A Patricia Quijada se la llevaron hace 4 meses: su familia no sabe nada
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
FOTOS: Especial

A Patricia Quijada, hombres vestidos de militares se la llevaron de su casa; a 4 meses, su familia no conoce avances

La madrugada del pasado 5 de abril, hombres con uniformes militares irrumpieron en la casa de Patricia Quijada, en Acámbaro, Guanajuato. Frente a su hijo, la sometieron y se la llevaron, lo que detonó una búsqueda en la que su familia denuncia inacción de la fiscalía estatal.
FOTOS: Especial
9 de agosto, 2022
Comparte

Patricia Quijada Hernández, de 33 años recién cumplidos, estaba en su casa con su niño cuando, alrededor de la 1:45 horas del 5 de abril, escuchó que el rugido de varias camionetas y de coches rompió el silencio de la madrugada. 

Como el resto de los vecinos que ocultaban su temor detrás de las cortinas de sus ventanas, Paty se asomó para tratar de averiguar qué sucedía. 

“Quédate ahí”, pidió a su hijo de 11 años, que rompió a llorar cuando una de las camionetas embistió el primer portón metálico que separaba la casa de la calle, en la colonia Loma Bonita de Acámbaro, Guanajuato

A continuación —contarían después los vecinos y el propio hijo de Patricia—, una veintena de hombres se bajó de tres camionetas y un coche. Todos vestían uniforme militar y portaban chalecos antibalas. 

Una vez franqueado el primer portón, los hombres, que traían los rostros ocultos con capuchas y llevaban cascos, armas largas y los logos de la bandera patria bordados en las mangas, abrieron con facilidad la otra puerta del inmueble.

“¡Al suelo!”, gritaron al entrar. 

Aterrada, Paty trató de proteger a su hijo, pero la tomaron de los brazos, la hincaron en el suelo y la esposaron. 

“¿Dónde tienes el dinero guardado?”, le gritaban una y otra vez, de acuerdo con el testimonio que daría su hijo a las autoridades. 

En menos de 10 minutos, los hombres revolvieron la casa. Se llevaron todo: las pocas joyas de la mujer, un poco de dinero en efectivo, ropa, una computadora y hasta la bicicleta verde fluorescente del niño. 

Luego, subieron a Patricia a una de las camionetas, se fueron y de nuevo dejaron a la colonia en completo silencio

A eso de las 2:00, una vecina y amiga de Paty marcó por teléfono a la casa de sus padres y hermanos para tratar de explicarles lo sucedido. “Cálmate, por favor, y dinos qué pasó”, le pidieron ante los tartamudeos que le provocaban los nervios. 

La familia marcó de inmediato al 911 para pedir ayuda. Pocos minutos después, la misma vecina llegó a la casa de la familia para llevar en su coche al hijo de Paty, que aún estaba aturdido y en shock. 

Al abrazar a sus familiares, el niño repetía impotente que quiso memorizar las placas de los carros que habían llegado con violencia a su casa, pero el pánico lo paralizó. Únicamente alcanzó a decirles con claridad: “Los militares se llevaron a mi mamá”. 

¿Quién se la llevó? 

Acámbaro, ubicado en el límite con Michoacán, es un municipio de 160 mil habitantes en Guanajuato, estado que en la actualidad concentra los mayores índices de violencia en México con más 3 mil 516 víctimas de homicidio doloso en 2021 y mil 566 en los primeros seis meses de 2022, de acuerdo con datos oficiales del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública (SESNSP)

También es una de las entidades con más reportes de personas desaparecidas, con más de 2 mil 300. Animal Político publicó en enero del año pasado el reportaje “La casa del horror de Acámbaro”, sobre un cementerio clandestino ubicado a pocas cuadras del centro del municipio, donde el crimen organizado mataba y enterraba a personas. Ahí, colectivos de madres buscadoras y la Comisión Estatal de Búsqueda hallaron 104 bolsas con restos humanos y 15 cuerpos enterrados en 48 fosas, el segundo mayor hallazgo en Guanajuato tras los 80 cuerpos encontrados en Salvatierra a finales de 2020. 

Además, en el municipio también hay antecedentes de posibles desapariciones forzadas a manos de autoridades. En agosto del año pasado, la Plataforma por la Paz y la Justicia de Guanajuato, que reúne a diversos colectivos de familiares de desaparecidos, emitió una alerta por la posible desaparición de Luis Eduardo Valdés Moctezuma, de 22 años, presuntamente a manos de la policía municipal. 

