Home
>
Analisis
>
Invitades
>
La gran peste de Atenas
plumaje-icon
Blog Invitado
Espacio de análisis, blogueo y... Continuar Leyendo
5 minutos de lectura
La gran peste de Atenas
Mientras Esparta y Atenas se enfrentaban en la Guerra del Peloponeso, en el cenit de la Grecia clásica y la edad de oro ateniense, Atenas fue víctima de una gran peste, una epidemia que acabó con un tercio de la población, contribuyó a la derrota y cambió el mapa de la antigua Grecia.
24 de octubre, 2023
Por: José Alberto Díaz Quiñonez
0

La Guerra del Peloponeso, que inició en el año 431 a.C. y se extendió durante casi tres décadas, enfrentó a las ciudades formadas por la Liga de Delos (liderada por Atenas) y la Liga del Peloponeso (liderada por Esparta). Este conflicto entre ambas ciudades, en el cenit de la Grecia clásica y la edad de oro ateniense, fue el escenario para la aparición de la plaga de Atenas o la gran peste de Atenas.

Según el gran historiador y militar Tucídides, la epidemia apareció en el segundo año de la guerra, la primavera del 430 a.C. en el puerto del Pireo, entonces única ruta para el suministro de víveres y provisiones a la ciudad alta de Atenas. La enfermedad habría comenzado en Etiopía siguiendo el curso del Nilo, descendió a Egipto y Libia, para alcanzar la isla de Lemnos en el norte del mar Egeo, antes de llegar al puerto. Debido al asedio y las incursiones espartanas, el Pireo se encontraba sobrepoblado con soldados de tropas aliadas de la Liga de Delos y con refugiados que huían del conflicto en las zonas rurales vecinas. El líder ateniense Pericles ordenó que los habitantes se trasladaran a la ciudad amurallada de Atenas. Así que, además del medio millón de esclavos en condiciones insalubres, los refugiados y los 300,000 ciudadanos atenienses convivían en una capital sitiada y trastornada. Las difíciles condiciones de vida, el hacinamiento y la falta de higiene en la ciudad favorecieron la rápida transmisión de la enfermedad.

La epidemia consistió de una enfermedad altamente contagiosa y mortal. Las descripciones de los signos y síntomas provienen principalmente de Tucídides, y han sido fundamentales para entender los efectos devastadores de la peste en la población: ”porque yo mismo padecí la enfermedad y vi personalmente a otros que sufrían”… “[L]as personas que gozaban de buena salud fueron repentinamente atacadas por calores violentos, enrojecimiento e inflamación en los ojos, las partes internas, como la garganta o la lengua, volviéndose sanguinolentas y emitiendo un aliento fétido y antinatural”. Después de estos síntomas iniciales, los afectados presentaron “estornudos y ronquera, después de lo cual el dolor llegó al pecho y produjo una tos fuerte”. También había síntomas gastrointestinales; “[C]uando se fijaba en el estómago, le revolvía; y sobrevinieron descargas de bilis de todas las clases mencionadas por el médico, acompañadas de una angustia muy grande”. Externamente, los infectados estaban “rojizos, lívidos y con pequeñas pústulas y úlceras”. Si bien las personas no presentaban temperatura al tacto, “internamente ardía de modo que el paciente no podía soportar tener ropa o ropa de cama encima”. Algunos de los afectados estaban tan incómodos que “lo que más les hubiera gustado hubiera sido tirarse al agua fría; como de hecho lo hicieron algunos de los enfermos abandonados, que se sumergieron en los tanques de lluvia en sus agonías de sed insaciable; aunque daba lo mismo que bebieran poco o mucho”. Los que fallecieron lo hicieron entre el séptimo y noveno día. El espíritu observador de los médicos griegos pudo hacer muy poco frente a la amenaza de la peste, aunque se menciona que Hipócrates de Cos ensayó unas fumigaciones algo eficaces al inicio del brote.

La peste en Atenas de Nicolas Poussin. En la Galería de Sir Frederick Cook en Richmond.
La peste en Atenas de Nicolas Poussin. En la Galería de Sir Frederick Cook en Richmond.

