Rusia despide a Mijaíl Gorbachov sin presencia de Putín
close
Recibe noticias a través de nuestro newsletter
¡Gracias! Desde ahora recibirás un correo diario con las noticias más relevantes.
sync
AFP

Rusia despide a Mijaíl Gorbachov; el presidente Putin no asiste

Gorbachov falleció el martes a los 91 años de una "larga y grave enfermedad", fue enterrado en el cementerio de Novodévichi en Moscú.
AFP
Por AFP
3 de septiembre, 2022
Comparte

Miles de rusos dieron su último adiós este sábado a Mijaíl Gorbachov, el último líder de la Unión Soviética, en una ceremonia sin brillo y sin la presencia del presidente Vladimir Putin.

Gorbachov, que falleció el martes a los 91 años de una “larga y grave enfermedad”, fue enterrado en el cementerio de Novodévichi en Moscú, junto a su esposa Raisa, fallecida en 1999, mientras que una orquesta militar tocaba el himno nacional ruso.

Durante su permanencia en el poder, de 1985 a 1991, esta figura clave del siglo XX impulsó reformas democráticas y económicas para tratar de salvar a la Unión Soviética, poniendo de ese modo fin a la Guerra Fría.

Pero el proceso histórico que generó precipitó el desmembramiento del país que durante décadas había disputado la primacía mundial con Estados Unidos.

Ese legado contrastado le vale hasta hoy el aprecio de los países occidentales, que lo ven como un hombre de paz.

Muchos rusos, en cambio, le atribuyen el repliegue geopolítico de Moscú y el desmoronamiento económico y moral de Rusia en los años posteriores a la desaparición de la URSS.

Confirmando esa desafección, el gobierno ruso no decretó ningún día de duelo oficial. Además la ceremonia se desarrolló en ausencia de Vladimir Putin, lo que el Kremlin atribuyó a problemas de agenda.

Centenares de personas hicieron cola no obstante durante la mañana ante la Casa de los Sindicatos, un lugar simbólico de Moscú donde se velaron los restos de varios dignatarios comunistas, entre ellos los de Josef Stalin en 1953, para dar su último adiós a Gorbachov.

En el interior podía verse un gran retrato del difunto exdirigente junto a su féretro abierto. A un lado estaba sentada Irina, la hija de Gorbachov, junto con otros familiares.

Lee: Muere Mijaíl Gorbachov, el líder reformista que no pudo evitar la caída de la Unión Soviética

Flanqueando el féretro se encontraban dos guardias de uniforme, mientras los visitantes depositaban flores y se inclinaban en señal de respeto.

Viktor Orban presente

En plena crisis abierta entre Moscú y Occidente a causa del conflicto en Ucrania, ningún gran líder mundial estuvo presente en la ceremonia.

El primer ministro húngaro Viktor Orban, cercano al Kremlin, es el único dirigente extranjero que visitó Moscú, donde se inclinó ante los restos de Gorbachov.

Gorbachov fue una de las razones por las que Europa Central “se deshizo del comunismo pacíficamente, sin pérdidas humanas ni derramamiento de sangre”, destacó Orban en Facebook.

A su vez el presidente turco Recep Tayyip Erdogan presentó sus condolencias durante una entrevista telefónica este sábado con su homólogo ruso, indicó el Kremlin

Putin tampoco ignoró totalmente el deceso. El jueves visitó el hospital donde falleció Gorbachov y la televisión lo mostró inclinándose ante el féretro, sobre el cual colocó flores.

El miércoles, el actual hombre fuerte de Rusia rindió a Gorbachov un homenaje con implicaciones mínimas, al afirmar que fue “un estadista que tuvo un gran impacto en la evolución de la historia mundial” y que se había esforzado en proponer “sus propias soluciones a problemas urgentes”.

La relación entre Putin y Gorbachov osciló entre momentos de estima y de reproches, antes de dejar lugar a una cordial indiferencia mutua.