A pesar de estos datos y antecedentes, Marlén Quijada, una de las hermanas de Patricia, explica en entrevista que la colonia donde viven no es especialmente peligrosa. Y su hermana, al igual que el resto de la familia, se dedicaba a estudiar, trabajar y no buscar problemas con nadie. 

“Mi hermana es pasante de Criminología. En 2020, con la pandemia, no pudo seguir con su proceso de titulación y lo estaba retomando ahora. Y mientras tanto, se dedicaba al comercio de ropa y de bolsas en internet y redes sociales”, dice Marlén. 

En cuanto dejaba a su hijo en la escuela a eso de las 8:00, Patricia se iba para la casa de sus padres y sus hermanos, donde echaba una mano con la limpieza y la comida, hasta que llegaba de nuevo la hora de ir a recoger al niño. 

“Mi hermana es una persona muy tranquila, con muchas amistades. Siempre va con su niño para todos lados. Ellos son muy apegados”, comenta Marlén. 

Por ello, la mujer repite una y otra vez al otro lado de la línea que aún no entienden qué pudo pasar esa noche del 5 de abril, ni quién pudo haberse llevado a su hermana a la fuerza. A cuatro meses, la Fiscalía de Guanajuato aún no les da certeza de quién se la llevó: si fueron soldados, integrantes del crimen organizado o incluso elementos de la propia Agencia de Investigación Criminal.  

Sobre estos últimos, Raymundo Sandoval, activista de la Plataforma por la Paz y la Justicia de Guanajuato —que acompaña el caso y a los familiares—, expone que el 18 de enero pasado, meses antes de la desaparición de Patricia, elementos de esta agencia irrumpieron en su domicilio, allanándolo sin una orden de aprehensión para luego ponerla a disposición de la Fiscalía General de la República (FGR). Sin embargo, un juez de control la liberó porque quedó acreditado que los agentes la detuvieron de manera arbitraria y por medio de tortura, privándola de su libertad durante tres días. 

“Ahora, cuando la desaparecen en abril, su hijo de 11 años refiere que quienes se la llevaron eran personas vestidas de militares, pero que eran las mismas que se la llevaron en enero, pues los reconoció por su voz. Por eso, la Comisión Nacional de los Derechos Humanos (CNDH) comenzó una queja investigando la presunta desaparición a manos de cuerpos militares, aunque en los hechos se estima que pudieron ser agentes de investigación criminal, los mismos que irrumpieron ilegalmente en su domicilio en enero”, explica el activista.

“Nos investigan a nosotros en lugar de a los criminales”

Marlén Quijada lamenta que ya a cuatro meses de la desaparición la fiscalía estatal no les haya dado avances significativos. 

“La fiscalía dice que ninguno de sus elementos se la llevó. Y que ya buscaron con todas las autoridades y que ninguna la tiene. Que ni la Sedena, ni la Marina, ni agentes de investigación. Nadie”, dice. 

Pero la investigación ha sido hasta ahora deficiente, denuncia la mujer. Por ejemplo, las autoridades aún no han revisado las cámaras de video ubicadas en las zonas por donde pudo haber pasado el convoy que se llevó a Patricia. 

“Desde el inicio les dijimos que revisaran las cámaras. Donde vive mi hermana no hay, pero en la avenida sí hay muchas cámaras de los vecinos, e, incluso, en la carretera hay cámaras de seguridad pública. Ahí se tuvo que haber visto cuando salían los vehículos, porque en la madrugada no hay carros circulando”.

“¿Por qué nunca las revisaron? Ahí se hubiera podido ver las placas de los vehículos o a lo mejor algún rostro. Algo”.

Además, la mujer también pregunta por qué a cuatro meses no han rastreado el celular de su hermana. 

“A la fecha, solo han rastreado el de mi sobrino, que también se lo llevaron. Nos dijeron que nos iban a decir dónde lo habían localizado, pero por ahora tampoco nos han dicho nada”.  

Lejos de ofrecerles resultados, Marlén denuncia que a diario les comentan que unidades de las agencias de investigación van a la casa de sus padres a preguntar a qué hora entra y sale la familia, y a qué se dedican. 

“O sea, en lugar de investigar quién se llevó a mi hermana, lo que hacen es investigarnos a nosotros, como si fuéramos nosotros los que la hubiéramos desaparecido. Es indignante”, reclama. 

Mientras tanto, las únicas novedades que ha tenido la familia de Patricia son las múltiples llamadas de extorsión para tratar de sacar beneficio de la desesperación y el sufrimiento, pues a diario les mandan mensajes con fotografías que se nota que son montajes, para pedirles dinero a cambio de supuesta información del paradero de Paty, así como llamadas en la madrugada diciéndoles que se llevaron a la mujer cuando esta estaba en un centro comercial, a pesar de que en Acámbaro no existe ninguno. 