Los testimonios narrados en la Historia de la guerra del Peloponeso no solo proporcionan una visión detallada de la enfermedad y la crisis sanitaria, también narran la crisis económica, social y moral que afectó a Atenas y sus ciudadanos. Apenas al inicio de la guerra, la peste causó un impacto catastrófico en la población de Atenas. Diodoro Sículo estimó que un tercio de la población murió debido a la enfermedad, incluyendo a muchos ciudadanos notables y líderes políticos. Además de las pérdidas humanas, la epidemia debilitó gravemente la capacidad militar, económica y política de la ciudad. Quizá más alarmante que la descripción de la enfermedad en sí es lo que se relata sobre el desgaste de las costumbres sociales y la “extravagancia sin ley que debe su origen a la peste”. El tejido social y el orden público se desmoronaron; la confusión y el desánimo era generalizado y “no había nadie que temiese a los dioses ni a las restricciones de la ley del hombre”. Los agonizantes deambulaban y se desmayaban por las calles en busca de agua fresca. Los enfermos eran abandonados por los familiares a su suerte y los cadáveres empezaron a apilarse en cualquier sitio, “incluyendo modos de entierro desvergonzados”.

Nadie quería acercarse a Atenas; la democrática, intelectual y cosmopolita ciudad ática se transformó en un infierno. Los extremistas encontraron un culpable en el antes noble y demócrata Pericles: fue juzgado, multado y humillado por sus decisiones en la guerra, por la invasión, la devastación, la sobrepoblación, y se le culpó hasta de la epidemia. Pericles murió víctima de la peste, en el 429 a.C., durante el segundo rebrote. Después vinieron una serie de gobernantes que prolongaron el conflicto armado y llevaron a la ciudad hasta el desastre, lo que culminó con la caida definitiva ante Esparta. Aunque la peste desapareció después del tercer rebrote, en la temporada invernal del 426-425 a.C., sus secuelas políticas, económicas y sociales siguieron presentes acompañando la derrota ateniense.

A lo largo de la historia se ha debatido la causa exacta de la gran peste de Atenas. Se han propuesto diferentes teorías sobre la etiología, incluyendo patógenos causantes de enfermedades como la fiebre tifoidea, el tifus, la viruela, el sarampión, la peste bubónica, incluso fiebres hemorrágicas. Considerando las condiciones de hacinamiento, también es posible que hayan coexistido dos o más epidemias en tiempo y lugar. Sin embargo, la falta de evidencia directa y la distancia temporal han dificultado la identificación precisa de la enfermedad. Aunque en menor medida, la peste también afectó a Esparta y se expandió en gran parte del Mediterráneo oriental. Tras la derrota, Atenas quedó arruinada y nunca pudo recuperar su esplendor. La pobreza se extendió por todo el Peloponeso; Esparta se consolidó como el nuevo poder griego y cambió el mapa de la antigua Grecia.

La gran peste de Atenas dejó una profunda huella en la memoria histórica y cultural de la antigua Grecia. La tragedia sociocultural y la pérdida de vidas quedaron inmortalizadas en obras literarias y artísticas posteriores, como en las obras del propio Tucídides, el poeta Sófocles, el comediógrafo Aristófanes y el dramaturgo Eurípides. Estas referencias literarias nos han permitido conocer la magnitud y el impacto que la gran peste dejó en Atenas.

* José Alberto Díaz Quiñonez es vicepresidente de la Sociedad Mexicana de Salud Pública A. C. (@saludpublicaac). Es Doctor en Ciencias Biomédicas por la UNAM y miembro de la Academia Mexicana de Ciencias, el Sistema Nacional de Investigadores y la Academia Nacional de Medicina de México.

 

Referencia:

The Landmark Thucydides: A Comprehensive Guide to the Peloponnesian War, ed. R. B. Strassler (New York: Free Press, 1988).

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
image
¿Cómo cantan las ballenas bajo el agua? Científicos descifran el misterio
4 minutos de lectura
¿Cómo cantan las ballenas bajo el agua? Científicos descifran el misterio
Mientras Esparta y Atenas se enfrentaban en la Guerra del Peloponeso, en el cenit de la Grecia clásica y la edad de oro ateniense, Atenas fue víctima de una gran peste, una epidemia que acabó con un tercio de la población, contribuyó a la derrota y cambió el mapa de la antigua Grecia.
22 de febrero, 2024
Por: BBC News Mundo
0

Ya sabemos que, para los humanos, cantar debajo del agua es imposible, entonces ¿cómo lo hacen las ballenas, cuyas melodías nos ha embrujado por décadas?

Un grupo de científicos descubrieron que las ballenas jorobadas y otras especies de estos mamíferos han desarrollado una especie de “caja de voz” dentro de su cuerpo que les permite ejecutar el prodigio de cantar bajo el agua.

El descubrimiento también reveló por qué el ruido que hacemos en los océanos es tan perturbador para estos animales.