Las capitales occidentales recordaron en cambio cálidamente la figura de Gorbachov, por haber propiciado el acercamiento Este-Oeste y la reducción de los arsenales nucleares, lo cual le valió en 1990 el Premio Nobel de la Paz.

El presidente estadounidense, Joe Biden, definió a Gorbachov como “un líder excepcional, con imaginación para ver que un futuro diferente era posible y el coraje de arriesgar su carrera para lograrlo”.

Alemania, cuya reunificación fue posibilitada por la caída del Muro de Berlín en plena era Gorbachov, anunció que el sábado las banderas de Berlín estarían a media asta.

En Rusia, en cambio, Gorbachov es muchas veces descrito como el sepulturero de la gran potencia soviética, que tuvo un fin humillante.

El primer presidente de la Rusia postsoviética, Boris Yeltsin, al frente del país durante la dolorosa transición a una economía de mercado, tuvo funerales nacionales en 2007.

A esas ceremonias asistieron tanto Gorbachov como Putin, que había sido designado por Yeltsin como su sucesor.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal

Lula y Bolsonaro se enfrentarán en segunda vuelta en Brasil tras una votación cerrada

La mayor democracia de América Latina elegirá en segunda vuelta a su próximo presidente después de que ningún candidato consiguiera este domingo el 50% de votos necesarios para proclamarse vencedor.
3 de octubre, 2022
Comparte

Brasil, la mayor democracia de América Latina, elegirá a su próximo presidente en segunda vuelta después de que ningún candidato alcanzara este domingo el 50% de votos necesarios para proclamarse vencedor.

En una votación más ajustada de lo que pronosticaban las encuestas y con más de 99% de los sufragios contabilizados, el izquierdista Luiz Inácio Lula da Silva logró el 48.33% de los votos, frente al 43.28% del actual presidente brasileño de ultraderecha, Jair Bolsonaro.

En tercera posición se ubicó Simone Tebet, con el 4.17% de los sufragios, seguida de Ciro Gomes, con el 3.05%.

En esta jornada electoral, que ha trascurrido sin graves incidentes y con largas filas en los centros de votación, 156 millones de brasileños estaban llamados a las urnas. Además del presidente, también se elegía a los representantes de la Cámara de Diputados, a un tercio del Senado, a los gobernadores de los 26 estados y del Distrito Federal, y todos los parlamentos estatales.

Observadores electorales internacionales dijeron a BBC que esta votación fue “justa y transparente”, pese a las afirmaciones de Bolsonaro de que podría haber fraude.

También señalaron que el buen desempeño de Bolsonaro, que superó los pronósticos de las encuestas, desafía su afirmación infundada de que hay “una máquina de fraude” dentro del tribunal electoral.

Las últimas encuestas colocaban a Lula como líder en las intenciones de voto, con una ventaja de entre seis y 14 puntos sobre Bolsonaro. Algunas dejaban incluso abierta la posibilidad de que ganara la presidencia en esta primera vuelta.

La segunda vuelta entre Lula y Bolsonaro se celebrará en cuatro semanas, el domingo 30 de octubre.

Quien obtenga más votos en esa votación será declarado presidente electo. El nuevo presidente prestará juramento el 1 de enero de 2023.

Bolsonaro llega a la segunda vuelta con una tarea inédita en la historia electoral brasileña: superar al vencedor de la primera vuelta para ganar las elecciones.

Entre los desafíos que enfrenta el actual presidente brasileño están la ventaja numérica de Lula en la primera vuelta, el alto rechazo del electorado, el bajo potencial para atraer votantes de otros candidatos, un presupuesto de campaña restringido y una lenta recuperación de la economía.

Lee: Elecciones en Brasil: 3 claves para entender el áspero duelo entre Bolsonaro y Lula da Silva

Brasil

Getty Images
Se registraron lasrgas filas en los centros de votación.

