin, se afectan múltiples intereses ilícitos y oscuros, especialmente de los gobiernos pasados de nuestro país. Sin embargo, Lozoya Austin no se va a detener”, indicaron los litigantes.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
GETTY

4 factores que explican la histórica sequía que afecta al norte de México (y cuánto puede durar)

Ante la gravedad de la situación, el presidente mexicano firmó un decreto que permite reducir provisionalmente el agua concesionada a empresas de la zona metropolitana de Monterrey.
GETTY
1 de agosto, 2022
Comparte

Suministro de agua en casa durante solo siete horas al día. Largas filas para recoger agua con cubos de camiones cisterna. Barcos encallados en superficies que albergaban ríos y que hoy lucen completamente secos.

Imágenes como estas dan cuenta de la grave sequía que se sufre desde hace varios meses en el norte de México, muy especialmente en el estado de Nuevo León y su capital Monterrey, la segunda ciudad más poblada y capital industrial del país.

“Somos víctimas de nuestro propio éxito”, reconoció hace unos días el gobernador de Nuevo León, Samuel García. “Fue y es sin duda la peor crisis que ha vivido el estado”, dijo, de lo que responsabilizó a su predecesor en el cargo por “no haber invertido” lo suficiente en garantizar el abastecimiento de agua.

La falta de lluvias, la existencia de presas prácticamente vacías y el hartazgo cada vez mayor de la población llevaron al presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, a firmar un decreto el pasado viernes en el que la crisis hídrica fue declarada como “un asunto de seguridad nacional”.

Según el mandatario, con sus medidas se aspira a garantizar el abastecimiento en Nuevo León durante los próximos “ocho o diez años”. Las autoridades fueron blanco de críticas por no haber previsto un plan con el que hacer frente a una sequía ya prevista por expertos en una región acostumbrada a este fenómeno.

Pero ¿qué es lo que causó esta situación extrema y qué factores podrían haberse tomado en cuenta para minimizar su impacto en la población?

El fenómeno La Niña

La sequía que sufre el norte de México se debe principalmente a La Niña, el fenómeno climatológico debido a disminuciones en la temperatura de la superficie del mar en el Pacífico ecuatorial pero que, a nivel global, modifica los vientos y las precipitaciones.

Mapa sequia MX

Conagua
En este mapa publicado el 18 de julio se muestran en color rojo y granate las zonas de sequía extrema y sequía excepcional en México.

“La Niña hace que deje de llover en el norte de México desde diciembre a mayo-junio e influencia un cambio de patrones que causa temperaturas más calientes y provoca esta sequía que seguimos viendo”, dice Christian Domínguez Sarmiento, investigadora del Centro de Ciencias de la Atmósfera de la UNAM.

Tanto La Niña como su contraparte cálida El Niño pueden alterar la temperatura global y causar efectos atmosféricos muy extremos. Ambos son eventos frecuentes pero, por lo general, no suelen durar más de un año.

“Lo sorprendente es que esta Niña dura desde 2020, es demasiado y es algo que no ocurría desde hace 20 años”, le explica a BBC Mundo la meteoróloga Domínguez Sarmiento.

Según la experta, son multitud de factores oceánicos los que están prolongando esta Niña causante de unas sequías que, como fenómeno natural que existe desde tiempos inmemorables, “no vamos a poder evitar”. Sin embargo, alerta, su crudeza sí se vera aumentada cada vez más por las condiciones de cambio climático.

“Los escenarios dicen que de aquí a diez o 20 años podríamos tener sequías más intensas y extremas, principalmente en el norte del país. Y serán más recurrentes. Es decir, que esta Niña que ya dura tres años podría volver a presentarse en un menor tiempo”, advierte.

Falta de infraestructura hídrica

La mitad del agua que se suministra al área metropolitana de Monterrey llega de pozos subterráneos, mientras que la otra mitad procede de tres presas con una capacidad total de 1.462,5 Mm³.

Pero, ante la falta de lluvias y con la excepción de El Cuchillo (dedicada principalmente a uso agrícola), sus pobres niveles de llenado lucen ahora alarmantes.

Porcentaje de llenado de presas que abastecen a Monterrey. . .

Las recurrentes sequías y el aumento de población en la región -que desde 1990 casi se duplicó hasta los 5,3 millones de personas en 2020- evidencia que “se debió haber invertido en proyectos y más infraestructura” hídrica, le dice a BBC Mundo Ramón Aguirre Díaz, exdirector del Sistema de Aguas de Ciudad de México.

El ingeniero civil experto en agua y saneamiento recuerda el proyecto Monterrey VI, un acueducto que pretendía llevar agua a Monterrey desde el río Pánuco de Veracruz y que fue cancelado en 2016 entre cuestionamientos por posibles daños ecológicos y sociales de la obra.

“El problema es que, al cancelarse, se dijo que había hasta 15 alternativas en estudio… y no fue hasta 2020 que empezaron a construir la presa Libertad, con mucha menos capacidad que Monterrey VI”, critica.

En el decreto presidencial firmado este viernes, se incluyó financiamiento para la construcción del acueducto El Cuchillo II y la finalización en 2023 de la presa Libertad, algo que activistas ambientales consideraron una buena solución “a mediano plazo”.

La explotación empresarial y agrícola

Según cifras oficiales, la mayor parte del uso del agua en Nuevo León se destina a la suma de uso agropecuario e industrial. Gran parte de estas grandes empresas en Monterrey funcionan mediante la explotación de pozos, gracias a acuerdos de concesión alcanzados con la Comisión Nacional del Agua (Conagua) por un período concreto de años.

