Home
>
Política
>
“Dios decidirá”: 966 mil firmas separan a Eduardo Verástegui de ser candidato presidencial
“Dios decidirá”: 966 mil firmas separan a Eduardo Verástegui de ser candidato presidencial
El actor y productor Eduardo Verástegui coquetea con la candidatura presidencial bajo el lema “Dios, patria y familia” | Foto: Cuartoscuro
9 minutos de lectura
“Dios decidirá”: 966 mil firmas separan a Eduardo Verástegui de ser candidato presidencial
A través de la promoción de su película Sonido de libertad y arropado por organizaciones como Ejército Cristero Internacional, Nueva Derecha Hispanoamericana y México Republicano, el actor y productor Eduardo Verástegui coquetea con la candidatura presidencial bajo el lema “Dios, patria y familia”.
01 de septiembre, 2023
Por: Marcela Nochebuena y Andro Aguilar
@ 

A Eduardo Verástegui solo le falta ―según dice― que Dios le confirme si debe ser candidato a la Presidencia de México. Por lo pronto, ya propuso a su movimiento alternativo —Viva México— a todos los partidos políticos y lo presentó como un nuevo camino para el 2024, por si se ofrece. 

Tiene hasta el 7 de septiembre para definirse, de acuerdo a la ley electoral, y mientras tanto ya cuenta con una comunidad de grupos en Whatsapp, la estructura binacional de un partido político que reúne afiliaciones en su nombre, el respaldo de organizaciones identificadas con la “nueva derecha”, al menos 15 millones de pesos destinados a giras y eventos desde la asociación que preside y la actual gira de promoción de su película Sonido de libertad.

“Lo estoy pensando, lo estoy meditando, estoy rezando para hacer la voluntad de Dios. No es lo que yo quiera”, dijo el pasado 23 de junio en una entrevista en el programa Despierta, América de la cadena Univisión, a propósito de la película que produce y protagoniza, y que se estrena este 31 de agosto en salas comerciales de al menos 16 países de Latinoamérica. 

Mientras tanto, el actor y cantante de 49 años de edad –exintegrante del grupo juvenil Kairo– transmite sus rezos católicos vía Tiktok e Instagram, y celebra rosarios masivos en distintas plazas públicas del país.

A la par, promociona su imagen y la de su asociación civil en videos contra los partidos políticos  tanto del oficialismo como la oposición, a los que califica como “parásitos del poder”.

Verástegui clasifica a las aspirantes punteras de las dos alianzas partidistas —Claudia Sheinbaum y Xóchitl Gálvez– como parte de un sector izquierdista y llama a sus seguidores a ocupar los espacios que no han ocupado: “Familia, estamos a tiempo, en política no hay sillas vacías”. 

“El PAN ha muerto y no estamos seguros de que descanse en paz, porque murió en estado de desgracia. La cúpula del PAN traicionó a su militancia al imponer a una candidata que representa todo lo opuesto a los valores que defienden la mayoría de sus seguidores”, dijo en un video publicado en julio pasado.

Panistas decepcionados, personas identificadas como “de derecha” y una población no representada rumbo a las próximas elecciones —ubicada sobre todo en la región del Bajío— serían su apuesta para aparecer en la boleta presidencial. Así coinciden sus impulsores Raúl Tortolero, promotor de la imagen de Verástegui en diversos chats, y Juan Iván Peña Neder, presidente nacional del partido México Republicano.

“La imagen de Eduardo Verástegui va a venir a reivindicar a la sociedad civil y la clase media del Bajío, y eso le va a dar a la elección un sabor distinto que si solamente se tratara de estas dos personas”, afirma Peña Neder.

El productor de la Película “Sonido de Libertad” Eduardo Verástegui
El productor de la Película “Sonido de Libertad” Eduardo Verástegui | Foto: Cuartoscuro

“Es evidente que Verástegui tiene más fuerza en donde la gente piensa muy parecido a él, que es sobre todo en el Bajío, hay que decirlo bien claro: son siete estados donde la gente es más conservadora, más católica”, señala por su parte Tortolero, autor del libro Nueva Derecha: el retorno de Dios a la cultura ante el supremacismo progresista.