Una prórroga

Tras conocerse los resultados de la primera vuelta, Lula compareció en público para hacer balance de la votación.

“Ayer, en la conferencia de prensa, les dije que en todas las elecciones a las que me presento quiero ganar en la primera vuelta, pero no siempre es posible”, dijo el cantidato del PT, quien puede regresar a la presidencia de Brasil tras haber pasado 580 días en prisión, antes de que sus condenas por corrupción fueran anuladas por la justicia.

Lula también afirmó que pasar a la segunda vuelta “es solo una prórroga” y aseguró que ganará las elecciones.

“Durante toda esta campaña íbamos adelante en las encuestas de opinión pública, de todos los institutos, y yo siempre pensé que íbamos a ganar estas elecciones y les quiero decir que vamos a ganar estas elecciones. Es tan solo una prórroga”, dijo.

Lula Da Silva

Reuters

Bolsonaro, al votar este domingo en Vila Militar, Río de Janeiro, volvió a poner en duda la seguridad de las urnas electrónicas y se negó a responder si reconocería los resultados del Tribunal Superior Electoral en caso de ser derrotado.

“Tanta gente en la calle apoyándonos, lamentablemente no lo vieron en la prensa. Es parte de las reglas del juego. Lo que cuenta es Datapueblo (an alusión a la encuesta de Datafolha, que lo situaba 14 puntos por detrás de Lula). ¿Elecciones limpias? No hay problema. Que gane el mejor”, aseguró el mandatario.

Como hizo este domingo, en las semanas previas a las elecciones, Bolsonaro puso en duda el sistema de votación, alegando, sin proporcionar pruebas, que es susceptible al fraude.

La autoridad electoral ha desestimado las acusaciones como “falsas y deshonestas”.

Jair Bolsonaro

EPA

“El bien contra el mal”

Durante la campaña, Bolsonaro planteó los comicios como “una lucha del bien contra el mal”, se presentó como garante de los valores conservadores y cristianos, y se refirió a Lula como un “ladrón” que puede llevar a Brasil hacia un socialismo como el de Venezuela.

Lula, por su parte, ha buscado ampliar su base electoral con acuerdos como el que alcanzó con su candidato a vicepresidente, Geraldo Alckmin, un exrival suyo de centroderecha al que derrotó en 2006.

El líder izquierdista tampoco rehuyó de la confrontación directa con Bolsonaro, a quien calificó de “genocida” por su respuesta a la pandemia de COVID-19, y sostuvo que en las elecciones se juega “la democracia contra el fascismo”.

Las mayores preocupaciones de los brasileños pasan por temas económicos como el desempleo o la inflación, así como por la salud, según distintos sondeos.

Un hombre en Brasil muestra un plato que tiene escrita la palabra "hambre" en portugués.

Reuters
La el hambre y la inseguridad alimentaria moderada afectan a tres de cada 10 brasileños.

Esta elección será la primera en Brasil luego de la pandemia que golpeó al país y dejó más de 685 mil muertes mientras Bolsonaro comparaba el COVID-19 con una “gripecita” y se mostraba escéptico sobre las vacunas para combatirlo.

La economía brasileña entró en recesión en 2021 y, si bien volvió a crecer desde hace casi un año y la tasa de desempleo cayó a 9.1% en julio, la mejora está lejos de ser percibida por la población en general.

El 15% de brasileños (unos 33 millones de personas) pasa hambre y más de la mitad de la población (125 millones de personas) padece en algún grado de inseguridad alimentaria, de acuerdo a un estudio de la red Penssan.


Ahora puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

https://www.youtube.com/watch?v=S5Lkm_l-47M&t=1s

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia. Tú puedes ayudarnos a seguir. Sé parte del equipo. Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.

#YoSoyAnimal
close
¡Muchas gracias!

Estamos procesando tu membresía, por favor sé paciente, este proceso puede tomar hasta dos minutos.

No cierres esta ventana.