Home
>
Salud
>
Consumo de fentanilo aumentó 80% en 2022; autoridades insisten en minimizar su uso
Consumo de fentanilo aumentó 80% en 2022; autoridades insisten en minimizar su uso
El Observatorio Mexicano de Salud Mental y consumo de Droga reportó 33 casos de consumo de fentanilo en 2022. | Foto: AFP
8 minutos de lectura
Consumo de fentanilo aumentó 80% en 2022; autoridades insisten en minimizar su uso
En el informe del Observatorio Mexicano de Salud Mental y Consumo de Drogas correspondiente a 2022, se consigna que desde 2018 se viene constatando un crecimiento de la demanda de atención por uso de fentanilo ilícito.
20 de julio, 2023
Por: Marcela Nochebuena
@ 
0

En México, no sólo han aumentado gradualmente los casos de consumo de fentanilo desde 2013, sino que cada año se registra una mayor cantidad de nuevos casos: solo en 2022 se reportó un incremento del 80%, respecto a 2021, según la estadística del Observatorio Mexicano de Salud Mental y consumo de Droga.

Antes de 2018, la cifra anual no había rebasado los 10 casos, a partir de ese año comenzaron a crecer paulatinamente, al pasar de 10 a 25 (2019) y 72 (2020) para después crecer a más del doble en 2021, cuando alcanzaron los 184. Para 2022, sumaron 333.

Desde el año anterior, el Observatorio había advertido que se presentaban principalmente entre hombres en Baja California y Sonora, y que si bien el número de casos era escaso, estos iban en aumento y se concentraban en la frontera con Estados Unidos, donde su uso era ya una crisis de salud pública.

Leer más | Semefo de Baja California detecta fentanilo en 30% de los cuerpos que ingresan en Mexicali

En contraste, durante la presentación de la recién conformada Comisión Nacional de Salud Mental y Adicciones (Conasama), el titular de la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic), Gady Zabicky Sirot, aseguró que el problema tocante al fentanilo se tiene que ver de una manera bimodal: por un lado, lo relativo al consumo y los problemas de salud pública derivados de él, y por el otro, el problema de trasiego que representa el fentanilo en México, donde se completa una parte de la manufactura ilícita en su camino hacia Estados Unidos. 

“Como lo hemos comentado ya de manera muy repetida, el día de hoy sigue siendo un problema mínimo en nuestro país, que se concentra de manera muy notoria en algunas zonas, especialmente del noroeste de la nación, pero que todavía no representa un problema de salud pública en términos de sobredosis, de muertes, de transmisión de enfermedades a través de la inyección, como sí lo es en Estados Unidos y otros lugares del mundo”, señaló, al tiempo que aseguró que se trabaja con el país vecino para prevenir nuevos consumos. 

Sin embargo, reconoció que si bien son pocas las personas que buscan esa droga en específico, se ha encontrado dentro de otras sustancias, por lo que hay consumidores inadvertidos. Pese a que el gobierno lo considera un problema “mínimo”, lo ha incorporado como uno de los mensajes centrales de su campaña de prevención de adicciones en las escuelas, en la que advierte que es una de las drogas más peligrosas: “es muy difícil detectarlo; no tiene olor ni sabor; te lo pueden ofrecer en polvo blanco, pastillas, o aplicado en pequeñas piezas de papel”. Según los anuncios, también puede añadirse a gotas para los ojos, aerosol nasal o dulces.

Panfleto de campaña contra el consumo de fentanilo en México
La campaña de gobierno “Si te drogas te dañas” va a dirigida a niños y jóvenes sobre daños que hace el fentanilo. | Foto: Cuartoscuro

Además de ser el año en el que los nuevos casos de consumo de fentanilo crecieron a más del doble, en 2021 se disparó el consumo de Estimulantes de Tipo Anfetamínico (ETA), que pasaron a ocupar el primer lugar de mayor demanda de tratamiento en centros gubernamentales y no gubernamentales. Estas sustancias incluyen, principalmente, al cristal metanfetamina, las anfetaminas, el éxtasis y los estimulantes de uso médico. 

