Home
>
Hablemos de...
>
Educacion
>
A 50 años de su muerte, así sobrevive el legado de Eugenio Garza Sada
A 50 años de su muerte, así sobrevive el legado de Eugenio Garza Sada
Foto: Especial
6 minutos de lectura
A 50 años de su muerte, así sobrevive el legado de Eugenio Garza Sada
El capitalismo social que promovió el empresario Eugenio Garza Sada significó una forma diferente de hacer y ver los negocios que hasta la fecha prevalece, tras su muerte.
09 de octubre, 2023
Por: Contenido Animal Político
@ 
0

Dirigir y ser parte fundamental del crecimiento de una de las empresas que hoy en día es una de las principales empleadoras del país, así como promover y fundar una institución que ocupa la segunda posición en el ranking de las mejores universidades del país, es sólo parte del legado de Eugenio Garza Sada, a pesar de que son ya 50 años de su muerte.

La influencia de Garza Sada abarca diversos ámbitos, como la educación, el empresarial y el bienestar social, así como influencia en las generaciones presentes y futuras. 

En esta entrevista con César Salinas Márquez, director del Centro de Información del Desarrollo Económico y Social, el académico destacó la trayectoria del empresario que transformó la sociedad mexicana y cómo su filosofía de “capitalismo social” sigue siendo relevante en la actualidad.

“El ámbito social es en el que más destacó Eugenio Garza Sada. Empresarios hemos tenido muchos en México, pero uno que destaque así es difícil de encontrar en cualquier latitud del mundo. Él tenía una forma de ver el negocio en el que decía: ‘la empresa está diseñada para que su funcionamiento traiga progreso social’. Eso pensarlo en su época que fue de los cuarenta a los setenta era algo muy novedoso; nosotros le llamamos capitalismo social. Esa forma de pensar a la empresa como la sociedad trabajando en conjunto para llegar a un bien común”, explicó el directivo del CIDES, que es parte de los acervos del Centro Eugenio Garza Sada y tiene como objetivo potenciar la capacidad transformadora de líderes e instituciones para tener una sociedad más próspera, justa y participativa. 

El 50 aniversario de la muerte de Eugenio Garza Sada coincidió con una controversia con los nuevos libros de texto y la forma en que murió el empresario. 

En medio de esta coyuntura, Salinas Márquez indicó que es importante difundir el legado de Eugenio Garza Sada de manera positiva, pues conisdera que la controversia surgida en torno a los libros de texto intenta justificar su asesinato.

“Teníamos que responder de forma institucional a algo que consideramos que no se estaba contando correctamente. El hablar con eufemismos del asesinato de Eugenio Garza Sada no es la primera vez que sucede, pero lo que no nos pareció y no es ni justo ni digno es que en un libro de texto que se publicó este año justamente se aborde desde una perspectiva de justificación al asesinato”, agregó.

eugenio-garza-sada-legado-muerte 2
Casa de la familia de Eugenio Garza Sada en Monterrey | Foto: Especial

Los orígenes de Eugenio Garza Sada

Para comprender el origen de la visión de Eugenio Garza Sada, es esencial explorar su historia personal y las influencias que moldearon su pensamiento.

Salinas Márquez señala que su padre fue una figura fundamental en su vida, transmitiéndole el espíritu emprendedor y la importancia de la libre empresa. Además, su tío Francisco Quezada y su primo Luis Quezada influyeron en su perspectiva social. Ambos estaban involucrados en la cervecería Cuauhtémoc, donde dice que mantuvieron una relación cercana y amistosa con los trabajadores. La observación de estas relaciones laborales influyó en la forma en que Eugenio Garza Sada entendió la responsabilidad social empresarial.

Francisco Quezada, hijo de uno de los fundadores de la cervecería, trataba toda la parte del personal y era quien tenía contacto con los trabajadores y con sus necesidades.

“Era una persona que cada que cumplía años los trabajadores le llevaban serenata a su balcón. Lo mismo hereda Luis Quezada, que funda la sociedad Cuauhtémoc y Famosa, que es la que empieza a dar todas las prestaciones a los trabajadores, que están muy por encima de los estándares mundiales, dentro de la cervecería Cuauhtémoc”, recordó el académico.

En los años cuarenta, tras el fallecimiento de Luis Quezada, Eugenio Garza Sada se encarga de la parte social en la compañía y la mejora.

