Home
>
Salud
>
“¿Tienes todo lo que necesitas?”: Espacios seguros ante la prohibición del uso de drogas
“¿Tienes todo lo que necesitas?”: Espacios seguros ante la prohibición del uso de drogas
Ante la política de prohibición y alza en consumo de drogas, organizaciones impulsan modelos de reducción de riesgos y daños. Ilustración: Margarita Sousa @yue.ms
15 minutos de lectura
“¿Tienes todo lo que necesitas?”: Espacios seguros ante la prohibición del uso de drogas
Mientras el uso de sustancias se incrementa y diversifica, la iniciativa privada concentra el 97% de la atención residencial al consumo problemático de drogas, con constantes quejas por violaciones a derechos humanos. En contraste, organizaciones impulsan modelos de reducción de riesgos y daños.
29 de noviembre, 2023
Por: Marcela Nochebuena
@ 
0

*Esta investigación forma parte del especial “Miedo, castigo y estigma: el fracaso de la política de drogas de AMLO”, realizado en alianza con Elementa DDHH.

“¿Tienes todo lo que necesitas?”, se lee en un folleto recargado en el espejo de un cubículo de menos de un metro donde cabe una persona. Hay tres de ellos en La Sala. Cada uno tiene un espejo rectangular al fondo, uno circular más pequeño en la esquina derecha, una charola de metal y un botecito para desechos sanitarios. 

¿Qué es todo lo que se necesita al sentarse en uno de esos cubículos? Jeringas, siempre nuevas y estériles; quemador o cazoleta, filtro, torniquete; agua esterilizada, fría cuando es directamente de la llave o embotellada; toallita de alcohol para la limpieza previa de la zona de inyección, y una gasa o pañuelo limpio para después, describe el propio cartel. 

“La Sala” es una iniciativa de la asociación Integración Social Verter, ubicada en Mexicali, Baja California. A solo unos pasos de la frontera, hay un lugar supervisado para personas usuarias de drogas, con naloxona disponible –para revertir el efecto de los opioides en caso de sobredosis– e información sobre consumo seguro: en compañía, sin compartir equipo de inyección, con desinfección y limpieza de la zona y el cuerpo, y con el análisis previo de la dosis.

La Sala es una iniciativa de la asociación Integración Social Verter, ubicada en Mexicali, Baja California.
La Sala es una iniciativa de la asociación Integración Social Verter, ubicada en Mexicali, Baja California. Foto: Lizeth Ovando, Animal Político

Otras recomendaciones son cargar naloxona o Narcan para revertir sobredosis, tomar turnos de diferencia para que alguien esté alerta mientras otra persona consume, hacerlo lento, llamar a servicios de emergencia en casos de sobredosis y mantener las jeringas con agujas en un contenedor duro con tapa segura. 

“Las drogas son constantemente mezcladas con otras sustancias que no conocemos, una de ellas puede ser el fentanilo. Ven a nuestro Centro Comunitario para aplicar pruebas de fentanilo a la sustancia antes de consumirla”, advierte uno de los carteles. 

Lee: “Fentanilo. ¡A la primera te mata!”: SEP anuncia campaña contra las drogas en secundarias y prepas

Fundación Verter AC cumple 10 años en 2023. Sus servicios no se limitan a La Sala. Antes de que existiera, sus actividades ya se enmarcaban en cuatro ejes: drogas, salud sexual y reproductiva, mujeres y derechos humanos. 

Lourdes Angulo, su directora, enumera los servicios e insumos gratuitos del centro comunitario, entre ellos información, pruebas de detección de VIH, sífilis y hepatitis C; vinculación a servicios de salud para poblaciones vulneradas, y distribución de kits de inyección segura, pipas, condones, lubricantes, anticonceptivos y pruebas rápidas de embarazo

También hacen análisis de dosis para determinar sus componentes, otra de las medidas para reducir riesgos y daños. Así es como, de primera mano, han atestiguado y documentado el incremento de sobredosis en Mexicali. La crisis de opioides se agravó entre 2017 y 2018 con la presencia del fentanilo. Desde entonces, han aumentado de manera progresiva, asegura Said, colaborador de La Sala. 