Uso de agua en Nuevo León. . .

Por ello, muchos reclamaron que también se impusieran limitantes a estos sectores en el uso de agua. El propio presidente López Obrador llegó a pedir a las refresqueras y cerveceras de la región que redujeran o incluso detuvieran su producción para destinar a consumo de la población todo el agua que utilizan en sus fábricas…

En las últimas semanas, varias empresas anunciaron que cederían parte de sus concesiones de agua. Hasta el pasado viernes, la Conagua había firmado convenios para que las industrias aporten 500 litros por segundo a la red de agua potable, mientras que las zonas agrícolas citrícolas aportarán hasta 1.000.

Sin embargo, y debido a que estas cifras siguen sin ser suficientes, el decreto firmado por López Obrador da luz verde a imponer un aumento de estas cesiones al contemplar que las autoridades puedan reducir provisionalmente y durante al menos seis meses el volumen de agua de las empresas concesionadas, que quedarán liberadas de su pago mientras dure la iniciativa.

Barco en presa La Boca

Getty
La sequia en la presa La Boca ha dejado imágenes como la de barcos encallados en lo que antes era un gran embalse de agua.

“Esta medida llega tarde porque este pronóstico de crisis se conoce desde hace al menos 18 meses y también es insuficiente: el consumo de la industria y lo agrícola es muy grande y se deberían aumentar esos volúmenes de cesión”, cuestiona Antonio Hernández, biólogo experto en asuntos de política ambiental de Monterrey.

En entrevista con BBC Mundo, Hernández pone como ejemplo que la acerera Ternium, la empresa con mayor concesión de agua en el estado, cuente con un volumen de líquido que supone “el 98% de lo que requeriría la población de Monterrey”.

“El progreso tecnológico es totalmente legítimo. Lo que no lo es fue haber privilegiado y poner todos los huevos en la canasta de la industrialización, dejando de ver la importancia de la naturaleza y sus recursos naturales. Monterrey es ejemplo de ello”, le dice a BBC Mundo Luis Gerardo Esparza, ingeniero agrónomo especialista en desarrollo rural.

Persona pescando en presa La Boca

Getty

Pero gran parte de la vida productiva de Monterrey está unida a dichas actividades industriales, que a la vez son unas de las grandes consumidoras del agua. “Si no funcionaran (esas empresas), generarías otro problema de índole más socioeconómica. Por eso, lo justo sería regular y actualizar los volúmenes que realmente necesita la industria”, responde Hernández.

Incendios forestales y educación ambiental

La deforestación es también es uno de los factores a tener en cuenta para entender las recurrentes sequías en la zona.

“Los incendios forestales son el principal motivo de que estén degradadas las cuencas en las áreas naturales de las que se extrae el agua que abastece a Monterrey”, recuerda Hernández, quien calcula en unas 21.000 hectáreas la extensión quemada en los últimos dos años.

Según el activista ambiental, los gobiernos no pueden aumentar la extracción de agua hasta comenzar un proceso de restauración ecológica de esas cuencas que son “la fábrica de agua de Monterrey, eso es fundamental”.

“Los incendios acaban con la corteza forestal y aumenta el azolve (lodo o basura) que va a dar a los lechos de los ríos, que en esta zona va fundamentalmente al río Santa Catarina. Se tiene que hacer una inversión gigantesca para extraer esos millones de metros cúbicos de grava y cascajo”, agrega Esparza, coautor de un estudio sobre las crisis del agua en Monterrey desde 1597.

Fila de personas esperando agua en Monterrey

Getty

Otro factor a mejorar señalado por expertos es la necesidad de mejorar la educación ambiental entre la población y fomentar un uso más responsable del agua en una región en la que se localizaron diversas tomas clandestinas que desviaban agua hacia ranchos y terrenos privados.

Aguirre Díaz cree que la verdadera solución pasaría por una revisión y aumento de tarifas para las personas cuyos medidores reflejen un mal hábito de consumo de agua. “Esto se resuelve haciendo que a la gente le cueste desperdiciar”, apunta.

Pero Hernández cree que sería más efectivo abaratar las tarifas a quienes utilicen infraestructuras que reducan el consumo.

“Si el gobierno establece estímulos tarifarios para quienes instalen sanitarios o regaderas ahorradoras, por ejemplo, sería algo más favorable y exitoso entre la población”, dice.

Hombre recoge agua en cisterna

Getty

¿Cuándo acabará la sequía?

En este escenario, la mayor incógnita es ¿hasta cuándo durará esta situación de grave sequía?

La meteoróloga Domínguez Sarmiento asegura que las previsiones actuales apuntan a que La Niña se extenderá al menos hasta final de año.

“En noviembre habrá que volver a analizar los modelos para ver qué nos dicen respecto a 2023, pero se esperaría que termine en diciembre y ya se transicione a una fase neutra”, pronostica.

Presa La Boca

Getty

Sin embargo, eso no quiere decir que la gravedad de la sequía se vaya a mantener hasta entonces. Una vez que México entra en la temporada de lluvias entre julio y agosto, se espera que las precipitaciones aumenten gradualmente y disminuya la extensión de la sequía actual.

La experta destaca que “estados del norte como Chichuahua, Coahuila, Sonora y Nuevo León dependen de que exista algún ciclón tropical que toque tierra y que deje alta cantidad de lluvias”.

“Eso es lo que se está esperando y es habitual que ocurra en el mes de septiembre. Ahí es cuando podría terminar la sequía”, concluye.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=TIgL4MEdyKw

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.