'Fue el Ejército': mujeres protestan contra la militarización del país
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Fotografías: Mexiro AC

'Fue el Ejército': mujeres y organizaciones protestan en contra de la militarización del país

Organizaciones de la sociedad civil y feministas rechazaron la incorporación de la Guardia Nacional a la Secretaría de la Defensa Nacional.
Fotografías: Mexiro AC
17 de septiembre, 2022
Comparte

Organizaciones de la sociedad civil, mujeres organizadas y víctimas protestaron en la Glorieta Colón, también conocida como la Glorieta de las Mujeres que Luchan, por la incorporación de la Guardia Nacional a la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena).

Durante la protesta que incluyó la intervención de dos espacios públicos, rechazaron la estrategia de seguridad de mantener al Ejército en las calles.

Decenas de feministas pintaron en el asfalto de la Glorieta de las Mujeres que Luchan el mensaje de “Fue el Ejército”.

Además, escribieron los nombres de mujeres y hombres que han sido asesinados o desaparecidos presuntamente por militares.

Mientras que en el Monumento a la Revolución -segundo punto que intervinieron- pintaron: “El Estado militarizado es un crimen de Estado”.

Lee: Palabras expertas y oídos sordos: la militarización de la Guardia Nacional

Indicaron que ésta es la respuesta a la estrategia de seguridad del gobierno federal y que busca difundir el mensaje en la sociedad en general, pero en específico a todos los partidos políticos y a los gobiernos pasados que hoy se nombran “oposición”.

En la protesta también realizaron una línea del tiempo para plasmarán momentos históricos en los que el Ejército ha realizado abusos en contra de la población e incluyeron los testimonios de víctimas del abuso del poder militar.

Entre las organizaciones y colectivas que participaron en la intervención de ambos espacios están: Mexiro AC, Restauradoras con Glitter, Data Cívica, Elementa DDHH, Comisión Mexicana de Defensa y Promoción de los Derechos Humanos y Mexicanos Unidos Contra la Delincuencia.

Entre otras participantes se encuentra el Frente Amplio de las Mujeres que Luchan, así como algunas víctimas de la militarización en México.

Lee: La CNDH anuncia que no impugnará el paso de la Guardia Nacional al Ejército: “La intervención de la Sedena es admisible”

La incorporación de la Guardia Nacional a la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena) se hizo oficial, luego de que la noche del 9 de septiembre el presidente Andrés Manuel López Obrador publicó el decreto en el Diario Oficial de la Federación (DOF).

Con la publicación de las reformas a distintas leyes, la Sedena tiene el control operativo y administrativo de la Guardia Nacional a partir de que entró en vigor el decreto.

Mientras que el 14 de septiembre, el bloque encabezado por Morena y sus aliados del PT y el PVEM hizo equipo con el PRI para lograr que la Cámara de Diputados aprobara una reforma a la Constitución para ampliar hasta 2028 el despliegue de las Fuerzas Armadas en tareas de seguridad pública.

Lee: “La militarización no es la solución”: ciudadanos, colectivos y activistas se manifiestan contra la reforma de la Guardia Nacional

La votación quedó en 335 votos a favor —apenas arriba de la mayoría calificada que se requería—, 152 en contra y una abstención. La minuta pasará al Senado.

El presidente López Obrador solicitó a los senadores, quienes comenzarán la discusión del tema a partir del 20 de septiembre, en comisiones, que hagan a un lado la politiquería y apoyen la permanencia del Ejército hasta el 2028.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Cuba aprueba el matrimonio igualitario y la adopción por parte de parejas LGBTTTIQ+

Dos tercios de los electores en Cuba dieron el "sí" a la normativa que regirá sus relaciones familiares y que también contempla la gestación subrogada.
26 de septiembre, 2022
Comparte

Cuba aprobó el nuevo Código de las Familias por una amplia mayoría en el referendo celebrado el domingo.

Un total de 3 mil 93 millones de cubanos (el 66.87%) votaron “sí” al nuevo marco legar que regirá las relaciones familiares en el país, según los resultados preliminares anunciados este lunes por el Consejo Electoral Nacional.

El matrimonio entre personas del mismo sexo, la adopción de hijos por parte de éstas o la gestación subrogada son algunas de las propuestas más destacadas y polémicas del documento de 104 páginas que reemplazará una normativa de 1975.

Los datos

Mientras, 1.95 millones de electores (el 33.13%) se decidieron por el “no”, según las cifras provistas por el CEN.

