Home
>
Analisis
>
Invitades
>
Decolonizar no es una metáfora
plumaje-icon
Blog Invitado
Espacio de análisis, blogueo y... Continuar Leyendo
4 minutos de lectura
Decolonizar no es una metáfora
Con frecuencia escuchamos a AMLO en las mañaneras diciendo que su gobierno no es racista ni clasista, incluso que no es colonialista. Pero este posicionamiento es la mercantilización de un pensamiento crítico para que forme parte de una narrativa del Estado y del poder partidista.
30 de septiembre, 2023
Por: Fernanda Galicia

“Nos dieron la esperanza solo para quitarla. Es como si nos hubieran dado alas para cortarlas

cuando estábamos volando alto”.

Mario González, padre del normalista desaparecido César Manuel.

 

Con esa frase cierra el texto de John Gibler de Quinto Elemento Lab, donde narra con mucha precisión cómo desde la administración encabezada por Andrés Manuel López Obrador se ha ocultado la verdad y cómo se solapa al ejército desde la cúpula de este gobierno. Se señalan nombres: empezando por el titular del Poder Ejecutivo; el exsecretario de Gobernación, Adán Augusto López; el ministro de la Suprema Corte de Justicia de la Nación, Arturo Zaldívar; el subsecretario de Derechos Humanos, Alejandro Encinas; el actual Fiscal General, Alejandro Gertz Manero, así como los exprocuradores Murillo Karam y Arely Gómez.

El gobierno de López Obrador no solo oculta información que tiene en sus manos el ejército, sino que también es parte de crimen de lesa humanidad al manipular evidencias, cancelar órdenes de aprehensión sin sustento, fragmentar la investigación y por supuesto, hacer manifestaciones explícitas en apoyo a las Fuerzas Armadas.

En la marcha donde se cumplieron nueve años del caso Ayotzinapa, las madres y padres mostraron una clara ruptura con este gobierno, pero no es nueva, el texto de Gliber muestra cómo se fragmentó esta relación con la renuncia de Omar Gómez Trejo el ex titular de la Unidad Especial de Investigación y Litigación para el Caso Ayotzinapa.

La violencia institucional del Estado sigue abriendo heridas en México, 43 heridas que no cierran y solo se profundizan con la indolencia, la impunidad, la corrupción y por supuesto todo va de la mano con la militarización de la vida pública.

Con frecuencia escuchamos a AMLO en las mañaneras diciendo que su gobierno no es racista ni clasista, incluso que no es colonialista. Afirma que esos tiempos ya acabaron. Pero este posicionamiento que hace el gobierno actual es la mercantilización de un pensamiento crítico para que forme parte de una narrativa del Estado y del poder partidista, tal y como lo han hechos otros gobiernos de América Latina, como lo es el Ministerio de Culturas, Descolonización y Despatriarcalización de Bolivia o el Instituto Nacional para la Descolonización que creó Maduro en Venezuela.

La colonialidad del poder, desde donde opera el Estado nacionalista mexicano, no solo es una lucha epistémica-política contra la mercantilización de la descolonización y de la decolonialidad, es una lucha por la vida, porque el sistema colonial tiene repercusiones en las vidas de las personas, principalmente de aquellas que son racilizadas, como parte de la necropolítica.

¿A qué nos referimos con descolonización y decolonialidad? La descolonialidad es un enfoque teórico, que busca desafiar y transformar las estructuras de poder coloniales que persisten en la sociedad contemporánea. Examina la supresión de conocimientos indígenas y afro, la opresión sistemática y la lucha por liberarse de estas estructuras de poder. La descolonialidad aborda la epistemología colonial, la descolonización del conocimiento y la autodeterminación de las comunidades colonizadas.