Verter lo ha podido contrarrestar, en la medida de sus posibilidades, con la distribución de naloxona mediante la donación de otros países. Said recuerda que en los primeros casos, en esos años, los análisis arrojaban una prevalencia del 10 o 20% de fentanilo, hasta que rebasó el 50% en 2019 y alcanzó el 100% en 2020. Ahora, hay una relativa estabilización en el tema de sobredosis, porque el fentanilo prácticamente ya forma parte de las sustancias psicoactivas que se consumen

“También hay que decirlo: mucha gente murió. Muchas personas que vivieron sobredosis ya no lograron sobrevivir, llegar con vida a otras etapas. También por eso bajaron las sobredosis, porque ya no hay la misma cantidad de personas que consumían drogas inyectadas que atendíamos aquí, después de la crisis. Estamos hablando de que probablemente haya disminuido casi la mitad de las personas que venían; fue muy fuerte el golpe de la crisis de opioides”, relata.

Sala de consumo seguro de drogas
Diseño: Andrea Paredes @driu.paredes y Nadia Núñez @naddnuk

Sin datos precisos sobre consumo de drogas

Si bien el consumo más alto en nuestro país es el de metanfetaminas –que se ha disparado en los últimos cinco años para concentrar el 46.2% de la demanda de tratamiento en 2022– y los opiáceos se mantienen en el séptimo lugar con el 1.9%, incluso los datos oficiales revelan el incremento en el consumo de fentanilo sobre todo en la frontera norte del país.  

Datos del Observatorio Mexicano de Salud Mental y Consumo de Drogas muestran, además, que entre 2017 y 2022 la demanda de tratamiento por metanfetaminas se incrementó en un 218%, mientras que la de alcohol y marihuana disminuyó en 11 y 52%, respectivamente. 

Según esa estadística, la edad promedio de inicio de consumo de cualquier sustancia lícita o ilícita son los 15 años, los 19 para la elección de una sustancia de preferencia y los 29 para el ingreso a tratamiento.

En tanto, los casos documentados de fentanilose presume que hay un importante subregistro derivado de la mezcla inadvertida con otras sustancias– han crecido más de 30 veces entre 2018 y 2022. Los principales focos de consumo están en Mexicali y Tijuana, Baja California; Ciudad Juárez, Chihuahua, y San Luis Río Colorado, Sonora. Los 70 reportados hasta junio de 2023 abarcaron también localidades de Aguascalientes, Ciudad de México y Durango. 

Aunado a ello, los informes del Observatorio muestran año con año una tendencia creciente de demanda de tratamiento, que entre 2019 y 2022 pasó de más de 134 mil personas a más de 167 mil, es decir, un aumento del 25%. Tanto en 2021 como en 2022, la principal causa de mortalidad por consumo de sustancias ilícitas fue su uso combinado.

Mientras el consumo y la diversificación de drogas va a la alza en México, la atención a las personas usuarias permanece mayoritariamente en manos de particulares, sin supervisión y con modelos restrictivos y obsoletos –que generan constantes quejas por violaciones a derechos humanos— frente a las estrategias de reducción de daños impulsadas por organizaciones de la sociedad civil.

Aunque el Observatorio ha documentado estos incrementos mediante la demanda de tratamiento, desde hace seis años el país no cuenta con datos precisos sobre consumo porque durante la administración actual no se ha levantado una encuesta al respecto. La última data del 2017 bajo la denominación Encuesta Nacional de Consumo de Drogas, Alcohol y Tabaco (Encodat). 

El levantamiento de un nuevo instrumento, a cargo de la Comisión Nacional de Salud Mental y Adicciones (Conasama), con apoyo del Consejo Nacional de Humanidades, Ciencias y Tecnologías (Conahcyt) para el muestreo, apenas se inició a finales de octubre pasado. Sus primeros resultados se conocerán, según las autoridades, entre marzo y abril de 2024.  

Mientras tanto, la privatización no regulada sigue en el centro de la atención al consumo problemático de drogas. La red nacional pública de atención a las adicciones cuenta con 434 establecimientos –335 centros de atención primaria de las adicciones, 65 centros integrales de salud mental y 34 hospitales psiquiátricos–.

Sin embargo, en la modalidad residencial, solo tiene 11 hospitales CIJ, de los cuales únicamente dos proveen tratamiento por sustitución de metadona en Tijuana y Ciudad Juárez, más otros 40 centros residenciales públicos. En contraste, la iniciativa privada está a cargo de 2 mil 108 centros residenciales, es decir, el 97.6% de la atención al consumo mediante internamiento.

Además, en 2019 eran 348 de ellos los que contaban con el reconocimiento de la Comisión Nacional contra las Adicciones (Conadic) –el resto solo tiene registro–, mientras que para 2023 son solo 226, una reducción del 35%. El organismo afirmó en respuesta a una solicitud de información pública que para su vigilancia, realizaba supervisiones para sensibilizar, capacitar y buscar el apego a la normatividad. 