Este 7 de septiembre es el último día para que Verástegui manifieste ante las autoridades electorales si buscará competir por la Presidencia. Su plataforma contemplaría, según describieron sus impulsores, la defensa de la vida, de la familia y de los “verdaderos derechos humanos”.

Las redes de Verástegui

Integrantes de la organización México Republicano, que cuenta con registro como partido político en Chihuahua, ya recaban datos de promotores y personas interesadas en conseguir la candidatura independiente del actor.

Si bien su presidente Juan Iván Peña Neder lo niega, sus militantes –incluido él– comparten en internet un formulario donde se solicitan datos personales y clave de elector bajo el título “Frente Nacional Unido con Eduardo Verástegui”. 

Formulario con el que el partido México Republicano suma promotores de la candidatura independiente de Eduardo Verástegui
Formulario con el que el partido México Republicano suma promotores de la candidatura independiente de Eduardo Verástegui

“Tenemos ya una lista de cuadros operativos que se extenderían como brigada de levantamiento de firmas, y tenemos ya los centros de organización y localización; tenemos cuadros con mucha experiencia en materia electoral a lo largo y ancho del territorio, y están prácticamente listos para arrancar”, afirma Peña Neder en entrevista.

Detalla que, de manera permanente, están recibiendo el apoyo de militantes panistas que ya no se sienten identificados con su partido: “Ha habido muchas reuniones con panistas a lo largo del país que ven a Eduardo como una posibilidad, y que seguramente en cuanto se concrete su candidatura, sería gente que se adheriría a este esfuerzo ciudadano”, agrega. 

Arturo Moreno, miembro del Consejo Nacional de México Republicano, reitera que en el momento que Verástegui haga pública su decisión pondrán a su disposición una estructura de dos millones de simpatizantes y 50 mil militantes capacitados; con presencia política electoral en más de 200 regiones, así como oficinas en las 32 entidades de México y 20 ciudades de Estados Unidos. 

Desde su cuenta en Twitter, Moreno asegura que ya está recabando las firmas de apoyo para respaldar a Verástegui, pero en entrevista lo niega. Argumenta que cuentan con una estructura suficientemente robusta que no requiere recabar apoyo desde ahora y confía plenamente en que Verástegui confirme su deseo de contender por la Presidencia, aunque es una noticia que él debe comunicar, agrega.

“La base de simpatizantes de Eduardo es gigantesca, supera fácilmente los 10 millones de personas, pero la base política que es la que principalmente vamos a aportar nosotros, la que es la construcción de una lógica electoral, ya se verá (…) En ese momento, con la estructura de todas las organizaciones que estamos acompañando, está más que garantizado (conseguir las firmas)”.

Otras organizaciones que respaldarían al actor, según Moreno, son las distintas delegaciones del Frente Nacional por la Familia, que se ha destacado por su oposición a los libros de texto gratuito y su postura contra el derecho de las mujeres a abortar. 

“Dios, patria y familia”, el lema de Verástegui

Las organizaciones que apoyan a Verástegui se asumen abiertamente como una “nueva derecha” que coloca a Dios al centro. Tanto el Ejército Cristero Internacional como la Nueva Derecha Hispanoamericana aseguran que defienden la fe, la vida, la familia, la propiedad privada, la patria, las libertades y los derechos universales, de manera similar al movimiento del expresidente norteamericano Donald Trump resumido en el eslogan de campaña “Make America Great Again (MAGA)”.

Pese a que en México representantes del gobierno federal y opositores se descalifican unos a otros como “conservadores”, los integrantes de las asociaciones que impulsan la imagen de Eduardo Verastegui se autodefinen bajo este concepto y le atribuyen, entre otras características, estar libre de ideología, orientar las acciones con valores religiosos, y combatir el socialismo y el “supremacismo progresista”. 

Según ellos, este supremacismo es un sentimiento de superioridad por encima de los demás: “Pensar que tienes más derechos, que mereces más fondos, más privilegios, más cuotas, más prebendas que los demás solo porque eres eso que dices que defiendes”, aseguró Tortolero. 

Entre los movimientos que consideran supremacistas están las luchas feministas, de las poblaciones LGBT y de las personas indígenas. De forma abierta, dicen estar en contra de la paridad de género y cualquier otra cuota de representatividad, así como de la agenda 2030 de la ONU, que plantea 17 objetivos para combatir las desigualdades y proteger los derechos humanos.