“¿Qué hace Eugenio? El emprendimiento y la postura social los lleva a un punto, quizás el más alto que ha tenido la empresa y la empresa mexicana en todas las épocas. ¿Qué lo lleva a hacer esto? La Revolución mexicana. Eugenio va a estudiar a la ciudad de Monterrey 12 años, desde que es un niño, y en 1914, cuando se gradúa, no puede volver a la ciudad, eso fue algo que marcó completamente su vida porque cuando quiere volver en 1914 está la Revolución ya en Monterrey y tomaron la cervecería Cuauhtémoc, por los constitucionalistas, casi hacen que quiebre la empresa”, añadió Salinas Márquez

En medio de la Revolución y la amenaza al patrimonio familiar durante ese periodo llevaron a Eugenio a desarrollar una mentalidad de evitar conflictos y buscar soluciones pacíficas para las demandas de justicia social planteadas por el conflicto.

Leer más | 30 años del Premio Eugenio Garza Sada: un reconocimiento al compromiso social en México

Monterrey, el epicentro

El legado de Eugenio Garza Sada es especialmente visible en Monterrey. Salinas Márquez destaca que su mayor contribución fue el Tecnológico de Monterrey. Para fundarlo, el empresario logró convencer a otros líderes empresariales de que México podría tener una institución educativa de nivel internacional que ofreciera una alternativa a la juventud mexicana sin necesidad de estudiar en el extranjero. Esta visión se convirtió en el Tecnológico de Monterrey, una universidad de prestigio que ha graduado a miles de profesionales exitosos y ha influido en la educación superior en México y América Latina.

“Pensar en una escuela como el MIT (Massachusetts Institute of Technology) en Latinoamérica, en los años cuarenta era inimaginable y que de toda Latinoamérica se hiciera en México pues todavía más difícil, y de que en todo México fuera en Monterrey, es impensable. Fue una labor titánica de convencimiento, de apoyo, de respaldo económico durante los 15 años de déficit”, consideró.

De hecho, la mayor parte del archivo de Garza Sada encontrado y resguardado en su casa es sobre la fundación y operación del Tecnológico de Monterrey.

“Lo que él quería era formar a los líderes que iban a guiar ciertos aspectos del país (el económico, el social, el cultural, el educativo), prácticamente la formación de líderes era una de sus preocupaciones, y en el Tec de Monterrey puso muchos sellos de su personalidad, de lo que él creía, de su visión, de su forma de ser”, indicó.

Actualmente el Tecnológico de Monterrey promueve los valores y la filosofía de Eugenio Garza Sada, incluyendo el “capitalismo social” y la responsabilidad social empresarial. La universidad busca formar líderes con una mentalidad orientada al bienestar social.

eugenio-garza-sada-legado-muerte
El Centro de Información del Desarrollo Económico y Social busca recordar el legado del empresario mexicano. | Foto: Especial

Legado de Eugenio Garza Sada vigente

A lo largo de su trayectoria, Eugenio Garza Sada fundó unas 40 asociaciones civiles, y participó como accionista en otras 50 empresas y en la actualidad todas siguen funcionando.

“Eso habla de una persona que analizaba muy bien los costos, tomaba buenas decisiones, trabajaba hasta concretar algo y lo que hacía todavía permanece”, sostuvo Salinas Márquez.

El concepto de “capitalismo social” promovido por Eugenio Garza Sada sigue siendo relevante en la actualidad pues las empresas que tienen un papel importante en la sociedad y deben contribuir al bienestar de la comunidad en la que operan, agregó el académico.

Esto no solo implica la creación de empleos, sino también la inversión en educación, cultura y desarrollo social. Empresas socialmente responsables pueden generar un impacto positivo en la sociedad y, al hacerlo, prosperar económicamente a largo plazo.

“Él pone un ADN que siempre lo basó en la importancia del trabajo y de una cultura de innovación, emprendimiento, liderazgo, principios y valores bien conocidos y compartidos en todo lo que él realizaba. Ese modelo, que ahora ya hay mucha literatura al respecto y hasta forma de implementarlo, lo hacía casi de forma personal, y funciona. Después de 150 años ahí está FEMSA, y el Tec, 80 años después, ahí siguen”, aseveró

Todo esto se logró además con un perfil empresarial alejado de la estridencia.

 

Nota del editor: Esta publicación se realiza con información de FEMSA como parte de las alianzas estratégicas de Grupo Editorial Criterio.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
image