Orizaba: así fue la balacera del lunes en esta ciudad de Veracruz
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
FOTOS: Daniel GM

Orizaba: una balacera de dos horas golpea su imagen como la ciudad más segura de Veracruz

El enfrentamiento del lunes paralizó a la ciudad veracruzana, que en los números tiene bajos niveles de violencia. Vecinos relatan cómo sufrieron una tarde de terror.
FOTOS: Daniel GM
14 de septiembre, 2022
Comparte

A eso de las 17:00 horas del lunes, Araceli Salcedo estaba en la terraza de su casa cuando la sorprendió el vuelo ruidoso de un helicóptero. 

“¿Y ahora qué sucede?”, se preguntó la mujer, vecina de Orizaba, una ciudad de 123 mil habitantes de la zona centro de Veracruz

Como una abeja, el aparato zumbaba de aquí para allá a muy poca altura, casi rozando los cables del tendido eléctrico. Por ello, a los vecinos no les costó distinguir a simple vista que los dos hombres que portaban armas largas e iban en la parte de atrás del helicóptero eran elementos de la Secretaría de Seguridad estatal. 

En ese instante, Araceli no lo sabía, pero a muy pocas cuadras de su vivienda, en pleno centro de Orizaba, el caos ya se había desatado. 

La confusión y las redes sociales hicieron su aparición. Algunos usuarios reportaban que había ocurrido un robo a un banco cercano al boulevard, la calle principal. Pero, muy pronto, esa versión fue desmentida por los medios de comunicación locales, como El Mundo de Orizaba, que comenzaron a reportar en vivo desde la calle Sur 15, entre las calles Oriente 2 y 4, que estaba teniendo lugar un intenso intercambio de balazos en una vivienda. 

Ahí, atrincherados en el interior de una casa de seguridad, dos presuntos sicarios se grababan en un video que difundieron en internet, en el que aseguraban nerviosos que se querían entregar a las autoridades tras ser descubiertos, pero los policías estatales no lo permitían. 

“Yo me voy a entregar. Pero son los policías estatales los que me van a matar. Aquí están nuestros rostros”, dijo uno de los presuntos criminales a la cámara. 

Mientras tanto, afuera del domicilio, las detonaciones y las bombas de humo se multiplicaban al mismo tiempo que las escenas de pánico. Los automovilistas que transitaban ajenos a la situación por la calle Sur 15 frenaban en seco uno tras otro tras percatarse de la balacera hasta formar una larga fila, para luego abandonar los vehículos y comenzar a correr despavoridos por las banquetas en busca de refugio en alguna casa. 

Aunque lo peor se estaba viviendo a unos metros de la presunta casa de seguridad, donde se ubica una escuela primaria. 

“¡Agachados, por favor!”, gritaba una persona vestida con un chaleco amarillo, como los que usa Protección Civil cuando hay un sismo, mientras de fondo se escuchaban los tableteos metálicos de armas largas soltando metralla. 

“¡Muévanse!”, gritaba de nuevo, a la par que decenas de jóvenes alumnos corrían agachados por los pasillos, tratando de cubrirse con sus mochilas del posible impacto de una bala perdida.

“Fue espantoso”, dice en entrevista un vecino que presenció los hechos. “Se vivieron momentos de pánico. Los niños estaban muy mal y los padres entraban corriendo desesperados a sacarlos como fuera. Parecía una película”. 

Afuera de la escuela, un hombre en estado de shock se tiró al piso para tratar de protegerse con el poste de una luminaria, junto a una pintoresca iglesia antigua de fachada amarilla y azul. 

En frente, dos mujeres jóvenes se cubrían detrás de unas jardineras, al tiempo que lloraban presas del pánico. Muy cerca, otra mujer salía de la escuela cargada con su hijo en brazos y corriendo hacia ninguna parte. 

“¡Ehhh! ¡Todo el mundo a la pared! —ordenó un soldado al ver que la calle donde estaba teniendo lugar la balacera era un descontrol de personas corriendo por todas partes, lo cual le obstaculizaba su campo de visión—. ¡Todo el mundo a la pared! —volvió a gritar agachado, en posición de combate y cortando cartucho. 