Por otro lado, la decolonialidad se enfoca en cuestionar las jerarquías coloniales y las estructuras de poder inherentes a la modernidad occidental, generalmente de la resistencia popular, campesina y étnica. Busca alternativas a través de una perspectiva crítica, desde el conocimiento situado y la cosmovisión de las comunidades étnicas, por lo tanto se desliga más de los espacios académicos y se centra más en el saber popular.

Estos enfoques son esenciales para comprender cómo la historia de la colonización sigue influyendo en la sociedad, pero también en políticas de Estado y en las estrategias necropolíticas de gobernanza y producción del espacio, tales como la segregación espacial, la pobreza extrema, la hiper-explotación laboral y la violencia policial-militar, constituido por la producción de espacios de vida y de espacios de muerte.

Esto es la apuesta del Estado nación, ya nos lo mostró el gobierno de Enrique Peña Nieto y del ahora López Obrador, con estrategias de violencia estatal para seguir perpetuando el poder militar del Estado nación mexicano.

Las familias de los 43 y de los cientos de desaparecidos en México están muriendo en vida porque ese es el objetivo de los gobiernos, entran a un laberinto sin salida para que la colonialidad del poder siga perdurando a través de la coerción. La muerte física es solamente una de múltiples muertes, desde la pobreza abyecta, la humillación diaria, hasta el dolor psíquico del trauma histórico y la violencia homicida.

Descolonizar y decolonizar no son una metáfora son una resistencia, porque el “nacionalismo no se descoloniza ni se deconstruye, se destruye”.

* Fernanda Galicia (@mafernn)es directora/e de @yomexiro, organización feminista, antimilitarista, decolonial, comunitaria y anticorrupción. Luchamos contra la acumulación y centralización del Poder.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Sé parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Iniciar sesión

Registrate
Suscribete para comentar...
image
Honorio Delgado, psiquiatra peruano que fue el “primer amigo extranjero” de Sigmund Freud y terminó criticando el psicoanálisis
7 minutos de lectura
Honorio Delgado, psiquiatra peruano que fue el “primer amigo extranjero” de Sigmund Freud y terminó criticando el psicoanálisis

La fascinación del médico peruano por Sigmund Freud lo llevó a escribir la primera biografía de él en español… y a convertirse en uno de los más grandes difusores de su pensamiento en la región.

05 de mayo, 2024
Por: BBC News Mundo
0
Honorio Delgado
Museo de Freud
Honorio Delgado nació en la ciudad de Arequipa, en 1892. Esta fotografía se la envió Delgado a Freud en 1920.

Se llevaban 36 años de diferencia pero eso no impidió que el entonces joven peruano Honorio Delgado se convirtiera en el “primer amigo extranjero” de Sigmund Freud.

Entre los años 1919 y 1936, ambos intercambiaron cartas, investigaciones y regalos. Freud, desde Viena, y Delgado, desde la ciudad de Arequipa, en Perú.

El médico latinoamericano incluso visitó dos veces al padre del psicoanálisis en su casa en Austria, junto a su esposa, Helene Rehe, quien era alemana.

La fascinación de Honorio Delgado por el prominente psiquiatra e intelectual europeo lo llevó a escribir la primera biografía de él en español. Y a convertirse en uno de los más grandes difusores de su pensamiento en la región.

Pero con los años, el peruano experimentó una suerte de viraje conceptual que lo alejó gradualmente de las ideas de quien consideraba un verdadero mentor.

Lo anterior, sin embargo, no impidió que se le reconociera hasta el día de hoy como uno de los psiquiatras y pensadores más importantes de la historia latinoamericana.

Pero quién fue realmente Honorio Delgado, cómo llegó a entablar una relación tan cercana con Freud y por qué se terminó divorciando del psicoanálisis.

Primeros pasos

Proveniente de una familia de clase alta, Honorio Delgado transcurrió su niñez y adolescencia en la ciudad de Arequipa donde nació en septiembre de 1892.

Tras obtener un bachiller en Ciencias Naturales en la Universidad Nacional del Gran Padre San Agustín, se trasladó a Lima para estudiar Medicina en la universidad de San Marcos.