En su informe de ese año, el Observatorio explica que de 2017 a 2021, la demanda de tratamiento por consumo de ETA incrementó en 215%, mientras que la de alcohol disminuyó 14% y la de marihuana cayó 57%. Para 2022, los ETA mantuvieron el primer lugar con un incremento de casi un punto porcentual respecto al año anterior (46.2%), seguidas, con un amplio margen, por el alcohol (24.6%) y la marihuana (13.3%). En total, el número de personas que solicitaron tratamiento en centros gubernamentales y no gubernamentales, considerando todas las sustancias, creció un 76% entre 2017 y 2022.

La alerta mundial por el fentanilo

El incremento sustancial de sobredosis fatales por fentanilo y sustancias análogas, así como las acciones para combatirlo, en Estados Unidos se registró entre 2011 y 2018. Según los Centros para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC por sus siglas en inglés), estas muertes sumaban 2 mil 600 entre 2011 y 2012, pero a partir de ese año, la cifra incrementó drásticamente, con lo que resurgió una crisis de tráfico, distribución y abuso, de acuerdo con lo consignado por una ficha descriptiva de la Administración para el Control de Drogas (DEA).

De acuerdo con el más reciente informe mundial sobre las drogas de la Oficina de las Naciones Unidas contra la Droga y el Delito (UNODC), en Estados Unidos y Canadá las muertes por sobredosis provocadas por la epidemia del uso no médico de fentanilo siguen batiendo récords. En el primer país, las estimaciones preliminares indican que en 2021 hubo más de 107 mil muertes, mientras que en 2020 se habían registrado 92 mil. Esto significa que en un periodo de aproximadamente 10 años –según los primeros registros de los CDC– el consumo letal creció 41 veces.

El recién presentado informe 2022 de la UNODC, el primero de la pospandemia, consigna que la prevalencia más alta de consumo de opioides se ubica en América del Norte, Asia Sudoccidental, Oceanía y Asia Meridional. Las dos grandes epidemias de consumo no médico de opioides que están evolucionando en todo el mundo, impulsadas por la alta disponibilidad de opioides a bajo costo, son la de fentanilos de fabricación ilícita –que se mezclan con heroína y otras drogas– y la del consumo de tramadol con fines no médicos; la última más presente en África y Asia.

A pesar de que en América del Norte no se ha registrado un aumento drástico en el consumo de fentanilos –aunque es cuestionable en un contexto de alta prevalencia de consumo de opioides y la mezcla inadvertida con varios de ellos–, se ha elevado la mortalidad por sobredosis a cifras sin precedentes debido a su alta potencia, y durante la pandemia, se agudizó aún más. Incluso las muertes asociadas al tramadol, en otras regiones del mundo, serán menos por la diferencia en los efectos, advierte la UNODC.

El organismo subraya que los consumidores pueden no ser conscientes de que lo están consumiendo porque frecuentemente está mezclado, en diferentes grados, con otras sustancias. Esto en un contexto mundial en el que el mercado de la droga se expande, la producción de cocaína ha alcanzado máximos históricos, las incautaciones de anfetaminas y metanfetaminas se han disparado, el consumo de drogas –principalmente entre jóvenes– ha aumentado, y muchas personas que necesitan tratamiento se quedan sin obtenerlo, sobre todo en el caso de las mujeres, agrega el documento. 

En México, señala el informe, actualmente los opioides no son las drogas más consumidas y aunque la droga que más se consumió en 2020 por inyección fue la heroína, seguida del opio acetilado, no son las sustancias que más motivan tratamiento. Sin embargo, la UNODC advierte que se ha documentado una prevalencia relativamente alta de consumo de heroína en la frontera con Estados Unidos, donde el consumo se asocia a desventajas económicas, trabajo sexual, desplazamientos internos y presencia de rutas de tráfico.

“En México existen otros factores de riesgo que pueden contribuir al aumento del consumo de opioides en el futuro, como la producción y el tráfico de heroína, los traumas relacionados con la deportación y el cambio de las prácticas de prescripción de opioides. Además, al igual que en otros países de América del Norte, se ha documentado la presencia de heroína mezclada con fentanilo cerca de la frontera septentrional de México”, indica el documento. 