A estas alturas del suceso, y después de que las autoridades veracruzanas anunciaran que se había activado el código rojo y pidieran a la población no salir de sus viviendas, una enorme tanqueta gris de la Marina ya patrullaba la zona, al igual que patrullas de la Guardia Nacional y el helicóptero de Seguridad estatal que, según algunos testimonios, también realizó disparos desde las alturas hacia la casa de seguridad. 

A la par, mientras tenía lugar la balacera, a unos pocos kilómetros, en la autopista federal que va de Orizaba a la vecina Córdoba, unos sujetos detuvieron un tráiler y le prendieron fuego bloqueando la carretera. Y cerca de ahí, entre la pequeña localidad de Fortín de las Flores y Córdoba, sobre el boulevard, otras personas armadas quemaron una de las bombas despachadoras de una gasolinera provocando otro incendio. 

Finalmente, tras algo más de dos horas de terror, dos policías accedieron a la casa de seguridad, en cuyo interior quedaron marcados los impactos de las balas. El momento también fue registrado en video por uno de los presuntos agresores. 

“Te voy a poner a disposición del MP, mi hermano”, se aprecia que le dijo uno de los policías, que portaba arma larga, chaleco antibalas y numerosos cargadores al pecho. 

“¿Me vas a golpear?”, le preguntó el supuesto agresor. 

“No, te doy mi palabra, mi hermano”, le respondió el policía mirando a la cámara y levantando ambas manos al aire. 

“En ningún momento te vamos a golpear”, intervino el otro policía, que traía una mano puesta en el fusil de asalto. 

“Pero nosotros dijimos que nos íbamos a entregar”, repuso el presunto sicario. “Yo tengo palabra, pero ustedes ya mataron a mi camarada”, se quejó el hombre, a lo que uno de los policías le respondió levantando de nuevo ambas manos y diciéndole que él “acababa de llegar” a la escena de los hechos. 

Poco después, el secretario de Seguridad Pública veracruzano, Hugo Gutiérrez Maldonado, informó en Twitter a la ciudadanía que el orden ya había sido restablecido, que se había logrado la detención de dos personas y que se abatió a otra, sin que hasta el momento haya trascendido su identidad. También dijo que uno de los detenidos fue identificado como Faustino “N”, ‘el Tino’, quien es un presunto integrante de una banda delictiva que trabaja para ‘el Momo’, líder de una célula criminal que opera en el estado. 

Ya en la noche, la vecina Araceli Salcedo se armó de valor y salió a caminar por el centro de Orizaba, que estaba poblado únicamente por patrullas de todos los colores y corporaciones. 

Los balazos ya no se escuchaban y el silencio cubría de nuevo toda la ciudad. Sin embargo, el pánico seguía presente en este pueblo mágico. Muy poca gente logró conciliar el sueño tras la pesadilla. 

¿Ciudad segura?

La mañana del día después, las autoridades de los tres niveles de gobierno se apresuraron a quitarle importancia a los hechos de violencia en Orizaba. 

El presidente Andrés Manuel López Obrador dijo en la mañanera que lo ocurrido “no fue tan grave” y que se trató más de un asunto de “propaganda en redes” que fue aprovechado por sus adversarios políticos para darse “el gusto”. 

El gobernador Cuitláhuac García aseguró que Orizaba “no es un foco rojo de inseguridad” y destacó la coordinación entre fuerzas militares, policiales, navales y de la Guardia Nacional para contener la situación. 

Mientras, el alcalde Juan Manuel Diez también dijo estar “contento” con la forma de operar de las autoridades policiacas. 

“Pasamos un rato difícil. Hay muchos delincuentes, ¿o no? —preguntó a los periodistas que lo abordaron ayer martes—. Sumen todos los días lo que hay en México y vamos a ver que es peor que la guerra de Ucrania. Pero aquí hubo un evento, y damos gracias a Dios que hubo cero heridos entre la población”. 

Apenas el pasado 31 de agosto, luego de que en el primer trimestre del año aumentaron los robos de autopartes y vehículos, el alcalde había insistido en que Orizaba es “una ciudad segura” y con una de las mejores policías del estado. 

Las cifras oficiales del Sistema Nacional de Seguridad Pública avalan sus dichos: en todo 2021, el municipio registró 12 homicidios dolosos, una tasa de 9.7 por cada 100 mil habitantes (la tasa de Veracruz ese año fue de 14 por cada 100 mil). Y en 2020, la cifra fue aún menor, con apenas 10 asesinatos en todo el año y una tasa de 8.0 por cada 100 mil habitantes. 