“Es una desesperación enorme lo que estamos viviendo”, dice Marlén entre suspiros. “La fiscalía tiene el caso como secuestro, pero nosotros estamos seguros de que fue una desaparición forzada. Porque si hubiera sido un secuestro ya nos hubieran pedido un rescate, y a la fecha nadie nos ha pedido nada”. 

Ante esta situación, el activista Raymundo Sandoval señala que ya se dictaron medidas de protección para los familiares y para que estas sean otorgadas por una institución diferente a la fiscalía estatal, pues existe la sospecha de que agentes de investigación criminal pudieron haber participado en los hechos. 

El pasado 18 de julio, los familiares de Patricia e integrantes de la Plataforma por la Paz se reunieron con la secretaria de Gobierno guanajuatense, Libia García, para exponerle el caso. La funcionaria se comprometió a establecer un plan de búsqueda individualizada de la mano de la Comisión Estatal de Búsqueda. También se le solicitó que interviniera para acordar una reunión urgente con el fiscal, Carlos Zamarripa

“Pero ahí no hubo compromiso. Nos pidió que la solicitud se hiciera mediante un oficio”, dice Sandoval. 

Mientras llega la respuesta burocrática al oficio, Marlén y su familia continúan enfrentando un enorme desgaste ante la falta de noticias de Patricia. 

“A las personas que se la llevaron les pedimos que se compadezcan. Estamos sufriendo mucho. No hemos dejado de buscarla ni un día. Hemos ido con los medios, hemos ido a pegar letreros por los municipios, por las rancherías, pero nadie nos dice nada. Les suplicamos que se compadezcan, que nos digan qué es lo que quieren”, ruega la mujer. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Pruebas COVID: qué explica que haya tantos resultados negativos entre contagiados

La llegada de nuevas variantes, como las relacionadas a ómicron, parecen haber anticipado la aparición de los síntomas de infección antes de que la carga viral llegue a su pico.
5 de julio, 2022
Comparte

En los últimos meses, se ha vuelto común ver que algunas personas que empiezan a mostrar síntomas típicos de covid (tos, congestión nasal, fiebre…), se hacen una prueba rápida de antígenos y el resultado es negativo.

La persona continúa con el malestar y, uno o dos días después, se hace una prueba nueva que confirma la infección del coronavirus.

El peligro es que, en ese lapso en el que no se tuvo un diagnóstico acertado, no se tomaron las medidas necesarias, como el aislamiento y el uso de las máscaras, para evitar contagiar a otros con el virus.

Esto a su vez crea nuevas cadenas de transmisión e incrementa el número de casos de la enfermedad.

Pero ¿cómo se explica este fenómeno de “positividad retrasada”?

Aunque no hay respuestas claras, algunos expertos le plantearon varias hipótesis a la BBC, que ayudan a entender la situación. También recuerdan lo que hay que hacer para que te protejas a ti y a todas las personas a tú alrededor.

En resumidas cuentas, aunque aún existan muchas interrogantes sobre el tema, la recomendación es simple: si tienes los síntomas típicos de covid, mantente aislado y evita el contacto con la gente así la prueba rápida de antígenos que te hayas hecho el primer o segundo día te haya dado negativo.

Y en lo posible, intenta repetir la prueba entre el tercer y el quinto día para tener mayor certeza sobre el diagnóstico.

¿Se aceleró el virus?

El primer factor que explica esta situación es la llegada de nuevas variantes del coronavirus, especialmente aquellas que emergieron de ómicron como la BA.2 y la BA.5.

Luego de haberse esparcido por el mundo, vino un cambio importante en el periodo de incubación, que es el tiempo entre que el virus comienza a invadir las células de nuestro cuerpo y la llegada de los síntomas.

“El virus infiltra las células y adentro hace entre 100 y 1.000 copias nuevas de sí mismo, las cuales van e infectan otras células, y así continúa el proceso hasta la reacción del sistema inmune, la cual causa síntomas como congestión nasal, estornudos, fiebre…”, explica el experto en virus José Eduardo Levi, investigador y coordinador de desarrollo en DASA (Diagnósticos de América, una firma experta en diagnósticos en Brasil).

En comparación, según un reporte de la agencia de seguridad sanitaria del Reino Unido, el periodo de incubación de la variante alpha era en promedio de cinco a seis días.

Ese período disminuyó a cuatro días durante la ola de la variante delta.

