Home
>
México Desigual
>
Con miedo a protestar y sin indemnización: Tren Maya divide a comunidad de Paraíso Nuevo, Campeche
Con miedo a protestar y sin indemnización: Tren Maya divide a comunidad de Paraíso Nuevo, Campeche
Tramo 1 del Tren Maya parte en dos a comunidades de Campeche | Foto: Orsetta Bellani
8 minutos de lectura
Con miedo a protestar y sin indemnización: Tren Maya divide a comunidad de Paraíso Nuevo, Campeche
El Tren Maya ya causó cambios profundos en Paraíso Nuevo, Campeche. Los espacios públicos han sido ocupados por hombres armados, las excavadoras trabajan a pleno ritmo haciendo polvo y ruido, y los pasos peatonales pronto serán cerrados.
01 de septiembre, 2023
Por: Orsetta Bellani
@ 
0

Los habitantes de Paraíso Nuevo, en Campeche, consideran las vías del tren como un elemento de la comunidad, a la par del domo o de los juegos infantiles. Están allí desde mediados del siglo pasado y desde entonces unos vagones de carga las recorren despacio, unas pocas veces al mes. Los pobladores siempre vieron a los rieles nada más como dos piezas de hierro oxidadas y tapadas por la maleza, que les toca cruzar para ir de una parte del poblado a la otra. Las atraviesan continuamente, varias veces al día, pues de un lado de las vías hay unas viviendas, el jardín de niños y la casa de salud; del otro hay más viviendas, el parque y las escuelas primaria y secundaria.

Por eso los vecinos se alertaron cuando supieron que el trazado del Tren Maya, que pronto pasará por allí, estará rodeado por una valla y ya no será posible cruzar las vías una vez que esté en funciones.

Tampoco les agradó la solución encontrada por el Fondo Nacional de Fomento al Turismo (Fonatur): construir un puente, para peatones y vehículos, que los obligará a caminar medio kilómetro más cada vez que quieran pasar de un lado a otro de la comunidad, y que los ancianos y las personas con discapacidad motriz no van a poder subir y bajar. 

El malcontento entre los habitantes explotó cuando los 35 ejidatarios de Paraíso Nuevo recibieron una indemnización del gobierno federal de casi 7 millones de pesos, a pesar de que la mayoría de ellos no vive en Paraíso Nuevo, mientras que no estaba previsto ningún desembolso para los 300 pobladores que serán afectados por la obra en su vida cotidiana.

Fue entonces, en julio de 2021, que decidieron levantar su primer plantón y retener a algunas unidades de transporte y maquinarias necesarias para la construcción del tramo 1 del Tren Maya, una obra que partirá el tejido social de una comunidad que quiere ser una.  

Afectaciones en Paraíso Nuevo, Campeche, por tramo 1 del Tren Maya
Afectaciones en el Ejido Don Samuel, por el tramo 1 del Tren Maya | Foto: Orsetta Bellani

Comunidad de Campeche, el “corazón del Tren Maya”

Paraíso Nuevo se encuentra en el municipio de Candelaria, una región verde y ganadera tan plana que el horizonte siempre está a la vista. El tramo 1 del Tren Maya tiene una longitud de 227 kilómetros y está a cargo del consorcio Lamat, creado por Mota-Engil México y China Construction CC.

De acuerdo con el director de Fonatur, Javier May Rodríguez, el tramo estará listo en octubre y entonces empezarán las pruebas de los primeros vagones que cruzarán esta llanura que divide la ciudad chiapaneca de Palenque de Escárcega, en Campeche, pasando también por Candelaria.

“En la cabecera municipal de Candelaria el Tren Maya pasará por un puente elevado. Para construirlo están rellenando humedales y contaminando el aire: por el polvo y la cal hubo muchas enfermedades del sistema respiratorio y digestivo, sobre todo en niños y en adultos mayores”, afirma Sara López González, del Consejo Regional Indígena y Popular de Xpujil (CRIP).

“Además, unas 300 familias que vivían en el derecho de vía fueron obligadas a dejar sus casas, muchas fueron amenazadas, para nosotros son desalojos forzados”, señala.

Según el CRIP, la obra es promocionada sobre todo como un proyecto que va a detonar el turismo, pero se trata también un tren de carga, un “tren neoliberal” funcional al despojo de los territorios y al desarrollo de la agroindustria.

