Michoacán: Recapturan a la 'bruja de Angahuan', quien secuestró y asesinó a un niño
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Fiscalía Michoacán

Recapturan a la 'bruja de Angahuan', quien secuestró y asesinó a un niño de 5 años en Michoacán

La Interpol detuvo a Cecilia A, conocida como la bruja de Angahuan, después de 10 años de estar prófuga; fue dejada en libertad en diciembre del 2012.
Fiscalía Michoacán
Por Carlos Arrieta
22 de julio, 2022
Comparte

Después de 10 años de estar prófuga de la justicia, Cecilia A, fue recapturada en Estados Unidos por la Organización Internacional de Policía Criminal o Policía Internacional (Interpol).

La mujer enfrenta acusaciones por el secuestro y asesinato en 2012, de Bernardino, un niño de 5 años de edad, a quien tuvo privado de la libertad en su propia casa.

La también conocida como “La Bruja de Angahuan”, fue dejada en libertad meses después, por la entonces juez cuarta en materia Penal, Ernestina Pimentel Pineda.

La historia

Testigos y testimonios que obran en la entonces Averiguación Previa narraron lo sucedido.

El 21 de marzo del 2012, Natividad G, madre del pequeño Bernardino, viajó a Moroleón, Guanajuato, para comprar ropa, la cual comercializaba en su pueblo Angahuan.

Zury, como lo llamaban, se había quedado a cargo de su padre, quien atendía una refaccionaria familiar en esa comunidad de la Meseta Purhépecha.

El menor de 5 años de edad, salió a jugar con otros niños afuera de su casa, a donde llegó Cecilia A, una vecina que decía practicar brujería.

La mujer, se acercó al menor y lo deslumbró con un juguete de control remoto, con el que se lo llevó “a escondidas” a su casa ubicada enfrente de donde vivía Bernardino.

En esa casa, Cecilia A y una ayudante de nombre Delfina, “hacían trabajos de brujería, realizaban limpias, amarres y todo tipo de actividades relacionadas al ocultismo”.

Zury fue secuestrado y sometido a condiciones precarias, maltratos y ataduras de pies y manos, en un recoveco de esa vivienda que cuentan, “era diabólica”.

La perpetradora, envió a su ayudante hasta el municipio de Zamora y esperó a que la mamá del niño regresara a su casa, para que Delfina les llamara y pidiera el rescate.

Cecilia A, pedía 600 mil pesos a la familia del menor, a cambio de dejarlo en libertad, por lo que los padres empezaron a conseguir el dinero sin avisar a las autoridades.

Los familiares narran que a diario recibían las llamadas intimidatorias en las que les exigían el monto total del rescate o de lo contrario iban a matar al niño.

Los padres de Zury entregaron una parte de ese dinero y presentaron la denuncia ante la entonces Procuraduría General de Justicia del Estado de Michoacán (PGJE).

Lee: Vinculan a proceso a pastor por presuntamente violar a dos niñas de 7 y 8 años en Michoacán

A la par, los demás pobladores, buscaban al pequeño en los alrededores de la comunidad y cerraron carreteras para exigir resultados a la autoridad investigadora.

Mientras, las llamadas de Delfina –en el anonimato-, eran cada vez más persuasivas e intimidantes, aunque las hacía desde Zamora para no ser descubiertas.

Al mismo tiempo, Cecilia A, le dijo a los papás de Zury, que por medio de su “bola mágica de cristal” podía adivinar el lugar exacto donde estaba su hijo.

Con ello, platican, la Bruja aprovechó para dirimir aún más las sospechas de que ella tenía secuestrado al menor y sacarles más dinero a los familiares, que el ya entregado.

Así pasó un mes y el pequeño Bernardino seguía privado de su libertad dentro de la casa de Cecilia A.; sin embargo, crecía la presión de los habitantes y la búsqueda.

Los vecinos relatan que la mujer cada vez se mostraba más nerviosa y temerosa de ser descubierta, hasta que un día golpeó severamente al niño y lo asfixió, hasta matarlo.

El cuerpo del pequeño Bernardino fue encontrado en un paraje de la localidad de Las Cocinas, ubicada sobre la carretera Uruapan-Los Reyes.