Lee: Sin más evidencia que el prejuicio: la segunda fase de la campaña contra las drogas del gobierno federal

Ante el crecimiento del consumo y la demanda de tratamiento, la solución universal que plantean todos los spots del gobierno federal es la Línea de la Vida, que hoy atiende asuntos relacionados con el consumo problemático de sustancias, problemas de salud mental e ideación suicida. También recibe quejas sobre establecimientos residenciales. 

En respuesta a otra solicitud, el Conadic informó que el principal motivo de las llamadas es la orientación por el uso de sustancias, que sumó 11 mil 382 en 2022 y 4 mil 6 en el primer trimestre de 2023, seguidas por problemas de salud mental y riesgo suicida. Las relativas a sustancias son en primer lugar por alcohol, seguidas –en ese orden– de cannabis, tabaco y metanfetaminas. 

Mientras que el Consejo argumentó que para esos datos, no cuenta con información de los años 2018 al 2021, en el caso de las llamadas con la finalidad de denunciar establecimientos residenciales sí registró que entre 2018 y 2023 se emitieron 436 oficios de queja a través de la Línea de la Vida. 

El obsoleto modelo residencial y las violaciones a derechos humanos

En el mundo de los establecimientos para atención a las adicciones, no siempre hay final feliz

A más de 2 mil 500 kilómetros de la frontera norte, donde Verter sostiene la primera sala de consumo supervisado en América Latina, en la alcaldía Cuajimalpa un centro de rehabilitación de la iniciativa privada –a los que se conoce como anexos– privilegia el modelo tradicional de rehabilitación basado en los 12 pasos de Alcohólicos Anónimos, la abstinencia y el reproche, “la patada y la sobada”, como dicen los internos.

Como ocurre en la mayoría de esos esquemas, a veces la desintoxicación es exitosa, otras genera recaída tras recaída. A veces, también, es la fachada tras la que se ocultan otros hechos. El 3 de agosto de 2023, la Cumbre de la Montaña IAP fue reportada ante autoridades locales y federales por el hostigamiento y la coerción de mujeres para acceder a relaciones sentimentales o sexuales en los últimos dos años, desde que el centro adoptó un modelo de tratamiento para mujeres.

“Es importante señalar también que La Cumbre de la Montaña IAP no cuenta con los protocolos necesarios ni los mecanismos de denuncia interna para atender casos de acoso o abuso sexual en caso de que estos sucedan. La admisión de mujeres no ha significado hasta ahora una atención paritaria o equitativa de usuarios y usuarias”, se lee en el texto de la denuncia. 

“En el menos grave de estos casos, los compañeros a cargo encubren esas relaciones; en otros más graves, son ellos mismos los que usan su autoridad y la asimetría de poder… para coercionar relaciones con las beneficiarias”, agrega la queja de exusuarios de ese centro ante el Instituto para la Atención y Prevención de las Adicciones de la Ciudad de México (IAPA) y ante el Conadic –que lo reconoce en sus directorios– a través de la Línea de la Vida.

Por única respuesta, el Conadic contestó vía correo electrónico que, tras enviar el 7 de agosto de 2023 la queja 75-2023, el 21 del mismo mes realizó una visita de monitoreo al centro, se hicieron entrevistas con 13 usuarios –hombres– y se les solicitó expresar si habían sido víctimas de abuso sexual, acoso o agresiones físicas o psicológicas. 

Determinaron que el establecimiento tiene las instalaciones necesarias para atender a hombres adultos, hombres menores y mujeres adultas, y que cuenta con un modelo de tratamiento avalado por el IAPA. “En virtud de lo anterior, se tiene atendida la queja materia de la presente investigación”, concluyó el Conadic. 

Dada la presencia mayoritaria de hombres, la asimetría de poder y su ventaja jerárquica, los denunciantes consideran que en una sola visita sería improbable obtener un resultado diferente sin una investigación a fondo, que ninguna autoridad quiso llevar a cabo por la falta –según argumentaron– de un testimonio directo que, por miedo o intimidación, ha sido imposible. 

Las quejas de establecimientos residenciales iniciadas a través de la Línea de la Vida se han incrementado gradualmente entre 2018 y 2022, al pasar de 60 a 107, con un máximo de 129 en 2021, mientras que durante el primer semestre de 2023 sumaron 58. El Estado de México, la Ciudad de México, Jalisco y Puebla encabezan la lista de centros reportados. En su respuesta, el Conadic no precisó en qué ha derivado cada una, más allá de proporcionar su número de oficio.  