El Consejo Electoral Nacional considera estos resultados preliminares como “válidos e irreversibles” e indicó que, a la espera del conteo final, ya se puede confirmar que ha sido ratificado el Código de las Familias.

Acudieron a las urnas 6.25 millones de cubanos, el 74.01% de los 8.44 millones que componían el padrón.

Uno de los centros de votación en La Habana.

Getty Images
Uno de los centros de votación en La Habana.

Se trata de la participación más baja en un referendo en la historia reciente de Cuba, si bien los otros dos anteriores fueron para aprobar sendas constituciones, la de 1976 y la de 2019.

Cubanos residentes en el exterior tuvieron la posibilidad de participar en este proceso electoral, que no ha sido supervisado por organismos internacionales.

En los meses previos al referendo, el gobierno desplegó una amplia campaña a favor del “sí” en los medios de comunicación estatales (los únicos legales), en la calle y redes sociales, mientras el “no” fue defendido por particulares y organizaciones como la Conferencia Episcopal de Cuba con mensajes en internet.

El Código de las Familias se ha aprobado en un momento de profunda crisis económica en Cuba, donde la principal preocupación entre sus más de 11 millones de habitantes es capear la escasez de todo tipo de productos, desde alimentos y medicinas hasta artículos de aseo o ropa, y los cada vez más frecuentes apagones.

Antes de someterse a referendo se realizó una consulta popular entre febrero y abril de este año en la que participaron 6.5 millones de cubanos, según el gobierno.

Qué cambia en Cuba

El nuevo Código de las Familias permitirá legalizar el “matrimonio igualitario”, la posibilidad de que parejas del mismo sexo adopten niños y la “gestación solidaria” o subrogada sin fines de lucro.

Papeletas del referendo en Cuba

Getty Images
Así eran las papeletas que más de 6 millones de cubanos introdujeron en las urnas este domingo.

También abre vías para penalizar a los agresores domésticos en aspectos como la custodia de sus niños, reparto de bienes o herencia; protege la comunicación entre los menores y sus abuelos en caso de divorcio, e incorpora legalmente a madrastras y padrastros como tutores.

Además, permite a los padres elegir el orden de los apellidos de sus hijos y amplía -al menos sobre el papel, ya que esto requiere de recursos materiales- la protección de adultos mayores o discapacitados.

Otro punto destacado es la posibilidad de que los abuelos adquieran responsabilidad parental, algo importante teniendo en cuenta que en los últimos meses decenas de miles de cubanos de mediana edad han emigrado, en muchos casos dejando a sus progenitores al cuidado de los menores de la casa.

Un pasado oscuro y polémico

De aprobarse el referendo el domingo, Cuba se convertiría en el país número 34 en el que, de manera parcial o total, se legaliza el matrimonio entre personas del mismo sexo.

El respaldo del gobierno a esta iniciativa contrasta con la persecución que sufrieron los homosexuales en las primeras décadas de la revolución de 1959.

El régimen de Fidel Castro consideraba la homosexualidad un vicio propio de la sociedad capitalista y burguesa.

Fidel Castro y el Che Guevara

Getty Images
Fidel Castro y el Che Guevara eran conocidos por su escasa tolerancia hacia la homosexualidad.

“No podemos llegar a creer que un homosexual pudiera reunir las condiciones y los requisitos de conducta que nos permitirían considerarlo un verdadero revolucionario, un verdadero militante comunista”, declaró públicamente el gobernante en 1965.

En aquellos años los homosexuales -junto con sacerdotes y otras personas consideradas contrarrevolucionarias- eran detenidos con frecuencia, expulsados de sus empleos y encarcelados en campos de trabajos forzosos llamados UMAP (Unidades Militares de Apoyo a la Producción) para su “rehabilitación”.

Recorte de periódico de Granma sobre las UMAP.

Granma
Unos 25.000 cubanos, según estimaciones, fueron recluidos en las UMAP entre 1965 y 1968. Eran campos de trabajos forzosos inspirados en los de otros países comunistas de la esfera de la URSS en los que se buscaba “reeducar” a personas con tendencias consideradas contrarias a los valores del socialismo y la Revolución.

Tras dos décadas de dura represión, en 1979 se despenalizaron las relaciones entre personas del mismo sexo y comenzó una liberalización gradual que se aceleró ya en el siglo XXI.

“El Gobierno se vio obligado a reconciliarse con su pasado cercano de intolerancia y discriminación para encajar en el nuevo orden global postsocialista. El país necesitaba abrirse al mundo y ofrecer una imagen de apertura”, explicó el historiador cubano Abel Sierra Madero.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.