En el informe del Observatorio Mexicano de Salud Mental y Consumo de Drogas correspondiente a 2022, se consigna que desde 2018 se viene constatando un crecimiento de la demanda de atención por uso de fentanilos ilícitos. Los principales focos de consumo en 2022 se ubicaron en las ciudades fronterizas de Baja California (Mexicali y Tijuana), Chihuahua (Ciudad Juárez) y Sonora (San Luis Rio Colorado). En tanto, en lo que va de 2023, se han reportado 70 casos de consumo en localidades de Sonora, Aguascalientes, Ciudad de México y Durango.

En el informe mundial, la región México y Centroamérica se ubica en el tercer lugar de las principales rutas de tráfico de opiáceos 2016-2020. A partir de las estadísticas del Observatorio, por entidad federativa, la mayor concentración de personas que llegaron a tratamiento por consumo de fentanilos en 2022 estuvo en Baja California (145) y Sonora (129), seguidos de Sinaloa (18) y Durango, pero ya aparecen también en Jalisco, Guanajuato, Ciudad de México, Durango, Nuevo León, San Luis Potosí, Coahuila, Puebla, Oaxaca, Estado de México, Querétaro y Yucatán, en ese orden. 

Aunado a ello, destaca el Observatorio, la combinación simultánea o secuencial de distintas drogas genera una carga importante de morbilidad y mortalidad por accidentes, lesiones o intoxicaciones agudas. En 2022, la principal causa de atención (50%) en urgencias por consumo de drogas ilícitas en México fue el uso combinado de múltiples sustancias, mientras que en 2021 esta fue también la principal causa de mortalidad asociada a consumo de drogas. 

Sin embargo, los reactivos que existen hasta hoy para hacer pruebas de toxicología de drogas no incluyen el fentanilo. De acuerdo con especialistas, esta sustancia y sus análogos no se identifican fácilmente porque requieren pruebas toxicológicas especializadas. En México, se estima que hay un subregistro de muertes por sobredosis de esta droga, debido a que tras el fallecimiento de las personas, no se realiza ninguna prueba para detectarla. 

La organización Elementa DDHH señala que la llegada del fentanilo ha provocado innumerables muertes por sobredosis, sin que exista precisión en los datos oficiales respecto a esos hechos, ni una política nacional y estatal enfocada en la atención de las personas que consumen esta sustancia. Además, asegura que hasta 2018, operaban ocho programas comunitarios de reducción de daños que ofrecían servicios de salud pública y derechos humanos con recursos del gobierno federal.

Sin embargo, actualmente solo funcionan tres programas ubicados en el noroeste del país. “Además, el aumento del fentanilo como adulterante en los opioides que están disponibles en los mercados ilegales de drogas escaló de 50% en 2018 a 100% desde el año 2022, según las muestras obtenidas de programas de reducción de daños en Baja California”, precisan. Ante ello, la organización ha hecho un llamado para impulsar el diseño e implementación de una nueva política de drogas basada en evidencia. 

“Solicitamos a las entidades competentes que destinen el presupuesto financiero y humano necesario para ampliar los programas comunitarios de reducción de daños en la frontera norte del país, sobre todo en aquellos estados en donde no se ubican, como Sonora y Sinaloa”, afirmaron tras la colocación de un espectacular en Mexicali con la leyenda: “México vive una crisis de opioides por la llegada del fentanilo, urge una nueva política de drogas con enfoque de derechos”.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Etiquetas:
adicciones
drogas
fentanilo
image
“Lo único que merezco es una muerte con dignidad”: la historia de Paola Roldán, la mujer que logró la despenalización de la eutanasia en Ecuador
6 minutos de lectura
“Lo único que merezco es una muerte con dignidad”: la historia de Paola Roldán, la mujer que logró la despenalización de la eutanasia en Ecuador
En el informe del Observatorio Mexicano de Salud Mental y Consumo de Drogas correspondiente a 2022, se consigna que desde 2018 se viene constatando un crecimiento de la demanda de atención por uso de fentanilo ilícito.
09 de febrero, 2024
Por: BBC News Mundo
0

La vida de Paola Roldán dio un vuelco inesperado en agosto del año 2020.