Cursó con éxito sus estudios y se graduó en 1918.

Museo de Freud
Honorio Delgado se interesó por el psicoanálisis a temprana edad. En la foto, la ilustración “Botella del Mar” creada en 1950 por Grete Stern (Argentina).

Según el libro “Honorio Delgado, un pionero de la psicología en América Latina”, escrito por Ramón León y Alfredo Zambrano Mora en 1992, la influencia de Hermilio Valdizán Medrano, destacado médico, psiquiatra y escritor peruano, fue muy importante para Delgado.

Así es cómo, a pesar de que la psiquiatría no gozaba de mucho prestigio académico y social en el siglo XX en Perú, Delgado decidió hacer su doctorado en aquella especialidad.

Su interés por el psicoanálisis comenzó inmediatamente.

Cuando tenía sólo 23 años y todavía era un estudiante, publicó en 1915 en el diario limeño “El Comercio” un artículo titulado “El Psicoanálisis” que exponía la teoría de Sigmund Freud en un momento donde se sabía poco o nada sobre este intelectual en América Latina.

Los expertos creen que este es el primer trabajo en la región sobre la doctrina de Freud.

Tiempo después, siguió profundizando en el campo, realizando su tesis de graduación sobre el psicoanálisis.

Relación íntima con Sigmund Freud

Todos estos trabajos lo llevaron a establecer una relación con el propio Freud.

Existe evidencia que demuestra cómo ambos se intercambiaron cartas, artículos e incluso regalos entre 1919 y 1936.

En una exhibición sobre la relación de Sigmund Freud con América Latina -que está presentándose en Londres-, hay una fotografía de Honorio Delgado que, según los registros, fue enviada por el peruano al médico austríaco en 1920.

Freud, tras recibir la imagen, le respondió:

“Acepte mi más sincero agradecimiento por la fotografía que llegó aquí hace unos días. Fue una agradable sorpresa para mí y la aprecio. Realmente lo describe como muy joven y estoy encantado de que haya logrado tal dominio del material científico a una edad tan temprana y, como supongo desde lejos, también haya alcanzado una posición respetada en su profesión.

Ahora tiene muchos años más por delante; deseo que durante todo este tiempo siga fiel al psicoanálisis y siga contribuyendo a su avance”.

Mariano Ben Plotkin, experto en historia del psicoanálisis, le explica a BBC Mundo que la fotografía revela un grado de intimidad que pocos latinoamericanos alcanzaron con Freud.

“En general, con otros investigadores de la región, Freud entabló un intercambio de bienes simbólicos en un sentido asimétrico. Él les mandaba fotos suyas a latinoamericanos que lo tenían en un altar y ellos le respondían con libros o artículos”.

“Pero con Honorio Delgado se estableció una relación mucho más simétrica, a pesar de que era mucho más joven”, dice el historiador y autor del libro “Estimado doctor Freud: una historia cultural del psicoanálisis en América Latina”.

Freud escribiendo una carta
Getty Images
Sigmund Freud le escribió varias cartas a Honorio Delgado donde le pide que “siga contribuyendo” al avance del psicoanálisis.

Tanto es así que Freud no sólo lo nombró en algunas de sus publicaciones sino que también lo describió como su “primer amigo extranjero”.

Los expertos creen que Delgado logró construir esta amistad con el llamado “padre del psicoanálisis”, en parte, gracias a que hablaba en alemán.

Divulgador de sus ideas en la región

Así, durante aproximadamente una década y media (entre 1915 y 1930), se convirtió en su más fiel representante en la región y en un entusiasta defensor de sus ideas. Llegó, incluso, a escribir la primera biografía en español del médico austríaco desde Perú, que luego fue traducida al portugués.

“Freud le hizo algunas correcciones a esa biografía y eso también le interesó porque Delgado se convirtió en una especie de misionero del psicoanálisis en América Latina”, señala Mariano Ben Plotkin.