La comisión también entregó una base de datos de supervisiones realizadas entre 2018 y 2022 a centros privados para el tratamiento de adicciones. Además de ir a la baja en los últimos tres años, durante 2022 de los 169 donde se consignó el resultado, 54 –el 32%– resultaron no reconocidos “con reporte de prácticas violatorias a los derechos humanos”, principalmente en Baja California, Baja California Sur, Chihuahua, Colima, Oaxaca, Sinaloa y Sonora. 

Las quejas de establecimientos residenciales iniciadas a través de la Línea de la Vida se han incrementado gradualmente entre 2018 y 2022.
Diseño: Andrea Paredes @driu.paredes y Nadia Núñez @naddnuk

Además, en el último año de existencia de Conadic las supervisiones fueron delegadas a una organización externa, Investigación en Salud y Demografía SC –siempre por adjudicación directa–, según consta en Compranet, debido a que la comisión no contaba con personal suficiente para llevarlas a cabo. Para ello, se invirtieron 2 millones 680 mil 850 pesos en 2022, un 0.36% de su presupuesto total. 

En tanto, en respuesta a una solicitud de información pública se evidencia que las visitas de verificación realizadas por la Comisión Federal para la Protección contra Riesgos Sanitarios (Cofepris) a estos establecimientos cayeron drásticamente en los últimos tres años, al pasar de 108 en 2019 a 3 en 2022, mientras que las suspensiones pasaron de 78 a una. El mayor número ocurrió en Sonora, Puebla y Querétaro. 

Organizaciones suplen al Estado: reducción de riesgos y daños

La playera negra de Elena luce el logo de “La Sala” en letras grandes y blancas. Tiene 55 años de edad. Con sus cosas personales y un jugo en la mano, entra a La Sala y se sienta en uno de los cubículos. Prefiere inyectarse primero y hablar después. Pasará una media hora antes de que pueda hacerlo. 

En la charola coloca una jeringa nueva, una ampolleta de agua esterilizada, una toallita de alcohol, una gasa limpia y su quemador. Tiene todo lo que necesita. Vacía su dosis y un poco de agua. Calienta la sustancia y la lleva a la jeringa. Busca una vena en la mano, no la encuentra; vuelve al brazo. La dosis recorre su cuerpo y su rostro se adormece en cuestión de segundos.

Pasada la media hora, comienza a reanimarse. Relata con calma y voz fuerte. Duda primero en dar a conocer su nombre, pero después decide que no hay nada de qué avergonzarse: ella es una usuaria funcional de heroína. Conserva un trabajo, una vida cotidiana, ayuda a otros en Verter y la droga no consume su vida. Tiene 20 años usando sustancias y más de uno acudiendo a La Sala.

Nacida en Mexicali, desde muy chiquita sus papás se la llevaron a California, Estados Unidos. Hace como dos años tuvo que regresar, dice. Le contaron del cambio de jeringas en Verter y al principio no lo creía. Cuando conoció todos los servicios que tenían, le gustó porque donde vivía no existe algo así. “Se me hacía raro que te cambiaran jeringas”, recuerda.   

Usuaria de La Sala, un espacio supervisado para personas usuarias de drogas.
Usuaria de La Sala, un espacio supervisado para personas usuarias de drogas. Foto: Lizeth Ovando, Animal Político

Tras casi un año de usar La Sala –no todos los días, pero particularmente los viernes porque podía obtener jeringas para el fin de semana–, cerca de mayo de 2023 le preguntó a Said si no necesitaba a alguien que limpiara. Apenas un par de semanas después, la pusieron a usar la computadora. Ahora, cuando le platica a otras personas sobre el espacio, se les hace raro que pueda trabajar y consumir en el mismo lugar. 

Hoy, Elena ayuda en la recepción al cambio de jeringas, a pasar a las personas usuarias a la sala y a veces también a cuidarles. “Aquí es más seguro, porque aquí nos están cuidando. Aquí no se puede morir uno, aquí lo atienden a uno. Me gustó, allá no había de estos servicios, y cuando miré aquí, entré y se me hizo wow, no lo podía creer, no había conocido algo así”, relata. 

Lee: Seis años sin datos sobre consumo de drogas; en 2024 se prevén primeros resultados de encuesta nacional

Antes, sabía del reparto de kits seguros en San Diego, pero no de un servicio similar al de Verter, donde, dice, las jeringas y los preservativos están entre lo más solicitado. Ella también ha conocido a varios que fallecieron por la crisis de opiáceos. 