Mientras hacía yoga, se desvaneció. Tiempo después, mientras empujaba el coche de su bebé, sintió que se ahogaba.

Al comienzo, los exámenes no arrojaron nada. Pero, ante la persistencia del malestar, Paola decidió seguir indagando qué le estaba pasando.

Hasta ese momento, ella llevaba una vida sana. Hacía ejercicio todos los días y comía cosas saludables.

Pero nada de eso evitó su complicado diagnóstico: Esclerosis Lateral Amiotrófica, ELA.

La ELA es una enfermedad progresiva que no tiene cura.

Se considera una de las enfermedades motoneuronales que padecen dos de cada 100.000 personas en el planeta, según datos de la Organización Mundial de la Salud (OMS).

Se produce cuando las neuronas de los pacientes afectados por la enfermedad se desgastan o mueren y ya no pueden enviar mensajes a los músculos.

Esto provoca a corto y medio plazo el debilitamiento de los músculos, contracciones involuntarias e incapacidad para mover los brazos, las piernas y el cuerpo.

Todo eso lo vivió Paola.

Hoy, a sus 42 años, está postrada en una cama, con un respirador. Sólo tiene el control de los músculos de su cara.

En medio de su dolor -y acompañada de su esposo, Nicolás, y de su hijo pequeño, Oliver- decidió emprender una lucha pública para que la eutanasia fuera un derecho en su país, Ecuador.

De esta manera, demandó ante la Corte Constitucional de Ecuador la inconstitucionalidad del artículo 144 del Código Orgánico Integral Penal, que sanciona con penas de entre 10 y 13 años de prisión el homicidio simple, incluyendo los actos de eutanasia.

“He vivido una vida plena y sé que lo único que merezco es una muerte con dignidad”, declaró la ecuatoriana en noviembre, en medio del trámite legislativo.

Tras varios meses de deliberación, el 7 de febrero la Corte le dio la razón y emitió un fallo favorable para ella, convirtiendo, de paso, a Ecuador en el noveno país del mundo en despenalizar la muerte asistida en circunstancias extremas.

Ante esto, su padre, Francisco Roldán, dijo sentirte satisfecho porque Paola haya logrado un “hecho histórico y un legado para la sociedad ecuatoriana”.

Pero reconoció estar “con el corazón medio partido, porque se puede producir el desenlace que sabemos, la familia lo viene procesando, y es la muerte de nuestra hija, es fuertísimo”.

Cómo le cambió la vida la enfermedad

Luego de ser diagnosticada, Paola Rondán lo probó todo. Terapias científicas y alternativas, siempre con la esperanza de que su cuerpo podría hacerle frente a la enfermedad.

Sin embargo, pocos meses después de agosto de 2020, los síntomas se hicieron cada vez más evidentes.

Paola Roldán
X/Paola Roldán
Antes del diagnóstico, Paola solía tener una vida activa, hacía todo tipo de ejercicios y comía de forma saludable.

Desde entonces, ha soportado varias hospitalizaciones, ha tenido que lidiar con infecciones y su cuerpo ha cambiado radicalmente.

También ha visto cómo su vida pende de un hilo, con episodios de atoramiento. Y es que, entre otras cosas, la ELA provoca la debilidad de los músculos que intervienen en la deglución, causando mayor riesgo al ingerir alimentos.

Según el diario El País, su casa -un departamento ubicado a unos 20 minutos de Quito- tuvo que adaptarse a su nueva realidad, con una cama hospitalaria instalada en lo que antiguamente era su comedor.

El 17 de enero, Paola contó a través de su cuenta de X (Twitter) parte de lo que debe soportar todos los días.

“Hoy se cumplen 162 días desde que presenté mi demanda ante la Corte. Para muchos, 162 días es nada pero para mí han sido 3.888 horas de supervivencia”, dijo.