Pagó 5 mil pesos para desaparecer el cuerpo

De acuerdo a los datos de prueba de la entonces PGJE, Cecilia A le pagó 5 mil pesos a un matrimonio del mismo pueblo para que sacaran el cuerpo del niño de su casa.

La orden era que se llevaran el cuerpo fuera de la comunidad de Angahuan y lo desaparecieran, para que no hubiera evidencias, pues ya había sospechas en su contra.

Las investigaciones llevaron a las autoridades hacia el matrimonio formado por Genaro B y Guadalupe S, quienes confesaron su participación en el crimen.

También delataron a Cecilia A como la secuestradora y asesina del niño de 5 años edad y a la ayudante, Delfina S, como la persona que hacía las llamadas para exigir el rescate.

El pequeño Zury fue velado por tres días en su pueblo natal y sus familiares acompañados por toda la comunidad enardecida por lo ocurrido.

La jueza y la bruja

Tras la declaración de Genaro B y Guadalupe S, la PGJE detuvo a Delfina S, quien también aceptó su complicidad y delató a la bruja de ser la secuestradora y asesina del niño.

Posteriormente fue capturada por primera ocasión Cecilia A, como la autora intelectual y material del doble hecho criminal, en agravio del menor de 5 años de edad.

El MP puso a disposición del Poder Judicial, a los cuatro acusados por el asesinato del pequeño Bernardino, el niño indígena que solo salió a jugar y regresó muerto.

Lee: Asesinan a cuatro niños en el Istmo de Tehuantepec, Oaxaca

A pesar de las confesiones y de los elementos presentados por el MP del caso, la juez cuarto penal, Ernestina Pimentel Pineda, dejó en libertad a los cuatro implicados.

El auto de libertad dictaminado el 16 de diciembre de ese 2012, fue, según la juez, bajo las reservas de ley, por falta de pruebas para procesar.

Pimentel Pineda argumentó que en el caso de Cecilia A, el MP no la detuvo en flagrancia y que a la hora de su captura no contó con un traductor de lengua purhépecha.

Esa decisión de Ernestina Pimentel fue cuestionada por los familiares de la víctima, por el MP, por los pobladores e incluso por especialistas en la materia.

Los habitantes enfurecieron y encararon a la juez en varias ocasiones e incluso la acusaron de corrupción y de atender a otros interese ajenos a la aplicación de la justicia.

Ernestina solicitó su cambio y fue protegida por el Poder Judicial y enviada a la ciudad de Morelia, “para garantizar su seguridad”.

Los derechos del niño no valen

La decisión de la juez fue refutada por Natividad G, quien luego de conocer el fallo de Ernestina Pimentel, soltó en llanto y se dijo en desventaja ante la injusticia.

La madre del pequeño Zury, dijo en ese entonces al periodista Carlos López, que “eso ya es más una burla para nosotros”.

“Y todavía (Cecilia A) se acerca y le pone unas flores de plástico en el arco que le habíamos puesto (de altar a Zury)”, denunció la madre del niño.

Lee: Ataque contra mujeres en Uruapan, Michoacán, mata a niña de 6 años; madre y hermana quedan heridas

Reclamó que además nunca contaron con el gobierno (en referencia al Poder Judicial) ya que lo único que vale, es quien trae dinero y el que no trae, no es nada, dijo.

“Aquí nosotros ahorita no tenemos ninguna validez, porque dicen que la señora salió porque no le respetaron sus derechos como indígena, por eso yo le dije a la juez: ‘entonces valoraron más los derechos de la señora que los derechos de todos los niños’”.

“Eso no vale; un niño no tiene derecho a salir a jugar un ratito a la calle; no valen sus derechos; nosotros como indígenas también; más valen los derechos de una señora que es una asesina y secuestradora que los derechos de nosotros”, reprochó a la juez.

Y agregó: “por eso le dije a mi esposo y a mis hijas: ‘si la señora sale libre pues ni modo, nosotros no vamos a hacer nada porque no tenemos dinero’; las señoras me quitaron el dinero y me mataron a mi hijo; todo el dinero y patrimonio que yo tenía para mis hijos, todo se lo acabaron ellas”.