Con ómicron, el periodo entre la invasión viral y la llegada de los síntomas se redujo aún más y es de tan solo tres días.

Coronavirus SARS-CoV-2

Getty Images
Las variantes de ómicron tienen unos de los periodos más cortos de incubacion que se han visto con el coronavirus hasta el momento

En otras palabras: si antes tomaba casi una semana para que una persona comenzara a desarrollar síntomas típicos de covid luego de haber entrado en contacto con alguien infectado, hoy ese proceso es mucho más rápido y puede ocurrir casi que de la noche a la mañana.

“Lo que más vemos en nuestras oficinas son pacientes diciendo que salieron en una caminata el domingo y que ya el martes o el miércoles estaban experimentando síntomas”, dice la especialista en enfermedades infecciosas y virus Nancy Bellei, quien también es profesora de la Universidad Federal de Sao Paulo (Unifesp).

Pero, ¿por qué pasa?

Virus distintos, defensas actualizadas

Dentro de las teorías que podrían explicar por qué ómicron fue menos agresivo que las anteriores cepas, algunos expertos aseguran que las mutaciones genéticas mismas de la variante fueron las que acortaron el tiempo de incubación.

Otros subrayan el papel del sistema inmune en este proceso.

En una serie de publicaciones en Twitter, el inmunólogo y epidemiólogo Michael Mina, quien trabajó en la Universidad de Harvard y es actualmente el director científico de una compañía de pruebas, asegura que la vacunación “ha cambiado fundamentalmente la relación entre el covid y la carga viral”.

Anteriormente, los síntomas del covid comenzaban a aparecer justo cuando las cantidades del virus en el cuerpo estaban alcanzando su pico.

“¿Por qué la gente está reportando síntomas pero arrojando resultados negativos?”, preguntó.

“Los síntomas que experimentamos son usualmente el resultado de la respuesta inmune. Las vacunas pueden hacer que nuestro cuerpo detecte el virus más rápidamente, antes de que el número de copias llegue a su punto máximo. Ese es literalmente el propósito de la vacunación”, escribió en la red social.

Mujer se limpia la nariz

Getty Images
Con el avance de la pandemia y la vacunación, los síntomas se han vuelto más moderados

Más adelante en su explicación, Mina señala que la respuesta inmune rápida ayuda a suprimir el virus por un tiempo, hasta que el patógeno se elimine del cuerpo o que eventualmente gane la batalla y comience a replicarse con mayor ferocidad.

“Entendiendo esto, una prueba creada para detectar una cierta cantidad de virus dará resultados negativos en los primeros días, antes de que incremente la carga viral”, aseguró el científico.

En otras palabras, una de las teorías dice que con el ómicron, el corto periodo de incubación y la aparición más temprana de síntomas significa que la carga viral (la cantidad de coronavirus en acción) durante los primeros días de una infección no es lo suficientemente alta como para ser detectada por las pruebas de antígenos.

Vale la pena decir que esta es apenas una de las posibles explicaciones para este fenómeno, y que la idea está lejos de ser comprobada o de ser adoptada por algún tipo de consenso entre los expertos.

“El sistema inmune también depende de que se active cierta cantidad de partículas virales para que se inicie una respuesta. Así que me parece que la inmunidad que se crea a través de la vacunación o de casos anteriores de covid contribuye más a acabar con la infección rápidamente que interferir con sus inicios”, dice Levi, quien también hace investigaciones en el Instituto de Medicina Tropical de la Universidad de Sao Paulo (USP).

De cualquier manera, hay evidencia de que la cantidad de proteínas virales en esos primeros días de infección podrían estar más bien bajos en las olas de ómicron.

“Con esto, hay un riesgo de que las pruebas de antígenos fallen a la hora de detectar estos casos, ya que no hay partículas suficientes como para obtener un resultado positivo”, resume el virólogo Anderson F. Brito, investigador científico del Instituto Todos por la Salud.

“Así que tenemos que ser cuidadosos a la hora de interpretar estos resultados iniciales, de tal manera que no generemos un falso sentido de seguridad”, advierte.

Errores humanos e interpretación de las pruebas

Igual, dentro de esta discusión es imposible ignorar el impacto del factor humano en el número de errores que se ve en los resultados.

La prueba de antígenos, la cual puede hacer cualquier persona desde su casa, requiere ejecutar una serie de procedimientos muy específicos – separar materiales, lavarse las manos, restregar la parte trasera de la nariz con un hisopo por un periodo mínimo de tiempo, mezclar con la solución salina, esperar unos minutos…

Si cualquiera de estos pasos no se hace de manera correcta, el resultado puede arrojar un falso negativo.