Estos datos contrastan, por ejemplo, con los registrados por la ciudad vecina, Córdoba, que con 43 asesinatos en 2021 acumuló una tasa de 21 homicidios por cada 100 mil personas, el doble de Orizaba.

En cuanto a las lesiones dolosas con armas de fuego o arma blanca, Orizaba lleva registradas hasta junio de este año un total de 95 denuncias, por 174 de Córdoba, también casi el doble. 

No obstante, para Araceli Salcedo, que además de vecina de la localidad es activista y madre buscadora de su hija Rubí Salcedo Jiménez, una joven desaparecida hace 10 años en Orizaba a manos del crimen organizado, las estadísticas no siempre reflejan la realidad que vive la población. 

“Es una mentira que aquí no pasa nada”

“Ayer se demostró que Orizaba está muy lejos de ser un paraíso, como quieren hacer ver las autoridades. Es mentira eso de que aquí no pasa nada. ¡Claro que pasa! ¡Y todos los días!”, exclama enojada la mujer, fundadora del Colectivo Familias de Desaparecidos Orizaba-Córdoba, que apenas acaba de concluir las labores de búsqueda en Campo Grande, en las inmediaciones de Orizaba, donde localizó numerosas fosas clandestinas del crimen organizado con 53 cuerpos, de los cuales ya se entregaron 18 a familiares. 

El problema, expone la activista, es que existe “un gran temor” entre la ciudadanía para denunciar que son víctimas de extorsiones, robos o secuestros. 

“Hay mucha desconfianza hacia la policía. Mucha gente que viene al colectivo porque le desaparecieron a alguien nos dice que les tienen pánico a las patrullas, a la autoridad, porque no saben qué pueden hacerles. Entonces, yo me pregunto, ¿eso es vivir en una ciudad segura?”, cuestiona la mujer.

‘Alberto’, que pide proteger su verdadera identidad, expone que, en efecto, “en cuestión al menos de cifras”, Orizaba es de las ciudades más seguras de Veracruz y del país. En diciembre de 2020, por ejemplo, fue elegida por el Índice de Paz México, elaborado por el Instituto de Economía y Paz, como la ciudad más segura de los 212 municipios veracruzanos, y también como la más segura de México debido a sus bajos índices delictivos, especialmente de homicidios. 

“Como tal, la ciudad es tranquila”, recalca ‘Alberto’. “Pero también es un secreto a voces que la policía tiene que ver en muchas situaciones con el crimen organizado de las zonas aledañas a Orizaba, con los que llegan a acuerdos para que hagan todas sus actividades ilegales en esas localidades y no en la ciudad que lleva años cultivando una muy buena imagen y que, de hecho, se ha convertido en uno de los grandes atractivos turísticos de Veracruz”.

Por eso —apunta—, cuando tienen lugar balaceras y hechos de violencia como los del lunes pasado, la “conmoción y la psicosis” se extienden rápidamente por la ciudad. 

“Nos hemos acostumbrado a ver que los enfrentamientos y los hallazgos de fosas se producen en las comunidades aledañas para cuidar la imagen de Orizaba”, dice ‘Alberto’. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Coahuila: la decepción de las familias de los 10 mineros atrapados hace casi un mes

Las familias de los mineros atrapados en Coahuila pierden la esperanza de verlos con vida después de que el gobierno asegurara que su rescate necesitará de 6 a 11 meses más.
31 de agosto, 2022
Comparte

A poco de cumplirse un mes de la tragedia este próximo sábado, la esperanza de los familiares de los diez mineros atrapados en un pozo de carbón en México se apaga poco a poco.

El primer varapalo fue cuando, después de que las galerías donde trabajaban se inundaran el 3 de agosto por el agua de minas cercanas abandonadas en Sabinas, en el estado norteño de Coahuila, una nueva inundación echó por tierra el trabajo de casi dos semanas de bombeo de líquido y hubo que volver a empezar.

El golpe definitivo para las familias fue cuando las autoridades les comunicaron el pasado jueves que la estrategia a seguir ahora sería la de hacer un tajo a cielo abierto para descender 60 metros y llegar donde están los hombres en la mina de El Pinabete.

¿El mayor problema? Que serán necesarios al menos seis meses para hacerlo, lo que terminó por dinamitar el ánimo de las familias.