Se burla y amenaza con matar a más niños

Ya en libertad, Cecilia A, regresó a Angahuan y encaró a los papás del pequeño Zury, a quienes amenazó con asesinar a otros de sus hijos y a más niños de la comunidad.

La mujer juró vengarse y a decir de los familiares del niño, eran muy cotidianas sus burlas y advertencias, lo que causó disgusto en todos los habitantes.

Los lugareños enardecieron y le prendieron fuego a la casa de la bruja, donde estuvo secuestrado el menor de 5 años de edad y en la que también fue torturado y asesinado.

Cecilia alcanzó a huir y desde entonces nada se sabía de ella, hasta este jueves, que la Fiscalía de Michoacán dio a conocer su recaptura.

La FGE indicó que la Unidad de Asistencia Jurídica Internacional y Extradiciones, así como la Interpol, cumplimentaron la orden de aprehensión contra Cecilia A.

Confirmó que la mujer fue capturada por su posible relación en el secuestro y homicidio del niño de 5 años de edad.

Dijo que las investigaciones le permitieron establecer que Cecilia A, se encontraban en Estados Unidos para evadir la acción de la justicia.

Enfatizó que, gracias al intercambio de información con la Interpol y la Embajada de EU en México, logró la deportación de Cecilia A, a México.

La mujer, ya fue puesta a disposición del órgano jurisdiccional que la reclama, el cual, piden los familiares, “no sea igual de corrupto o corrupta como Ernestina Pimentel”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

5 países de América Latina más peligrosos para defender los derechos humanos

La Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH) ha registrado el asesinato de 147 activistas en 2021 y de otros 89 en los primeros 4 meses de 2022.
9 de junio, 2022
Comparte

Dedicarse a defender los Derechos Humanos es una labor de alto riesgo, sobre todo si se ejerce en América Latina, región que se ha convertido en la más peligrosa del mundo para denunciar la violación de alguna garantía fundamental o para reclamar su cumplimiento.

La denuncia la hizo la Comisión Interamericana de Derechos Humanos (CIDH), instancia que contabilizó el asesinato de 147 activistas en 2021, según la información que figura en el informe anual publicado la semana pasada.

Pero si 2021 no fue un buen año para los defensores de Derechos Humanos en la región, 2022 no luce mucho mejor.

La CIDH, en otro reporte preliminar, informó que solo en los primeros 4 meses del año en curso ha contabilizado la muerte de 89 activistas.

Los 5 países más peligrosos

Activistas en riesgo. . Ranking con los países más peligrosos para los activistas de Derechos Humanos Datos de enero a diciembre de 2021.

Con 145 defensores muertos, Colombia es el país más peligroso del continente para promover los derechos y las libertades fundamentales.

Las autoridades colombianas han reconocido la gravedad de la situación y este año le aseguraron a la Comisión que vienen tomado medidas para revertirla, entre ellas destacaron que actualmente tienen a 3.749 líderes sociales bajo resguardo.

“La situación es preocupante”, admitió también el comisionado Joel Hernández, relator para las Personas Defensoras de Derechos Humanos de la CIDH.

México, con 10 asesinados, ocupa el segundo lugar, de acuerdo con los datos de la CIDH. Líderes de comunidades indígenas y ambientalistas fueron las principales víctimas.

Por su parte, Perú con 5 fallecidos, Honduras con 4 y Guatemala con 2 se encuentran en el tercer, cuarto y quinto lugar; respectivamente.

Quiénes son las víctimas

La mayoría de los activistas asesinados ejercían la defensa de la tierra, el territorio y el ambiente o eran integrantes de comunidades indígenas, denunció la CIDH, organismo, adscrito a la Organización de Estados Americanos (OEA).

Eso indica que no solamente están en riesgo aquellas personas que han decidido exponer públicamente los abusos y excesos cometidos por los cuerpos policiales y las fuerzas militares.

Por el contrario, cualquiera que haya decidido promover y proteger, de manera pacífica, la universalidad e indivisibilidad de los derechos de pueblos e individuos puede verse comprometido. Esto incluye a sindicalistas y a los periodistas también.

Los datos que maneja la Comisión también revelan además que las amenazas no se limitan a los activistas únicamente, sino que en algunos casos se extienden hasta su círculo familiar.