“No puedes confiar en la conclusión de una prueba mal hecha”, dice Bellei, también miembro de la Sociedad Brasilera de Enfermedades Infecciosas (SBI).

El doctor resalta la variación que existe entre la calidad de las pruebas que hay disponibles en las farmacias.

Hay mucha diferencia entre la sensitividad y especificidad de las distintas pruebas rápidas. Algunas pueden detectar el 80% de los casos, mientras que en otras esta tasa cae al 70 o incluso al 50%”, advierte.

Aunque no existe una manera fácil y accesible para saber qué productos son los de mejor calidad, Bellei recomienda que las personas den preferencia, si es posible, a las marcas más conocidas, compañías que lleven trabajando en diagnósticos por décadas.

Una segunda recomendación importante es leer cuidadosamente las instrucciones que vienen con la prueba y seguir cada paso al pie de la letra para reducir las probabilidades de errores y resultados equivocados.

En este sentido, también hubo muchas dudas sobre si las pruebas de antígenos iban a ser capaces de detectar las variantes ómicron, debido a las mutaciones tan distintas que tienen a las de otras variantes.

Una mujer con una prueba de covid

Getty Images
Seguir las instrucciones de las pruebas al pie de la letra es el primer paso para prevenir resultados equivocados

Esta hipótesis, sin embargo, resultó siendo falsa. “La prueba de antígeno principalmente detecta la proteína N del coronavirus”, explica Levi.

“Y sabemos que ómicron tiene más mutaciones en la proteína S, la cual no es usualmente el objetivo principal de estas pruebas”, agregó.

En otras palabras, las pruebas rápidas continúan siendo relativamente efectivas a la hora de encontrar nuevas variantes.

A lo mejor el meollo del asunto está en intentar entender cuál es el momento adecuado para hacerse la prueba, y de ahí, aprender a cómo interpretar los resultados y a tomar las acciones necesarias.

¿Qué cambia con el diagnóstico?

Dados todos estos cambios observados en el comportamiento del virus y en nuestro sistema inmune, el mensaje principal es relativamente simple: si tienes los síntomas típicos de covid, como dolor de garganta, tos, estornudos y fiebre, evita el contacto con otras personas para no transmitirles el agente infeccioso.

Esta regla aplica incluso para las personas que se hicieron una prueba en los primeros días y obtuvieron un resultado negativo. Como se explicó, aún no es posible estar 100% seguro y puede ser que la carga viral no esté lo suficientemente alta como para ser detectada por la prueba.

Los periodos de cuarentena dependen de una variedad de condiciones, pero un periodo de entre 5 y 7 días es normalmente suficiente para la mayoría de las personas.

Si te hiciste la prueba el primer o segundo día de síntomas y el resultado fue negativo, vale la pena repetirlo nuevamente entre el tercer y el quinto día si es posible.

Un estudio no publicado del London School of Hygiene and Tropical Medicine, del Reino Unido, reveló que el pico de la carga viral ocurre usualmente al tercer día de la aparición de síntomas.

Con esto, si realmente tienes covid, será más factible detectarlo si te haces una prueba en el punto en el que la carga esté en su pico.

“Y es importante notificar los resultados a la unidad de salud más cercana a tu hogar, para eventualmente confirmar el diagnóstico a través de métodos más exactos como la prueba PCR, y que el caso pueda ser tenido en cuenta en las estadísticas oficiales”, aseguró Brit.

Por supuesto, también es importante limitar el contacto con otras personas, especialmente aquellos más vulnerables al covid como las personas mayores o inmunosuprimidas, durante el periodo de incertidumbre entre una prueba y otra.

Otro punto clave es mantener la vacunación al día.

“Todos aquellos que tienen sus dosis al día transmiten menos coronavirus que los que no tienen su esquema de vacunación completo”, dice la profesora e inmunóloga de la Universidad Federal de las Ciencias de la Salud de Porto Alegre.

Un estudio llevado a cabo en la Universidad de Seúl, en Corea del Sur, mostró justo eso. Los individuos vacunados que se contagian con covid transmiten el virus durante cuatro días en promedio. El periodo cambia dramáticamente incluso en los parcialmente vacunados, quienes pueden transmitir el virus hasta por 8 días.

“Esto adicional al hecho de que es la vacuna la que permite que la infección no se complique en la mayoría de las veces”, afirma el especialista.

Este artículo apareció publicado en su portugués original en: https://www.bbc.com/portuguese/internacional-61986889


Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=VgDyo-yIZLI&list=PLLhUyPZ7578f0mEhbsSm_1gcFYotscJgl&index=1

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.