En Baja California, denuncian abuso de obras para antros y fraccionamientos
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
Foto: Cuartoscuro

“Rescatemos el Valle”: En Baja California, denuncian abuso de obras para antros y fraccionamientos

Los denunciantes explican que de continuar esta tendencia, en 2037 ya no existirán tierras de cultivo en una zona donde se produce 75% del vino mexicano.
Foto: Cuartoscuro
5 de septiembre, 2022
Comparte

Desde 2015, los conciertos masivos, el abuso de construcción de centros nocturnos y fraccionamientos está afectando El Valle en Baja California, denunciaron ciudadanos y agricultores de la zona.

Con la campaña Rescatemos el Valle, ciudadanos señalan que “ha habido una depredación impune, se ha lotificado y vendido la tierra ilegalmente. De continuar esta tendencia, en 2037 ya no existirán tierras de cultivo en una zona donde se produce el 75% del vino mexicano“.

“Entre 2014 y 2019 se perdió 18% de tierra agrícola en El Valle, Baja California y el futuro luce aún más desolador, porque de las 5 mil 445 hectáreas cultivables que había en 2017, el Instituto Municipal de Investigación y Planeación (IMIP) de Ensenada prevé que quedarán menos de la mitad (2 mil) en 2027”, señalan los denunciantes en un comunicado.

En conferencia de prensa, el presidente del Consejo Estatal de Productores de Vid de B.C. Fernando Pérez Castro, detalló la importancia de no ignorar la problemática que se vive actualmente en El Valle.

“No debemos olvidar que la industria del vino contribuye el 1% del PIB agrícola, de eso el Valle de Guadalupe representa el 75% de la producción nacional. Además, la industria emplea directamente a 4 mil 500 personas e indirectamente a más de 10 mil”, señaló.

Además, de acuerdo con Pérez Castro, en El Valle se ha dado un crecimiento desordenado que comienza a amenazar las condiciones ecológicas de la zona que ya ha ocurrido en otros lugares del país.

“El ejemplo más claro es Tulum. Si hace 10 años se hubiera hablado con oceanólogos, pescadores y arqueólogos, hoy no estaríamos viendo las consecuencias de una región que no fue protegida en su momento, que ahora está desbordada. No queremos que suceda en el Valle de Guadalupe”, sentenció.

El Valle Baja California

Foto: Cuartoscuro

Lee: Sembrar deforestación: Los bosques que México pierde por la agroindustria 

Los actos denunciados

Durante la conferencia, se presentaron algunos de los actos que, de acuerdo con los denunciantes, son los que han dañado la zona de El Valle en Baja California.

Se señaló que en los últimos cinco años se han deforestado al menos mil hectáreas de conservación y producción que ahora se usan para antros y casas privadas.

“Este tipo de negocios son impensables en otras zonas vitivinícolas como Napa, Sonoma Valley y Bordeaux pero están proliferando de manera ilegal en el Valle”.

Otro de los puntos señalados fue el “crecimiento descontrolado de los asentamientos humanos, que trae como consecuencia efectos directos sobre: el agua, el suelo, la agricultura, la comunidad y el paisaje”.

Además, se recordó que la comunidad de la zona se opuso a la instalación del Foro APM de eventos masivos y resaltó que la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente resolvió clausurar el lugar por haber desmontado 16 hectáreas de vegetación en zona agrícola y de conservación.

Sin embargo, sostuvieron que “en los próximos meses, el Valle va a recibir a los artistas Intocable, Los Tigres del Norte, Alejandra Guzmán, y Roberto Carlos, repartidos entre dos foros, igualmente masivos: Todos Santos Polo Club y Barón Balché. Los anfiteatros y conciertos masivos desafían una visión rural, agrícola, del Valle”.

El Valle Baja California

Foto: Cuartoscuro

Legislación para salvar El Valle en Baja California

Para lograr un cuidado de la zona, las y los ciudadanos señalan la necesidad de crear una legislación de carácter estatal, en la que se ratifique la naturaleza agrícola de El Valle para que así, cuente con la protección jurídica necesaria.

Además, se pide que dicha reforma estatal deberá ser acompañada de la Secretaría de Economía y la de Medio Ambiente.

“El Valle necesita la participación de la gobernadora y de la Federación para fortalecer y preservar la vocación agrícola. Esto sin duda cabe dentro de los objetivos de rescate al campo de la actual administración y de la Agenda 2030”, se lee en el documento.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

El país donde las mujeres deben pedir permiso a los hombres para tomar pastilla para abortar

Históricamente Japón ha sido extremadamente lento en autorizar drogas y tratamientos para la salud reproductiva de las mujeres.
31 de agosto, 2022
Comparte

El aborto vuelve a estar en el centro del debate público. Pero mientras en Estados Unidos parece estar en retroceso, debido a la sentencia de la Corte Suprema de ese país que dejó de considerarlo como un “derecho constitucional”, en Japón avanza, aunque de una manera peculiar.

En mayo, desde el Ministerio de Salud dijeron al Parlamento que estaban listos para aprobar una píldora para abortar fabricada por la compañía farmacéutica británica Linepharma International.

Sin embargo, aclararon que las mujeres aún necesitarán “obtener el consentimiento de su pareja” antes de que se puedan administrar las píldoras, un requisito que los activistas a favor de la interrupción del embarazo han calificado de patriarcal y obsoleto.

Los abortos médicos, utilizando píldoras en lugar de cirugía, se legalizaron en Francia hace 34 años. En Reino Unido en 1991 y Estados Unidos en 2000.