“Han fallecido muchos con eso del fentanilo que está aquí, muchos están en la cárcel, pero la mayoría de ellos fallecieron; es muy fuerte esa cosa, viene revuelta en la heroína pero así sola no la he consumido, le tengo miedo”, admite.   

Otras historias, como la de José y ‘Alberto’, cuyo nombre fue cambiado por motivos de seguridad, son más complejas: se entremezclan con la falta de recursos y acceso a derechos, las presiones del crimen organizado, la vida en la calle, las situaciones de vulnerabilidad y una muy remota posibilidad de dejar el consumo. 

Sin embargo, ellos merecen igualmente que alguien les cuide, que alguien prevenga su muerte. Ese es el principio detrás de una sala de consumo seguro o un espacio de prevención de sobredosis, como quiera llamársele. Muchas de las personas que atiende Verter en este momento no quieren o no pueden dejar de consumir, y hay que ofrecerles alternativas para reducir los riesgos en su salud y a nivel comunitario, explica Lourdes.

Para ella, reducción de daños significa centrarse en las personas, pero también hablar desde la gestión de placeres, el derecho al consumo y a tener un espacio digno, así como a transitar por la calle sin el riesgo de ser detenidos incluso solo por portar la parafernalia para consumir, de los derechos a acceder a servicios de salud y ciudadanía, pero también a mejorar su entorno y su vida familiar.   

Verter cuenta también con La Nave, un vehículo en el que llevan los mismos servicios a otras comunidades: consumo supervisado, pruebas de detección y vinculación a servicios de salud, casi siempre en colonias cercanas. Ya no lo hacen tan seguido porque han dejado de recibir recursos federales para proyectos de reducción de daños a través de convocatorias del Censida. 

Sala de consumo seguro de drogas de la Fundación Verter AC.
Sala de consumo seguro de drogas de la Fundación Verter AC. Foto: Lizeth Ovando, Animal Político

Más policía en la calle, menos atención a personas usuarias de drogas

Tanto Verter como Prevencasa pensaron sus servicios de reducción de daños sobre todo para mujeres, ante los riesgos crecientes que puede implicar la violencia y el choque de grupos criminales para quienes consumen en las calles. Como ocurre en Prevencasa, a veces las personas simplemente necesitan un lugar donde tomar un descanso o bañarse.  

Para Lilia, uno de los puntos centrales es que cuenten con herramientas de autocuidado y puedan acceder a los servicios de salud que necesitan: educación, prevención primaria, secundaria, pruebas de detección o enlace a tratamiento con algún sustituto como la metadona –para el consumo problemático de opiáceos–, que en este momento no está disponible tras la crisis en el abasto de medicamentos psiquiátricos. 

“Ese es un problema de salud pública enorme, que no exista un tratamiento de sustitución de opioides”, lamenta. En México, además de las dos unidades CIJ que proveen ese tratamiento, según los datos oficiales solo existen nueve clínicas de metadona de la iniciativa privada en Tijuana, Mexicali y Ensenada, Baja California; Hermosillo y Nogales, Sonora; y Ciudad Juárez, Chihuahua.

Lee: Delegan encuesta de consumo de drogas a Conahcyt, pese a no tener experiencia y acumular meses de retraso

Los riesgos para las personas consumidoras no solamente crecen ante las personas que delinquen. Con la presencia de la Guardia Nacional, policías y militares en el espacio público –explica Alfonso, colaborador de Prevencasa– el panorama es aún más complicado, especialmente para las mujeres. Cada vez, dice, hay más experiencias de abuso físico, verbal y de destrucción de parafernalia de consumo. 

La percepción de las organizaciones en Mexicali y Tijuana es que mientras la presencia de elementos de seguridad crece en la calles, hay menos oferta de servicios para personas que están “atrapadas” en la frontera. “Creemos que la gente está así porque se lo merece, pero muchas veces conocemos las historias que están detrás y son muy fuertes”, añade Alfonso. 

A esa estigmatización que proviene de la sociedad pero también de instituciones que la reproducen desde sus campañas difundidas en tiempos oficiales de radio y televisión, se suma la criminalización del consumo de una forma más directa: el alza de detenciones por posesión simple de drogas en medio de un marco legal que facilita la arbitrariedad. 

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Etiquetas:
consumo drogas
drogas
estrategia fallida AMLO
prohibición drogas
image
Las dos caras del ajustazo sin precedentes de Milei en Argentina
10 minutos de lectura
Las dos caras del ajustazo sin precedentes de Milei en Argentina
Mientras el uso de sustancias se incrementa y diversifica, la iniciativa privada concentra el 97% de la atención residencial al consumo problemático de drogas, con constantes quejas por violaciones a derechos humanos. En contraste, organizaciones impulsan modelos de reducción de riesgos y daños.
22 de febrero, 2024
Por: BBC News Mundo
0

La semana última Argentina vivió dos hitos: por primera vez en más de una década, el ministerio de Economía anunció que hubo superávit fiscal. Es decir, que se recaudó más de lo que se gastó, algo que ha ocurrido en poquísimas ocasiones en este país sudamericano.