La figura de Eduardo Verástegui tomó relevancia política en noviembre pasado, cuando trajo a México la Conferencia de Acción Política Conservadora (CPAC), un evento anual organizado por la Unión Conservadora Estadounidense en diferentes partes del mundo. En ese país es conocida por apoyar a Trump y financiar acciones de cabildeo para impulsar a representantes conservadores, con ingresos de más de 3 millones de dólares anuales. 

A México asistieron políticos como el senador republicano Ted Cruz, el diputado Eduardo Bolsonaro –hijo del expresidente brasileño Jair Bolsonaro–, el candidato argentino Javier Milei, el exdiputado Carlos Leal –expulsado de Morena por su postura homofóbica– y Tim Ballard, en quien está inspirada la película Sonido de libertad

Verástegui es, además, presidente de la asociación Movimiento Restaurador Viva México AC, razón social con la que está registrado su movimiento ante el Servicio de Administración Tributaria (SAT) para recibir donativos, con Tomás Cordoba González como secretario y Ferdinard Isaac Recio López como tesorero. Ha recibido ingresos por poco más de 15 millones de pesos solo entre 2021 y 2022, según sus propios reportes, de los que 1 millón 900 mil provinieron de una persona moral extranjera en 2021. 

Cada año, casi dos millones de pesos fueron dedicados a su gira contra la trata, que consiste en reuniones con políticos conservadores. Sin embargo, en 2022, mientras 1 millón 800 mil pesos se destinó a ésta, 9 millones 600 mil fueron para un evento descrito como “promoción sobre los derechos humanos en México” en la capital del país. Ese año fue cuando se llevó a cabo la CPAC en Santa Fe, al poniente de Ciudad de México. 

Respaldo público como candidato presidencial

Desde hace unos meses, Verástegui además aprovecha la promoción del filme Sonido de libertad para reunirse con políticos conservadores de distintos países: el papa Francisco, el candidato presidencial Javier Milei en Argentina, el presidente de El Salvador, Nayib Bukele, y Alejandro Giammattei, presidente de Guatemala, a donde fue invitado por la Asociación La Familia Importa.

En tanto, el estadounidense Donald Trump, en cuya administración Verástegui ocupó un puesto como integrante de la “Comisión por la Prosperidad Hispana”, “destapó” en julio pasado al actor como “posible presidente” de México.

La influencia del expresidente republicano es notoria en el discurso del cantante, quien lo parafrasea en sus propios mensajes: “Juntos somos más fuertes, y con esa fortaleza volveremos a hacer de nuestra patria un mejor lugar para vivir”, dice Verastegui en el cierre de un video promocional donde invita a sus seguidores a sumarse a Viva México. 

Por otro lado, en sus redes sociales, entre los mensajes sobre la “muerte” de los partidos políticos y la promoción de su movimiento, presume al mismo tiempo el respaldo a su película de cantantes y actores como Alexander Acha, Alejandro Sanz, Mel Gibson, Luis Fonsi, Alejandro Sirvent y Carlos Ponce.

Con el estandarte del combate a la trata infantil —tema central de su película—, desde 2022 Verástegui recorre México y distintos países.

Ha firmado acuerdos públicos con gobiernos de Quintana Roo, Hidalgo, Nuevo León y Chihuahua, y con todas las secretarías de Turismo del país. El martes pasado, durante la premier de su película en Ciudad de México, Verástegui invitó al presidente Andrés Manuel López Obrador a ver el filme y firmar también un convenio contra la trata.

Los recorridos públicos del actor en distintas entidades aumentarán con la promoción del filme una vez que se estrene, reconoce Raúl Tortolero.

De forma paralela, si Eduardo Verástegui se lanza como candidato independiente, deberá conseguir durante 120 días más de 966 mil 435 firmas en 17 entidades, lo que significa 8 mil 53 diarias en promedio.

Para conseguirlo, según Tortolero, el actor cuenta con algunos atributos: “No es un delincuente, no es un borracho, no tiene ninguna cosa que esconder, no es corrupto; está joven. Y algunas mujeres hasta lo ven guapo”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Sé parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Etiquetas:
Eduardo Verastegui
Elecciones 2024
partidos politicos
Iniciar sesión

Registrate
Suscribete para comentar...