De hecho, la Manifestación de Impacto Ambiental (MIA) afirma que la estación que se está construyendo en Escárcega ―que también se usará para dar mantenimiento a los trenes― es a servicio de la agrologistica.

Esta ciudad bochornosa, donde los camiones de volteo del consorcio Lamat se mezclan con el tráfico intenso del centro, es considerada por el gobierno como “el corazón del Tren Maya”, pues en ella confluyen tres tramos de la obra: el 7 que lleva a Bacalar, en Quintana Roo, el 2 que llega al poblado de Calkiní, Campeche, y el 1 que conecta con Palenque. 

El primer ramal del tramo 1 es un terraplén alto que corre casi paralelo a la carretera estatal Candelaria-Escárcega, un camino en muy mal estado por tanto ir y venir de vehículos pesados dedicados a la construcción de la obra.  Seguido a lado de la carretera aparecen, en el medio de la vegetación, grandes hoyos pelones que han sido abiertos para sacar material de construcción, y que así quedarán una vez que las obras terminen.

Paraíso Nuevo está dentro del Tramo 1 del Tren Maya en Campeche
Paraíso Nuevo está dentro del Tramo 1 del Tren Maya en Campeche | Foto: Orsetta Bellani

En esta región hay consenso hacia el presidente Andrés Manuel López Obrador y el Tren Maya, pero existen muchas críticas sobre la forma en que se está construyendo y, de vez en cuando, brotan protestas con demandas específicas.

Por ejemplo, a mediados de julio los pobladores del ejido Don Samuel bloquearon el trazado de la obra a la altura de su comunidad impidiendo al consorcio Lamat continuar los trabajos.

Se molestaron cuando se dieron cuenta de que los dos pasos que se habían construido se inundaban cada vez que llovía, además de ser tan bajos como para impedir el tránsito de los carros de redila o de los trailers que diario cruzan la comunidad para llevar víveres y mercancías.

El bloqueo se levantó cuando se alcanzó un acuerdo con Javier May Rodríguez, que prometió la construcción de pasos a ras del piso y más elevados.

Puntos de paso inundados para la población en el Ejido Don Samuel ante el Tren Maya
Puntos de paso inundados para la población en el Ejido Don Samuel ante el Tren Maya | Foto: Orsetta Bellani

Protestas contra el Tren Maya en Pueblo Nuevo

El primer plantón en Paraíso Nuevo fue en julio de 2021 y participaron 130 pobladores. Tenían seis demandas muy claras, eran tan determinados que enviaron una comisión a la Ciudad de México y obtuvieron una visita de Javier May Rodríguez, entonces titular de la Secretaría de Bienestar.

Durante sus reuniones les prometió pavimentar las calles, componer el sistema de agua potable y la casa de salud, se comprometió a entregar antenas de Internet, paneles solares y apoyos de entre 35 mil y 90 mil pesos para las familias que quisieran ampliar o mejorar sus viviendas. 

“Y quienes no tenemos terreno ni casa, ¿cómo le vamos a hacer?”, preguntó una señora a May Rodríguez. 

“Consígase un terreno y les vamos a dar dinero para comprarlo y construir su hogar”, contestó él. “Soy un hombre de palabra y vengo de parte del presidente. Si yo quedo mal, dejo mal al presidente”.

Sin embargo, las 25 familias de Paraíso Nuevo que no tienen vivienda ni terreno jamás recibieron el apoyo económico y por esto el 16 de noviembre de 2022 decidieron levantar otro plantón.

Fue justo tres días antes del supuesto inicio del dialogo con Fonatur, el 9 de enero de 2023, que se llevó a cabo un operativo de desalojo por parte de la Guardia Nacional y de la Fiscalía General del Estado de Campeche. 

“Se vinieron como si fueran a agarrar al narcotraficante más peligroso del mundo”, dice Perla Rubí Garduza Pablo, que participó en las protestas. “Eran unos 60 policías y empezaron con violencia a quitar mallas”.

Obras del tramo 1 del Tren Maya en Campeche
Obras del tramo 1 del Tren Maya en Campeche. | Foto: Orsetta Bellani

Los uniformados se acercaron a Joel Jiménez Morales, pastor de la comunidad, que las autoridades ubicaban como líder de la protesta y a quien, en algún momento, ofrecieron dinero para que parara las movilizaciones. 