El médico peruano también mantuvo una estrecha relación con Karl Abraham, a quien Sigmund Freud calificó como uno de “mis mejores alumnos”, convirtiéndose en su primer discípulo.

Los historiadores aseguran que Abraham no solo dio a conocer los trabajos de Delgado sino que también tradujo al alemán algunos de sus estudios.

Por otra parte, a mediados de la década de 1910, Honorio Delgado fundó la Revista de Psiquiatría Y Disciplinas Conexas.

De acuerdo con el libro “Honorio Delgado, un pionero de la psicología en América Latina”, en esta revista Delgado “desplegó una activa labor difusora del psicoanálisis”.

“Se convirtió en la vía de ingreso y difusión de la ya para ese entonces abultada literatura psicoanalítica (…). Delgado se preocupó de modo constante por resumir y recensionar libros y artículos psicoanalíticos publicados en Estados Unidos y Europa para los lectores de esta importante publicación limeña”, señala.

primera biografía de Freud en español
Museo de Freud
Honorio Delgado publicó la primera biografía de Sigmund Freud en español. El texto se está exhibiendo en el Museo de Freud, en Londres.

Pero por dificultades económicas, la revista dejó de publicarse en 1924.

Su término decepcionó al propio Freud que veía en esta publicación un modo de difundir su pensamiento en tierras que, según los historiadores, él consideraba “exóticas”.

Divorcio del psicoanálisis

Hacia 1930, Honorio Delgado comenzó a distanciarse cada vez más del psicoanálisis.

En artículos biográficos sobre él, se dice que le fue encontrando sentido a autores alejados de este pensamiento (e inclusos opuestos a él) y más cercanos a la psicología. Entre ellos, los filósofos alemanes William Stern, Max Scheler y Hennann von Keyserling.

“En estos autores debió encontrar respuestas y estímulos para algunos de sus intereses personales que no encontraban eco en el psicoanálisis”, dice el libro “Honorio Delgado, un pionero de la psicología en América Latina”.

En 1933, el médico peruano escribió “Psicología” en donde su alejamiento del pensamiento freudiano queda en evidencia.

“No se puede negar tampoco que el cuerpo de doctrina del psicoanálisis es, en su mayor parte, afirmación no demostrada”, dice.

Estas críticas severas las siguió haciendo desde la labor académica en la Facultad de Letras de la Universidad de San Marcos y a través de otras publicaciones, como “La personalidad y el carácter” (1943), donde expuso distintas teorías sobre la personalidad (que tenían poco o nada que ver con la doctrina freudiana).

Durante el resto de su vida, el médico psiquiatra ocupó importantes cargos públicos en su país. Llegó, incluso, a ser ministro de Educación durante el gobierno de José Luis Bustamante y Rivero, en 1948.

exhibición en londres
Getty Images
En el Museo de Freud, en Londres, hay una exhibición sobre la relación entre Freud y América Latina donde Honorio Delgado es nombrado como el médico de la región que tuvo la relación más cercana con el “padre del psicoanálisis”.

Todo lo anterior llevó a que Honorio Delgado fuera reconocido como uno de los primeros psicólogos de “talla internacional” en Perú.

Algunos lo consideran el fundador de este campo en el país latinoamericano gracias a su larga labor docente y a su continua búsqueda intelectual sobre temas que, hasta entonces, estaban prácticamente ocultos.

Delgado murió en Lima el 27 de noviembre de 1962. En su homenaje, se han creado cátedras e instituciones que hasta el día de hoy llevan su nombre.

Y aunque no le fue “fiel” al pensamiento psicoanalítico, como le pidió Freud en una de las cartas que le envió, alcanzó una posición más que respetada en su profesión.

linea gris
BBC

Y recuerda que puedes recibir nuestras notificaciones. Descarga la última versión de la app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Sé parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
Iniciar sesión

Registrate
Suscribete para comentar...