Esto se debe a que el canto de las ballenas está restringido a una frecuencia tan estrecha que se superpone con el ruido producido por los barcos.

“El sonido es absolutamente crucial para su supervivencia, porque es la única forma en que pueden encontrarse para aparearse en el océano”, le dijo a la BBC Coen Elemans, de la Universidad del Sur de Dinamarca, quien dirigió el estudio.

“Este es uno de los animales más enigmáticos que jamás hayan existido en el planeta. Además de ser uno de los más grandes, son inteligentes y muy sociables“.

Las ballenas barbadas son un grupo de 14 especies, que incluyen a la ballena azul, a la jorobada, la ballena gris, entre otras.

En vez de dientes, estos animales tienen placas de tejidos que parecen barbas, que les sirve para alimentarse de pequeñas criaturas que abundan en los mares como el plancton.

Y por décadas no se sabía cómo era que producían sus famosos “cantos”.

Pero, ¿cómo lograron descifrarlos?

Una caja de voz permite el canto de las ballenas

El profesor Elemans explica que él y sus colegas llevaron a cabo varios experimentos usando laringes o “cajas de voz” que fueron extraídas de tres cadáveres de ballenas barbudas que fueron hallados en distintas playas.

Luego soplaron aire a través de las enormes estructuras para producir el distintivo sonido.

canto ballenas caja de voz
Ilustración que indica los cartílagos de la laringe en una ballena jorobada. Ilustración: UNIVERSIDAD SUR DE DINAMARCA

En los humanos, nuestras voces se producen a partir de vibraciones cuando el aire pasa por estructuras conocidas como cuerdas vocales que están en nuestra garganta.

En el caso de las ballenas, estas tienen una estructura en forma de U con un “cojín” de grasa en la parte de arriba de la laringe.

Esta anatomía vocal le permite al animal cantar al reciclar aire y además previene que inhale agua mientras realiza el canto.

A partir de estos experimentos, los investigadores pudieron recrear modelos computarizados de los cantos y estos mostraron que el canto de las ballenas barbudas está restringido a una frecuencia muy estrecha que se superpone a los ruidos producidos por las embarcaciones que surcan los océanos.

“Las ballenas no pueden simplemente elegir, por ejemplo, cantar más alto para evitar el ruido que hacemos en el océano”, explicó Elemans.

Este estudio demostró como el ruido que se produce en el océano por embarcaciones previene que las ballenas se puedan comunicar en largas distancias.

Ese conocimiento puede ser vital para la conservación de las ballenas jorobadas y las azules, entre otras especies que se encuentran amenazadas.

También da información a preguntas que los investigadores se han hecho por años sobre las cantos del mar, que algunos marinos le atribuyen a fantasmas o a criaturas del mar.

“Innovador”

Para algunos expertos los hallazgos son “innovadores”

“La producción y recepción de sonido es el sentido más importante para los mamíferos marinos, por lo que cualquier estudio que aclare cómo emiten sonidos tiene el potencial de hacer avanzar el campo”, le dijo a la BBC Kate Stafford, de la Universidad de Oregon.

Los investigadores señalan que durante décadas se ha ido acumulando cada vez más evidencia del daño que puede causar la contaminación acústica en los océanos.

La investigación también presenta el lado evolutivo: cómo los antepasados ​​de las ballenas regresaron a los océanos desde la tierra y las adaptaciones que les hicieron posible comunicarse bajo el agua.

Sobre cómo producen el sonido las llamadas ballenas dentadas, se conocen más detalles porque son animales más fáciles de estudiar.

Estos mamíferos marinos, entre los que se incluyen delfines, orcas, cachalotes y marsopas, expulsan aire a través de una estructura especial en sus fosas nasales.

“Siempre me he preguntado exactamente cómo las ballenas barbadas, especialmente las jorobadas, en las que se centra mi investigación, producen realmente la variedad de sonidos que producen”, le dijo a la BBC Ellen Garland, de la Unidad de Investigación de Mamíferos Marinos de la Universidad de St Andrews.

“Estudiar ballenas grandes es extremadamente desafiante en el mejor de los casos, pero tratar de descubrir cómo producen sonido cuando ni siquiera puedes verlas bajo el agua mientras vocalizan es un nivel adicional de dificultad, por lo que estos investigadores han sido muy creativos”, agregó.

Linea gris
BBC

Haz clic aquí para leer más historias de BBC News Mundo.

Recuerda que puedes recibir notificaciones de BBC Mundo. Descarga la nueva versión de nuestra app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.