“Fonatur ha sido irrespetuosa en los pueblos donde pasa porque simplemente llega, marca y dice “por aquí vamos a pasar”, acusó el pastor durante una entrevista con el medio Versión Informativa Candelaria, en julio de 2022, poco antes de empezar la movilización.

Unos meses atrás, ante un medio local, aclaró: “No estamos en contra del proyecto Tren Maya, estamos en contra del mal manejo de los recursos públicos”.

Varios pobladores se rebelaron cuando se dieron cuenta de que la Guardia Nacional había agarrado el pastor.

“Muchas mujeres corrimos a defenderlo, a mí me aventaron dos veces los judiciales y me lastimaron, se me salió el huesito de la rodilla. Además, agarraron a un niño y lo empujaron, luego lo soltaron porque su mamá les gritó que era menor de edad. A ella también la empujaron“, recuerda Perla Rubí Garduza Pablo. 

Naín Camacho López, un hombre que también llegó para apoyar a Joel Jiménez Morales, fue arrastrado e igualmente detenido. Ambos fueron acusados de obstrucción a las vías federales de comunicación, de oposición a la ejecución de una obra pública y de robo en pandilla, pero la fiscalía nunca pudo presentar pruebas y el 12 de junio se cerraron las investigaciones. Hasta el momento, Fonatur no ha cumplido con las promesas que hizo a las 25 familias sin casa ni terreno.

El parque de los niños militarizado

Durante ocho meses los niños de Paraíso Nuevo dejaron de ir al parque. Fue después del desalojo del segundo plantón, en enero de 2023, pues los militares lo ocuparon con sus camionetas, asustaban a los niños con las armas y a veces se emborrachaban.

Los soldados se posicionaron también en la comisaría y, cuando que terminaban las clases, ocupaban la escuela primaria, dejando los baños de los niños sucios. 

“Nosotros mandamos en la escuela y los militares son cochinos”, dijeron los padres de familia al presidente municipal, que fue enviado a hablar con los soldados. Desde entonces empezaron a dejar más en paz a los niños, pero las tensiones con la población siguieron hasta cuando se retiraron del parque, a principios de agosto, mientras que la Guardia Nacional sigue estacionada a lado de las vías del tren, cerca de una caoba majestuosa. 

Parque para niños em Paraíso Nuevo, municipio de Candelaria, Campeche
Paraíso Nuevo en el municipio de Candelaria, Campeche | Foto: Orsetta Bellani

“La presencia militar ha llenado de miedo a todos los habitantes”, escribían en enero de 2023 los pobladores de Paraíso Nuevo en un comunicado.

“Un compañero de la comunidad fue interceptado por los militares cuando caminaba al amanecer cerca del parque, le fue arrebatado el teléfono celular y fue amenazado con un arma apuntándole en la ingle. La presencia de los militares y de la Guardia Nacional pretende intimidarnos y evitar cualquier tipo de protesta y organización legitima para la defensa de nuestros derechos”.

El Tren Maya ya causó cambios profundos en Paraíso Nuevo. Los espacios públicos han sido ocupados por hombres armados y uniformados, las excavadoras trabajan a pleno ritmo haciendo polvo y ruido, los pasos peatonales pronto serán cerrados y el puente elevado va tomando cada vez más forma.

No hay zonas arqueológicas ni ojos de agua en la comunidad, así que no habrá un paradero para que los turistas desciendan. Como en otros poblados de la Península, el Tren Maya pasará rápido y ensordecedor como un balazo a un lado de las casas y del parque donde, por lo menos, los niños ya regresaron a jugar.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Etiquetas:
Campeche
tren maya
image
La historia detrás de “I Will Survive”, el éxito de Gloria Gaynor que se convirtió en un himno
7 minutos de lectura
La historia detrás de “I Will Survive”, el éxito de Gloria Gaynor que se convirtió en un himno
El Tren Maya ya causó cambios profundos en Paraíso Nuevo, Campeche. Los espacios públicos han sido ocupados por hombres armados, las excavadoras trabajan a pleno ritmo haciendo polvo y ruido, y los pasos peatonales pronto serán cerrados.
25 de febrero, 2024
Por: BBC News Mundo
0

Podría considerarse el himno ideal tras una ruptura dolorosa, pero en realidad el origen de I Will Survive, la mítica canción de Gloria Gaynor, no tiene nada que ver con el amor.