Poco tiempo después, el prestigioso Observatorio de la Deuda Social de la Universidad Católica Argentina (UCA) dio a conocer una cifra que dejó helados a muchos: estimó que la pobreza en enero superó el 57%, el peor índice desde la crisis de 2001/2.

Estos datos reflejan las dos caras de la Argentina de Javier Milei, el economista libertario que asumió en diciembre pasado prometiendo sanear la economía del país, que lleva décadas entrando y saliendo de crisis, y reducir la inflación, que hoy es la más alta del mundo.

En apenas dos meses Milei ha logrado cumplir con su meta de “déficit cero”, es decir, dejar de tener las cuentas en rojo. Y los mercados muestran su satisfacción:

Los bonos y acciones argentinos están en alza, el dólar libre (o “blue”) se ha estabilizado y el llamado “riesgo país” -un índice que muestra la confianza en la capacidad de un Estado para pagar su deuda- está en su nivel más bajo en dos años, todas señales de que el rumbo macroeconómico va por buen sendero.

Pero el remedio que ha aplicado Milei para lograr estas mejoras –un ajustazo sin precedentes– tiene severas consecuencias en una población que ya llevaba seis años consecutivos de caída del salario real, con un sueldo mínimo que equivale a apenas US$160, el más bajo de la región después de Venezuela.

Motosierra + licuadora

Milei se hizo famoso durante la campaña por blandir una motosierra, un símbolo de cómo pensaba arrasar con el gasto público, el motivo que ha llevado al país a estar constantemente en déficit (112 de los últimos 122 años).

Según el economista, las soluciones que aplicaron hasta ahora los distintos gobiernos -emitir más billetes o pedir dinero para cubrir esos gastos- llevaron a que el país tenga una inflación que supera el 250% anual y sea el principal deudor mundial del Fondo Monetario Internacional (FMI).

En vez de esas recetas, este outsider, que ingresó a la arena política hace menos de tres años, propuso una solución más drástica: cortar el origen del problema -el gasto excesivo-, para llegar al “déficit cero”, que ha definido como su principal meta de gobierno.

Y en noviembre pasado, en la segunda vuelta electoral, casi el 56% de los argentinos apoyó la idea, que supuestamente -según Milei- se iba a centrar en cortar los gastos de la “casta”, como él llama a la clase política tradicional.

Pero pocos imaginaron lo rápido y profundos que serían los cambios que traería el nuevo presidente. Ni tampoco cuánto les afectaría a ellos directamente.

Milei dando su discurso de asunción en las escalinatas del Congreso el 10 de diciembre de 2023.
Reuters
El día que asumió, Milei prometió reducir 5 puntos del PIB -un ajuste sin precedentes- y en enero ya cumplió su meta.

El día que asumió, el 10 de diciembre, Milei declaró que su objetivo era recortar 5 puntos del Producto Interno Bruto (PIB), un ajuste pocas veces visto en la historia, no solo de este país, sino del mundo.

No detalló que planeaba aplicar ese mega recorte en menos de dos meses, algo también inédito.

Para lograr su objetivo no solo prendió la famosa motosierra, reduciendo a la mitad los ministerios y secretarías, frenando nuevas obras públicas, recortando subsidios y gastos en publicidad institucional y eliminando las transferencias discrecionales a las provincias (lo que ha generado una pelea con los gobernadores de esos distritos).

También encendió la licuadora, que ha sido en realidad su principal herramienta de ajuste.

Emitió un decreto para que este año se aplique el mismo Presupuesto que en 2023, haciendo que las partidas presupuestarias queden por debajo del índice de inflación (lo que, en efecto, las redujo fuertemente).

Pero su medida más contundente fue quitarle la mitad de su valor al peso contra el dólar, lo que hizo desplomar -o “licuar”- el poder adquisitivo de salarios y jubilaciones.

Según el economista Martín Polo, de la consultora Cohen Aliados Financieros, las medidas de Milei recortaron en más del 38% las jubilaciones y pensiones, el principal gasto del Estado.

También se achicó un 27% los salarios públicos, un 64% los subsidios económicos (principalmente a la energía) y 86% la obra pública. Todo de golpe.