“De seis a 11 meses de trabajo es mucho, ¿qué nos van a entregar entonces de mi hermano?”, le dice a BBC Mundo Magdalena Montelongo, hermana de Jaime, uno de los mineros atrapados.

“Al principio teníamos mucha esperanza. Pero fue pasando el tiempo y cuando se vino la otra ola de agua… se va perdiendo. Ahorita, como ya van a hacer esto, se me hace difícil que los veamos con vida”, reconoce resignada la mujer.

En todo este tiempo no ha habido ningún contacto con los mineros, quienes no tenían comida ni agua potable. El gobierno, sin embargo, ha rechazado oficialmente que se les dé por muertos.

Volvió a la mina para ayudar a sus compañeros

Con 61 años, Jaime Montelongo es el veterano del grupo de los hombres atrapados.

Hijo y padre de mineros, lleva trabajando en ello desde los 14 años y, aunque ya estaba retirado desde el año pasado, decidió regresar a la mina porque “se sentía bien”.

Map

Su hermana Magdalena habla de él intercalando tiempos verbales en presente y pasado, fruto probablemente de la incertidumbre. Recuerda cómo uno de los mineros sobrevivientes le contó que Jaime pudo haber escapado junto a él, pero decidió ayudar a sus compañeros.

“Oyeron un fuerte estruendo, y luego otro. Mi hermano empezó a hablar al resto por el radio: ‘¡gente, gente!’, pero no había respuesta. Entonces él le dijo a este compañero que se fuera en el bote y regresó para avisar al grupo”, relata la mujer.

Su colega sobreviviente se subió al bote y, en cuestión de segundos, estaba prácticamente cubierto por toda el agua que llegaba con fuerza. Logró salir, pero de Jaime nunca supo nada más.

“No sé, creo que él sentía el deber y la responsabilidad de traerse a los demás compañeros… nunca pensó la magnitud del problema que se venía”, dice su hermana, quien lo define como alguien “muy noble” y bueno. “Los muchachos de la mina decían que sí se enoja, pero que no los regañaba”.

Jaime Montelongo

AFP
Jaime Montelongo trabaja en la mina desde los 14 años.

Sobre el nuevo método de rescate elegido, la mujer asegura no estar de acuerdo. Las autoridades, sin embargo, defendieron que esta es la propuesta más sólida y de menor riesgo para los rescatistas según los análisis de especialistas.

“La otra (opción) es que sigamos bombeando, que saquemos toda el agua de Pinabete, de Conchas Norte, de Mina 6, acuérdense que Pinabete está rodeada de minas, pero esto (…) llevaría 24 meses. El tema es que puede haber un gran riesgo de colapso”, dijo Laura Velázquez, coordinadora de Protección Civil.

Rechazo e indemnizaciones

Inicialmente, los familiares se negaron a aceptar esta nueva estrategia por todo el tiempo que requerirá. Montelongo no entiende por qué no se optó por esta técnica desde el principio ni por qué las autoridades mexicanas se demoraron dos semanas en pedir asesoría de especialistas extranjeros.

“Se dejó pasar mucho tiempo, pienso que en la primera semana los podrían haber rescatado pero hizo falta gente más capacitada para este tipo de situaciones”, opina.

Familiares de mineros

AFP

Finalmente, el pasado fin de semana, las esposas de los mineros aceptaron la técnica del tajo a cielo abierto.

En la zona se levantará un memorial y el gobierno también les entregará una indemnización “por encima de lo convencional”, según adelantó el presidente mexicano, Andrés Manuel López Obrador, aunque no se ha determinado la cantidad.

“Para nosotros, nuestro hermano no tiene valor económico. En ese momento dijimos ‘ya no hay nada que hacer más que resignarnos y entregar nuestro hermano a Dios’. Estamos decepcionados e impotentes, no nos han dejado otra opción”, lamenta Montelongo.

López Obrador, quien insistió en que las tareas de rescate no se detendrán y que “no va a suceder lo de Pasta de Conchos” -en referencia a otra mina en Coahuila donde una explosión de gas en 2006 dejó 65 muertos, de los que 63 cuerpos nunca fueron recuperados-, dijo entender el dolor de las familias.

Este domingo, el mandatorio admitió que los familiares no estaban satisfechos al principio con la opción del rescate planteado por el gobierno.