Las canciones pop siempre se basan en estribillos pegadizos para atrapar al oyente; lo vemos desde los Beatles hasta Taylor Swift. Pero pocas canciones atrapan con la misma seguridad con que lo hace la obra maestra de Gloria Gaynor, lanzada en 1978.

La canción marcó tanto la carrera de la cantante que es el título de un nuevo documental sobre la vida de la ahora octogenaria: Gloria Gaynor: I Will Survive.

“Esa canción es mi historia”, dijo Gaynor en una entrevista reciente con The Independent.

Su interpretación vocal es emotiva. Y la letra, poderosa. Si al principio creemos que habla del miedo (“First I was afraid, I was petrified”, “Al principio tenía miedo, estaba petrificada”), la canción luego nos revela que en realidad habla de fuerza, empoderamiento y resiliencia.

“Creo que la razón por la que es tan querida es que tiene unos ritmos disco muy dinámicos”, dice Oliver Keens, DJ disco y columnista de The Independent.

Bestley, DJ y artista con un profundo conocimiento de la música disco, house y soul, apunta además que el ritmo medio de la canción es de 117 pulsaciones por minuto.

¿Qué significa esto? “Tiene una velocidad estupenda para bailar durante un buen rato”, ya que eleva el ritmo cardíaco de quien la baila en un modo similar a practicar un ejercicio ligero, explica el experto.

La influencia de la canción

I Will Survive no es sólo una canción querida, también es un hito.

Se incluyó en el Registro Nacional de Grabaciones, un catálogo de grabaciones sonoras “consideradas cultural, histórica o estéticamente significativas” por la Biblioteca del Congreso de Estados Unidos.

A pesar de tener 45 años, conserva un atractivo que abarca generaciones. Harry Styles, ídolo de la generación Z, hizo su versión en el festival de Coachella 2022 en Estados Unidos, y Madonna, icono para generaciones anteriores, lo cantará en su Celebration Tour, una gira que abarca toda su carrera.

Gloria Gaynor en una fotografía en blanco y negro durante una actuación.
Gaynor empezó a cantar en la década de los 60 y el éxito de I Will Survive llegó en 1979. Foto: Getty Images.

Aunque Gaynor anotó otros éxitos durante la era disco, sobre todo con su versión de 1974 de Never Can Say Goodbye de los Jackson 5, esta es su canción insignia.

El nuevo documental sobre su vida y carrera, que se proyectó en los cines de EE.UU. solo durante un día, el 13 de febrero, y que se espera tenga un estreno más amplio en breve, demuestra que definitivamente se ha ganado ese epíteto.

La película sigue los tenaces intentos de la cantante por grabar su primer álbum de gospel a mediados de los 70 –a pesar de que su representante le dijo que “nadie quería eso” de ella– y repasa los numerosos obstáculos personales que superó: desde un desafiante matrimonio durante 26 años con su ex manager, Lynwood Johnson, de quien se divorció en 2005 y a quien describe en la película como un “imán de mujeres”, al asesinato de su hermana en 1995.

Gaynor también cuenta que fue abusada sexualmente en varias ocasiones por la pareja de su madre cuando ella tenía 12 años y nuevamente a los 17 por el primo de su novio.

Gaynor comenzó a cantar profesionalmente a mediados de la década de 1960 como miembro de la banda de jazz-R&B The Soul Satisfiers, pero sólo logró el éxito internacional después de convertirse en solista y pasarse a la música disco en la década siguiente.

Cuando “I Will Survive” ascendió al número uno en las listas de sencillos de Estados Unidos y Reino Unido en 1979, se convirtió en su mayor éxito y en el más duradero.

En 1993, “I Will Survive” de Gaynor regresó al top 10 de Reino Unido después de que el remezclador Phil Kelsey le diera una actualización elegante para la era de la música house.

La versión disco original de Gaynor sigue siendo un emblema hasta el día de hoy, pero a lo largo de los años, decenas de artistas le han puesto su propio sello.

Cómo empezó todo

“I Will Survive” está tan arraigada a la cultura pop mundial que es sorprendente saber que inicialmente fue pensada como un tema desechable.

Cuando Gaynor lo grabó en 1978 se designó como la cara B de una canción entonces popular llamada “Substitute”, que había sido un éxito para la banda de rock sudafricana Clout.

El sello de Gaynor, Casablanca, pidió al compositor Freddie Perren que produjera una nueva versión disco y él aceptó con la condición de que también pudiera producir su cara B.