El caso del brasileño José Gomes es prueba de ello. El pasado 9 de enero Gomes fue asesinado, a tiros, junto a su esposa y su hija en la región de São Félix do Xingu, estado de Pará. La víctima se dedicaba a liberar crías de tortugas en la Amazonía, en un intento por repoblar esta especie.

Hasta ahora las autoridades policiales no han aportado mucha información sobre el asunto y solamente han dicho que están investigando el crimen.

Aunque el grueso de los fallecidos contabilizados por la CIDH son hombres, casos como el de la activista mexicana Gladys Aranza Ramos, integrante del colectivo Madres Buscadoras de Sonora, quien fue asesinada el 15 de julio de 2021, indican que las mujeres defensoras no están exentas de riesgos.

En la mira. [ 147 activistas de Derechos Humanos fueron asesinados en 2021 en América Latina ],[ 89 activistas han sido asesinados en los primeros cuatro meses del 2022 ], Source: Fuente: CIDH, Image: Fotos de activistas asesinados en un campo

Las cifras de la Comisión son corroboradas por las que manejan otras organizaciones como la irlandesa Front Line Defenders, la cual se especializa en monitorear las condiciones en las que los defensores ejercen su labor alrededor del mundo.

En su informe correspondiente a 2021 Front Line Defenders denunció que de los 358 defensores de Derechos Humanos que fueron asesinados en el mundo, 252 eran latinoamericanos; es decir el 70%.

Las causas del problema

Las debilidades institucionales, especial la falta de independencia judicial, y la violencia criminal son, a juicio del comisionado Hernández, los motivos por los cuales América Latina se ha vuelto tan peligrosa para quienes deciden defender los derechos de otras personas, pero no son los únicos.

El comisionado Joel Hernández preside una audiencia pública de la CIDH en Quito (Ecuador)

CIDH
El diplomático mexicano Joel Hernández, es el relator para las Personas Defensoras de Derechos Humanos de la CIDH.

En distintas partes de la región se están dando situaciones de conflictividad que hacen que los defensores se activen”, le explicó Hernández a BBC Mundo por videoconferencia.

“Por ejemplo, en aquellas zonas donde se están poniendo en marcha proyectos extractivistas, sin el debido consentimiento de las comunidades afectadas, los líderes se están movilizando o están surgiendo y eso los coloca en la mira de grupos de determinados grupos”.

“Esto explica por qué los defensores de los pueblos indígenas, de los campesinos y del medio ambiente están siendo las principales víctimas de atentados y ataques”, agregó el diplomático mexicano.

Un indígena Yanomami en el Amazonas brasileño ve como sus tierras son explotadas por mineros ilegales

Reuters
Los indígenas que se oponen a la minería en sus tierras y quienes los defienden tienen grandes probabilidades de ser asesinados o atacados, de acuerdo a los

Algunos pasos positivos

Pese a calificar de “difícil” la situación que enfrentan los defensores en la región, Hernández aseguró que en algunos países se están produciendo pasos en la dirección correcta.

Así mencionó el caso de Brasil, cuyas autoridades han puesto en marcha el Programa de Protección a Defensores de Derechos Humanos (PPDDH), en los estados de Bahía, Paraíba, Pernambuco, Ceará, Maranhão, Minas Gerais, Pará y Río de Janeiro, el cual ampara actualmente a 600 activistas.

Honduras, entretanto, ha anunciado ha tomado medidas a favor de 116 defensores y 25 periodistas.

Sin embargo, el Mecanismo de Protección de Personas Defensoras y de Periodistas de México es el de mayor envergadura en el continente y tiene bajo su resguardo a 1.011 activistas y 495 comunicadores.

Por último, Perú anunció a mediados del año pasado la creación de un programa similar.

El comisionado demandó de las autoridades de los países de la región que creen las condiciones para que los activistas puedan realizar su labor de manera segura, que se abstengan de atacarlos y que castiguen cualquier ataque contra ellos.

“La impunidad es muy peligrosa, porque cuando no se castigan los crímenes se invita a su repetición”, dijo Hernández, quien destacó la importancia de contar con un Poder Judicial independiente.


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Gb3VlQAvq_0&list=PLLhUyPZ7578eW1XsHntWhSVsNC4430xFE&index=52

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.