“No aceptaban por el tiempo. Se pusieron muy tristes, es una situación muy difícil, estaban muy alterados y no querían nada, y ya, pues han aceptado”, dijo el presidente, quien se comprometió a “trabajar con mucha rapidez para sacar los cuerpos”.

AMLO en la zona del derrumbe

Gobierno de México
López Obrador visitó la zona del siniestro el 7 de agosto.

El papel de familiares y esposas

Magdalena Montelongo tampoco oculta su decepción por el hecho de que las autoridades no hayan tomado en cuenta la opinión de otros familiares de los mineros, sino que solo se reunieron con las esposas “una por una y a puerta cerrada” para plantearles la opción del tajo abierto, a la que finalmente dieron el sí.

La Organización Familia Pasta de Conchos (OFPdC), un colectivo defensor de los derechos de los mineros, criticó que solo se escuchen la opinión de las esposas.

“No es justo ni correcto porque, antes de ser esposos, fueron hijos y hermanos. Todos son víctimas. Pero el gobierno habla con las esposas porque así se ahorra broncas: los familiares pueden ser más objetivos y no se les puede presionar con indemnizaciones… a las viudas, sí”, dice Cristina Auerbach, defensora de Derechos Humanos en OFPdC.

El colectivo tampoco aprueba la nueva estrategia al considerar que es irreal ni aún el plazo de seis a 11 meses. “Si es una mina a cielo abierto, requieren mover cuando menos cinco millones de toneladas de tierra (equivalente a llenar tres veces el estadio Azteca), más de 1600 trabajadores, camiones de carga de 200 y 300 toneladas…”.

Mina del accidente

AFP
La nueva técnica para el rescate de los mineros comenzará en los próximos días.

“Cuando estaban aquí los especialistas extranjeros, se habló de encapsular y poner barreras para aislar el pozo del agua de las minas cercanas. Nunca se habló de tajo a cielo abierto”, cuestiona Auerbach en entrevista con BBC Mundo.

También critica que la propuesta no venga de cuadrillas de rescate de empresas de la región ni de expertos en minas de carbón, sino que esté liderada por Protección Civil y la Comisión Federal de Electricidad (CFE).

“La CFE no tiene minas de carbón, solo lo compra, ni tiene experiencia en rescate minero. ¿Entonces por qué va a encargarse de los rescates? Es absurdo, no sabemos por qué”, afirma.

Mayor región carbonífera de México

Tras lo ocurrido, la Fiscalía solo acusó hasta el momento a un joven como “probable responsable en explotación ilícita del subsuelo”.

Según el propio López Obrador, este podría no ser el dueño de la empresa responsable de la mina sino un simple prestanombres sin poder real con el que se trate de evitar que se conozca el nombre del concesionario.

Coahuila se ha convertido en un verdadero punto negro para desarrollar esta profesión. Sin contar grandes minas a cielo abierto, al menos 153 personas han muerto en el estado desde 1996 en pozos y pequeñas minas y cuevas, según un conteo de OFPdC.

“El trabajador está en la mina por necesidad, pero lo hacen en condiciones inhumanas y por 200 pesos (unos US$10) por tonelada de carbón. ¿Quiénes son los beneficiados? Los dueños, que son los que más ganan. Y también la Secretaría de Trabajo debería inspeccionar esas condiciones”, responde Magdalena Montelongo a la pregunta sobre quiénes son responsables de esta situación.

Jaime Montelongo

AFP
La familia de Jaime Montelongo improvisó un altar con su imagen a las afueras de la mina.

En Coahuila se produce el 99% del carbón utilizado en México por la CFE, empresa estatal clave en el proyecto energético del presidente. Pese a esta alta cifra, Auerbach puntualiza que el carbón solo representa “el 4% de la matriz energética” del país.

“Si oyes lo del 99%, piensas que es una locura pedir que se detenga la producción porque dicen que genera desarrollo en la región… pero lo que deja es una estela de muerte brutal. Si fuéramos más sensibles, después de esta tragedia deberíamos dejar de consumir ese 4%”, opina.

La miembro de OFPdC dice estar sorprendida por el hecho de que no se estén revisando todos los contratos de concesiones de minas en la zona.

“Todo el mundo sigue sacando carbón como si nada. Así que es cuestión de tiempo que vuelva a suceder”, concluye.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=FL9hB7wQsZA

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.