En muchos países europeos, esta es ahora la forma más común de interrumpir un embarazo. Las píldoras representan más del 90% de los abortos en Suecia y alrededor del 70% en Escocia.

Un récord contradictorio

Japón, por su parte, no solo tiene un historial pobre en materia igualdad de género, sino que ha sido extremadamente lento a la hora de aprobar medicamentos relacionados con la salud reproductiva de las mujeres.

Una protesta a favor del aborto en EEUU

EPA
La decisión de la Corte Suprema de Justicia de Estados Unidos de dejar de considerar al aborto como un “derecho constitucional” ha colocado el tema de la interrupción del embarazo en el debate público.

Los activistas nipones bromean diciendo que el país tardó 30 años en aprobar la píldora anticonceptiva, pero solo seis meses en aprobar el Viagra para la impotencia masculina. Ambos estuvieron disponibles en 1999, pero el último llegó primero.

Y si como la demora no fuera suficiente, la píldora anticonceptiva viene con restricciones, lo que la hace costosa y difícil de usar.

Todo se remonta a la forma en que se legalizó el aborto en Japón.

Pese a que Japón en 1948 se convirtió en uno de los primeros países en el mundo en aprobar una ley que despenalizaba la interrupción del embarazo, la normativa era parte de la Ley de Protección de la Eugenesia.

La decisión no tenía nada que ver con dar a las mujeres más control sobre su salud reproductiva. Más bien, se trataba de prevenir el nacimiento de personas “inferiores”.

El artículo 1 de la ley estipula que el objetivo de la misma era “impedir el nacimiento de descendientes inferiores desde el punto de vista eugenésico y proteger también la vida y la salud de la madre”.

El instrumento fue reformado en 1996 y rebautizado como Ley de Protección de la Salud Materna.

Pero muchos aspectos de la antigua ley sobrevivieron. Así, hasta el día de hoy, las mujeres que desean abortar deben obtener un permiso por escrito de su esposo o, en algunos casos, de su novio.

Historias reales

Ota Minami quedó embarazada después de que su novio se negara a usar condón durante las relaciones sexuales. Los condones siguen siendo la principal forma de control de la natalidad en Japón.

Una mujer sosteniendo una píldora en una mano y un vaso de agua en otra

Getty Images
Japón se alista a aprobar una píldora abortiva desarrollada por una empresa británica, pero para usarla las mujeres en ese país deberán solicitarle un permiso por escrito a sus esposos o novios

Sin embargo, luego se negó a firmar el documento que le permitiría abortar.

“Es extraño, tuve que pedirle que usara anticonceptivos”, relató a la BBC. “Y cuando decidió que no quería usar condón, necesité su permiso para abortar“.

Ota prosiguió diciendo: “El embarazo me pasó a mí y a mi cuerpo, pero necesité del permiso de otra persona. Me hizo sentir impotente. No podía tomar una decisión sobre mi propio cuerpo y mi futuro”.

Las opiniones japonesas sobre el aborto suelen estar influenciadas, más que por ideas religiosas, por una larga historia de patriarcado y puntos de vista profundamente tradicionales sobre el papel de la mujer y la maternidad.

“Es muy profundo”, admitió Ota. “Cuando una mujer queda embarazada en Japón, se convierte en madre, ya no es mujer. Una vez que eres madre, se supone que debes dejarlo todo por tu hijo. Se supone que es algo maravilloso. Es tu cuerpo, pero una vez que estás embarazada, ya no es tu cuerpo”.

Por las nubes

Conseguir una píldora abortiva también puede resultar difícil y costoso, se estima que su precio puede llegar hasta los US$700, ya que es probable que implique ser admitido en un hospital o una clínica, bajo el motivo de proteger la salud de las mujeres.

Retrato de Asuka Someya en una calle japonesa

BBC
La activista Asuka Someya considera que mayor educación y permitirle a las mujeres hacerse con anticonceptivos ahorraran muchos problemas y sobre todo sufrimiento a las japonesas.

“En Japón, después de tomar la píldora abortiva, la mujer tiene que permanecer en el hospital para que podamos monitorearla. Tomará más tiempo que un aborto quirúrgico tradicional”, reconoció a la BBC el doctor Tsugio Maeda, subdirector de la Asociación Ginecológica de Japón.

Las activistas de la salud sexual femenina sostienen que esto no tiene base científica y que persigue proteger un lucrativo negocio.

“Creo que muchas decisiones las toman hombres mayores que nunca tendrán un hijo”, dijo la activista Asuka Someya, quien dirigente una organización favorable al aborto.

Asuka sostiene que todavía hay una gran resistencia en la sociedad japonesa para facilitar el aborto.

El argumento es que si facilita a las mujeres abortar, aumentará el número de quienes lo hagan. Entonces, hacen que sea un proceso difícil y costoso.

Una familia japonesa

Getty Images
La sociedad japonesa es muy conservadora y cuando las mujeres se embarazan se espera que su rol de madre se anteponga no solo a sus carreras profesionales, sino incluso a su condición de mujeres.

Pero, como muestra la evidencia de otros países, limitar las opciones de las mujeres solo aumentará su sufrimiento y no impedirá la interrupción de embarazos no deseados.

La activista aboga por una mejor educación sexual y en que las mujeres japonesas tomen el control de la anticoncepción, en lugar de depender de los hombres para usar condones.

En Europa, la píldora anticonceptiva es la forma más común de control de la natalidad. En Japón, solo lo usa el 3% de las mujeres.

“Quiero que se elaboren más políticas escuchando las voces de las niñas y las mujeres“, concluyó.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=Wdb6YIRv-s0

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.