Gloria Gaynor en una actuación. Imagen en blanco y negro.
Al leer la letra de la canción, Gaynor vio su potencial porque era atemporal. Foto: Getty Images.

Cuando le mostró a Gaynor la letra de “I Will Survive”, una canción que había escrito con el también compositor Dino Fekaris, ella inmediatamente notó su potencial.

“Dije que la letra era atemporal”, reveló la cantante recientemente a la cadena estadounidense NPR.

También recordó haber dicho a sus colaboradores: “¿Cómo pueden poner este tema en la cara B?’ “’Bueno, ese es el trato que hicimos'”, le contestaron.

Gaynor estaba tan segura de que “I Will Survive” merecía una oportunidad adecuada que se la dio a Richie Kaczor, un DJ del club nocturno más influyente de Nueva York, Studio 54.

“Al público le encantó de inmediato. Pensé: “Esta es una canción de éxito, porque al público de Nueva York nada le encanta inmediatamente. Así que le di al DJ una pila de discos para que se los diera a sus amigos DJ”, le dijo Gaynor a la revista Forbes en 2020.

Muy pronto, “I Will Survive” resultó tan popular en las pistas de baile que el sello discográfico de Gaynor lo convirtió en cara A y escaló las listas de éxitos.

“I Will Survive” habla de una ruptura… laboral

Mientras dominaba la escena disco de Nueva York, a 80 millas, en Fire Island, un complejo de playa popular entre la comunidad LGTBQ+, la canción empezó a sonar.

Según la Sociedad de Preservación Histórica de Fire Island Pines , “se convirtió en uno de los himnos por excelencia del Orgullo Gay” en 1979 y “se ha mantenido firme como uno de los favoritos de los hombres homosexuales en todo el mundo”.

Más de 40 años después, en 2022, la revista Time Out la colocó en lo más alto de su lista de “50 canciones gay para celebrar el Orgullo durante todo el año “.

Es fácil ver por qué. Es una canción con un sentido dramático innato que siempre ha resonado entre los oyentes LGBTQ+. Frases desafiantes como “¿Pensaste que me desmoronaría? ¿Pensaste que me acostaría y moriría?” realmente toca la fibra sensible de cualquiera que tenga que luchar por su derecho a vivir como quiera.

“Es una canción sobre el empoderamiento y la autorrealización, y como la letra no menciona el género del cantante ni de la persona a la que le cantan, cualquiera puede identificarse con ella”, dice Bestley.

Puede que “I Will Survive” no tenga género, pero como la versión más famosa la canta Gaynor, también ha sido adoptada como un himno de empoderamiento femenino.

Es la historia de alguien que supera la angustia causada por su insensible ex y dice: “No soy esa personita encadenada que sigue enamorada de ti”.

Lo curioso es que, a pesar de lo que se piensa, la canción no trata sobre una ruptura sentimental… sino un revés profesional.

Gloria Gaynor en un escenario cantando.
Gaynor puso un video de ella lavándose las manos a ritmo de I will survive durante la pandemia. En la foto, durante una actuación en 2023. Foto: Getty Images.

Fekaris contó que la escribió después de ser despedido de su trabajo como redactor en Motown Records.

La letra trata claramente de seguir adelante después de una relación fallida, pero contiene un sentido más amplio de cruda resiliencia y Gaynor vertió su propia desgracia con su rugiente interpretación vocal.

Un hito que perdura

Sin duda, “I Will Survive” ha demostrado también tener una gran capacidad de adaptación a lo largo de los años.

El DJ y productor Eric Kupper recuerda en entrevista con BBC Culture los remixes que circularon durante la pandemia de 2020 como un “mensaje de empoderamiento”, después de que un vídeo de Gaynor lavándose las manos para desinfectárselas al ritmo de la canción se volviera viral.

Sin embargo, Kupper también cree que “I Will Survive” ha perdurado gracias a su gran calidad.

“Es una canción excelente y bien elaborada, tanto musical como líricamente, y (Gaynor) la interpreta con gran pasión”, subraya.

Independientemente de si estás en una situación como la que narra la canción o no, hay algo conmovedor e identificable en el disco de Gaynor: es una canción que te respalda cuando necesitas meterte en lo profundo y decir: ”Oh no, not I – I will survive”. Sobreviviré.

Línea gris
BBC

Recuerda que puedes recibir nuestras notificaciones. Descarga la última versión de la app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Etiquetas:
Campeche
tren maya