“Desde el 8 de agosto he pasado por 6 médicos que me han abandonado, docenas de episodios de atoro, 10 días entre Navidad e inicios de este año con crisis tan graves que me untaron los óleos y me despedí de mi familia. Mi cuerpo comenzó a rechazar la comida intravenosa, así que voy 17 días viviendo a punte de sueros. No sé cuánto me quede en esta lenta agonía…”.

En otro post en la misma red social, la mujer reveló el tremendo costo que tiene para ella y su familia la enfermedad.

Lo anterior, considerando las 3 enfermeras que la cuidan “24/7”, las más de “3.500 terapias que me he hecho en estos 3 años” y los numerosos viajes al exterior “buscando ayuda”.

“Yo lo he recibido todo, no hay terapia o medicamento que escatimemos y te puedo asegurar que no tengo un minuto sin dolor físico, mucho menos emocional”, dijo.

“Podrían doparme continuamente con morfina, para no sentir, ¿es eso vida para ti?”.

Su familia

La parte más difícil de su enfermedad es quizás ver crecer a su hijo Oliver, de casi cuatro años.

En sus redes sociales, Paola Roldán ha contado que lleva un año haciéndole una “cápsula del tiempo” que contiene regalos para sus cumpleaños futuros, una caja con recuerdos de ella, de sus primeras memorias y para los momentos más importantes de su vida, entre ellos, cuando se enamore por primera vez, cuando salga del colegio y entre a la universidad.

“Ha sido difícil pensar en un símbolo para cada uno de estos momentos, sobre todo porque no sé qué le vaya a gustar o en quién se vaya a convertir mi hijo. No he querido que estos regalos se conviertan en un dictamen de lo que yo he querido para él, sino que cada vez le ofrezcan más libertad”, indicó en un post de X.

La ecuatoriana también ha dicho que, aunque siempre dio por hecho que estaría en todas las presentaciones de su hijo -incluyendo momentos como su graduación- eso no es lo que la vida tenía preparado para ella.

Asimismo, ha hablado abiertamente sobre su esposo, Nicolás, quien la ha acompañado estos últimos 3 años.

“Nada de esto hubiese ocurrido sin la incondicionalidad y resiliencia de mi marido”, dijo en un post de Instagram, en noviembre de 2023.

“Unidimensional”

Su decisión de exponerse en redes sociales y luchar por una muerte digna le ha traído costos.

Ha afirmado que, incluso, en algún momento se arrepintió de haber sacado a la luz su situación y la de su familia.

En sus propias palabras, ella es para algunos “valiente y heroína” mientras que, para otros, “cobarde y villana”.

“Es como si una aplanadora me convirtió en una caricatura unidimensional”, señaló en X en noviembre del año pasado.

“Hace un mes y medio yo era mami, ñaña (hermana), mija (hija), Amor, o solo Pao. Ahora, soy ‘una mujer de 42 años con ELA, que lucha por la eutanasia’”, agregó.

Paola Roldan no sabía si estaría viva para cuando el tribunal emitiera una definición respecto a su demanda.

A principios de febrero, cuando supo que el veredicto se conocería en cuestión de días, señaló: “He sobrevivido y ahora quiero ver si por las venas de este país corre sangre de justicia y humanidad. O si seguimos en el retrógrado pensamiento que enaltece el sufrimiento”.

En una rueda de prensa virtual realizada después de que la Corte publicó su decisión, Paola dijo: “Agradezco a todos porque hoy el Ecuador es un país un poco más acogedor, más libre y más digno”.

También explicó que pasará los próximos días junto a su familia asimilando lo que significa el dictamen. Porque “recibir la información es distinto a soñar con ello”.

El veredicto de la Corte tiene “cumplimiento inmediato”.

Eso sólo significa una cosa: que, a partir de ahora, Paola por fin podrá elegir el día de su muerte.

linea gris
BBC

Y recuerda que puedes recibir nuestras notificaciones. Descarga la última versión de la app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Etiquetas:
adicciones
drogas
fentanilo