Además, la fuerte devaluación aceleró aún más la inflación, que se duplicó entre noviembre y diciembre, alcanzando el 25,5% mensual a fin de año.

Caída del consumo

El resultado de estas medidas ha sido tan impresionante como dramático.

Por un lado, el gobierno celebra que en tiempo récord logró su meta de “déficit cero”, destacando que es la primera vez desde 2012 que el sector público no dio pérdidas.

(Por el contrario, en enero tuvo un sobrante (o superávit) de más de US$580 millones).

Paquetes de yerba con sus precios, en enero.
Getty Images
Argentina hoy tiene la inflación más alta del mundo, del 254% anual.

Milei también resalta que la inflación, que parecía estar entrando en un proceso irreversible de hiperinflación, se ha desacelerado, bajando cinco puntos en el primer mes del año (al 20,6%).

La mayoría de los pronósticos privados anticipan que la tendencia continuará a la baja, con una inflación que rondaría el 15% en febrero.

Sin embargo, el costo humano de estas mejoras económicas ha sido enorme.

Según el Observatorio de la Deuda Social, entre diciembre y enero la pobreza pegó un salto, pasando del 49,5% al 57,4%, una cifra que se acerca a la de la peor crisis que vivió Argentina hasta el momento, la de 2001/2, cuando se alcanzó una cifra récord del 65,5% de personas pobres.

Y, aunque la baja de la inflación genera expectativa, la triste realidad es que el principal motivo por el que bajan los precios es que la gente ya no tiene suficiente dinero para gastar.

“Hubo una caída del consumo en el mercado interno. Las ventas minoristas cayeron el 26,8% en el mes de enero, de acuerdo con la Confederación Argentina de la Mediana Empresa (CAME) y continúan cayendo en febrero”, señaló a BBC Mundo Damián Di Pace, director de la consultora económica Focus Market.

“Y el consumo masivo bajó un 18,5%, así que lo que se ve es una caída de la actividad”.

En otras palabras: una profundización de la recesión que ya arrastraba Argentina, o más bien la “estanflación” -como explicó el propio Milei-, ya que se combina el estancamiento económico con una inflación astronómica, el peor de los escenarios.

Este proceso llevó al FMI a recortar drásticamente sus proyecciones de PIB para Argentina.

Mientras que en octubre había pronosticado para 2024 un crecimiento del 2,8%, a finales de enero cambió el signo de positivo a negativo, estimando que, con las nuevas medidas anunciadas por el flamante presidente, la economía argentina se contraerá un 2,8% este año.

El tsunami Milei

Los argentinos, de todos los estratos sociales, no olvidarán fácilmente estos primeros dos meses de gobierno de Milei.

Un carnicero argentino
Reuters
Los salarios, que ya eran los más bajos de la región, después de Venezuela, se desplomaron con el ajuste de Milei.

Por un lado, sus sueldos sufrieron una marcada caída del poder de compra, por la devaluación y la aceleración de la inflación, que superó el 50% acumulado entre diciembre y enero (la inflación en alimentos fue aún superior).

Pero, al mismo tiempo, sus bolsillos sufrieron -y siguen sufriendo- un verdadero bombardeo por el “sinceramiento de precios” que ha llevado que tanto productos como servicios -que durante los años de gobierno kirchnerista estuvieron “pisados”, por intervención del Estado- de golpe se liberen.

Por la quita de subsidios, el transporte público aumentó más del 200% en la región más poblada del país y la tarifa eléctrica subió entre el 65% y el 150% (según niveles de ingreso).

Las “prepagas” de la Salud (empresas privadas de medicina de las que dependen millones de argentinos) aumentaron sus cuotas más del 100% luego de que el nuevo gobierno desregulara el sector.

“Los aumentos han sido demenciales. Es la primera vez en mi vida que no puedo pagar la prepaga”, le dice a BBC Mundo Andrés, un consultor privado de 60 años que prefiere no dar su apellido.

“Voy a tener que pedir un préstamo al banco para pagarlo porque tengo un problema de salud crónico y no puedo cambiar de plan, soy rehén del sistema privado”, afirma.

“Espero que solo sea por unos meses, hasta que la economía mejore”.

Los del medio

El temor es que muchas personas de clase media que ya no pueden pagar la salud privada empiecen a acudir a la pública, que ya está desfinanciada y sobrepoblada.

Algo similar podría ocurrir con la educación. En marzo empiezan las clases, después del receso de verano, y muchas familias tendrán que hacer cuentas para ver si pueden costear los colegios privados de sus hijos, que anunciaron aumentos importantes luego de que el gobierno de Milei los habilitara a fijar el valor de sus cuotas “sin límites”.

El mandatario ha señalado que está trabajando en “un mecanismo de asistencia” para afrontar este problema (“si caen los ingresos y tenés que cambiar a los chicos del colegio, es traumatizante para padres e hijos”, afirmó en una entrevista con Radio La Red).

Una mujer mayor en su casa en Buenos Aires
Reuters
Los jubilados y la clase media han sido los más perjudicados por el ajuste.

Pero aún es temprano para saber si esta posible ayuda puede paliar los efectos del ajuste económico en la clase media, la gran perjudicada junto con los jubilados.

Así lo muestran las cifras del Observatorio de la Deuda Social, que señalan que mientras que, en los hogares más humildes, que reciben asistencia social, la pobreza aumentó 9 puntos desde el tercer trimestre de 2023, el incremento más grande se dio entre las familias que no califican para recibir ayuda del Estado, donde la pobreza saltó del 27% al 44% (17 puntos).

Este aumento puede verse en los comedores populares, donde, según los movimientos sociales, la cantidad de personas que asiste diariamente aumentó al menos un 50% desde diciembre.

“A mí me sirve mucho llevar un plato de comida para que mis hijos estén más llenos mientras mi mujer cocina, y aguanten un poco hasta la merienda”, señaló Daniel Barreto, un albañil que asiste al comedor Las Hormiguitas Viajeras, en el municipio de San Martin, al norte de la provincia de Buenos Aires.

“Lamentablemente la plata no sirve y todo es plata”, afirmó a la agencia AFP.

Los datos más recientes del Instituto Nacional de Estadística y Censos (Indec) muestran por qué “la plata no sirve”: hoy el salario mínimo argentino representa menos de un tercio del precio de la canasta básica, el conjunto de bienes y servicios que necesita una pareja con dos hijos para no ser pobre.

Y eso no incluye el alquiler, uno de los gastos más grandes para muchas familias que no son propietarias de una vivienda.

El gobierno asegura que está pendiente de los más necesitados.

Si bien recibió muchas críticas por su decisión de frenar el envío de alimentos a los comedores y merenderos populares, mientras realiza una auditoría que busca sacar del medio a las organizaciones intermediaras a las que acusa de clientelismo, el gobierno destaca que aumentó la ayuda directa, duplicando la Asignación Universal por Hijo y aumentando la tarjeta alimentaria en un 50%.

Mujeres cocinando en un comedor popular en Villa Fiorito, Buenos Aires
Reuters
Los comedores populares dejaron de recibir insumos del Estado nacional en diciembre y enero, cuando la inflación se disparó más del 50%.

En febrero, el ministerio de Capital Humano también firmó convenios de asistencia alimentaria con las iglesias evangélicas y la asociación católica Cáritas, por un total de US$600.000 millones.

Pero por el momento no hay medidas para aliviar la situación de los estratos medios y de las personas de la tercera edad, quienes más vieron licuados sus ingresos.

Lo peor está por venir

En medio del escozor que aún producen sus medidas, el propio Milei advirtió que “el momento más duro será entre marzo y abril“.

Sin embargo, también dijo que luego habrá una recuperación en forma de V: “A partir de ahí, tocaste fondo y empezás a rebotar“, predijo en diálogo con Radio Rivadavia.

“Las estimaciones del FMI dicen que podemos abrir el cepo a mitad de año”, detalló, en referencia a levantar las restricciones al acceso de dólares que se impusieron hace años en Argentina por la falta de reservas del Banco Central (que hoy siguen en rojo, aunque vienen en aumento y se abultarán en abril gracias a las exportaciones del campo).

“Cuando abrís el cepo, la economía se dispara para delante”, auguró el mandatario.

Cartel en una protesta contra Milei
EPA
Milei ha enfrentado decenas de protestas e incluso un paro general en sus primeros dos meses.

No todos comparten este pronóstico optimista. Pero incluso quienes sí lo hacen se preguntan dos cosas.

¿Cuánto caerá el empleo y cuántas empresas deberán cerrar como consecuencia de este período de fuerte estanflación? (uno de los pocos índices “positivos” de Argentina es su baja tasa de desempleo, que ronda el 6%).

Y, más acuciante aún: ¿hasta cuándo aguantará la tolerancia de la gente a esta realidad sin precedentes?

Linea gris
BBC

Haz clic aquí para leer más historias de BBC News Mundo.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Etiquetas:
consumo drogas
drogas
estrategia fallida AMLO
prohibición drogas