Home
>
Analisis
>
Organizaciones
>
Blog de Intersecta
>
Las armas con las que matan a las mujeres
plumaje-icon
Blog de Intersecta
Intersecta es una organización feminista dedicada a la investigación y a la promoción de políticas... Continuar Leyendo
7 minutos de lectura
Las armas con las que matan a las mujeres
Si queremos reducir la violencia en el país —incluida la que afecta desproporcionadamente a las mujeres—, es urgente hablar de la violencia armada y del control de armas.
25 de noviembre, 2019
Por: Estefanía Vela Barba
0

Hoy se conmemora el Día Internacional de la Eliminación de la Violencia contra la Mujer. Es un día diseñado para promover la reflexión sobre la violencia que afecta a las mujeres y las medidas que se requieren para enfrentarla.

Recientemente, el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (INEGI) liberó los datos sobre los homicidios que ocurrieron en México en el 2018. Estos confirman lo que ya ha sido ampliamente reportado: que el 2018 ha sido el año con la tasa más alta de homicidios 1 de las últimas cuatro décadas en el país. Solo en este año, aproximadamente 30,030 hombres y 3,481 mujeres fueron privadas de sus vidas en el territorio nacional. 2

Lo que los datos también vuelven a poner de manifiesto es la centralidad que han adquirido las armas de fuego en los homicidios del país —no solo en los de los hombres, sino en los de las mujeres también—.

En el 2018, ya 6 de cada 10 mujeres asesinadas lo fueron con un arma de fuego. En promedio, estamos hablando de 5 mujeres al día privadas de sus vidas a balazos. La tendencia identificada en el informe Claves para entender y prevenir los asesinatos de mujeres en México, con datos hasta el 2017, no solo se confirma en el 2018: se agudiza. Si bien las armas siguen impactando desproporcionadamente a los hombres, justo lo que llama la atención del 2018 es que es el año con la menor diferencia entre lo que representan las armas en los homicidios de los hombres y de las mujeres.

Por eso, como cada vez se insiste más, si queremos reducir la violencia en el país —incluida la que afecta desproporcionadamente a las mujeres—, es urgente hablar de la violencia armada y del control de armas.

* * *

La prominencia de los homicidios con arma de fuego no es exactamente “nueva”, como se sostiene en el informe Claves para entender y prevenir los asesinatos de mujeres en México de Data Cívica y el Área de Derechos Sexuales y Reproductivos, mismo que proporciona un análisis de los Registros de Defunciones por Homicidio del INEGI para los años que van del 2000 al 2017.

Ya en el 2000, los homicidios con arma de fuego representaban más del 50% de los homicidios de los hombres y casi el 30% de los de las mujeres. Pero con el paso de los años y, particularmente a partir del 2007, este es el modo de homicidio que más ha aumentado, no solo en hombres (de nuevo), sino en mujeres también.

Si se compara el crecimiento que han tenido las tres formas de homicidio más comunes en el país —arma de fuego, arma blanca (cuchillos, objetos contundentes) y la asfixia—, puede verse que el crecimiento más marcado lo tiene la primera. En el caso de los hombres, la tasa de homicidios por arma de fuego creció 311% entre el 2007 y el 2018, tiempo en el que pasó de ser de 8.7 por cada 100,000 a 35.8 por cada 100,000. Y, en el caso de las mujeres, pasó de ser 0.7 por cada 100,000 a 3.2. En proporción, en este mismo periodo, creció 357% —aún más que la de los hombres—.3

Cuando se analizan los homicidios por lugar de ocurrencia, queda claro que el impacto de la violencia armada ha sido principalmente en la calle. La tasa de homicidio con arma de fuego en el espacio público para los hombres aumentó 347% entre el 2007 y el 2018. En el caso de las mujeres, aumentó 500%. Quinientos por ciento. Seis veces más.

Lo que tampoco debe dejarse de señalar, sin embargo, es que, justo en los años picos de la violencia (2011 o 2018, por ejemplo), también se puede ver un aumento de los homicidios con arma de fuego en las viviendas. No es, en otras palabras, un fenómeno que se limita a la calle, sino que alcanza a los hogares también.

Para dimensionarlo: en el 2018, si bien 7 de cada 10 homicidios cometidos en la calle contra mujeres fueron perpetrados con un arma de fuego, 4.5 de cada 10 de los cometidos en la casa fueron perpetrados con un arma de fuego. ¿Qué implica esto? Entre otras cosas, que no se puede abordar la violencia familiar —una violencia que afecta desproporcionadamente a las mujeres, como muestra la ENVIPE— sin considerar el papel que pueden jugar las armas en su escalada.

También es importante reiterar que es una violencia que está afectando a todos los grupos de edad. Incluso tratándose de los niños y niñas —menores de 11 años—, en el 2018 ya fue el medio más empleado para quitarles la vida. Solo en este año, de las niñas asesinadas, casi 3 de cada 10 lo fueron con un arma de fuego. En mujeres que tienen entre 28 y 43 años, los homicidios con armas representan entre el 63.8% y 65.3%.

Cuando los datos se desagregan por tasa y entidad, queda claro que los homicidios con arma de fuego han aumentado más en ciertas entidades que en otras y, en ciertos años, más que otros. Chihuahua en el 2011 sigue mostrando las tasas más altas. En los últimos años, Colima, Guanajuato, Guerrero, Baja California y Baja California Sur son particularmente preocupantes.

Pero cuando se analiza la proporción que representan los homicidios con arma de fuego respecto del total, a nivel entidad, los que sobresalen son, más bien, los pocos estados en los que no representan la mayoría —estados como Aguascalientes, Campeche, Quintana Roo, Tlaxcala, Yucatán—.

Si solo nos enfocamos en el 2018, puede verse de manera clara: en 21 de las 32 entidades federativas, los homicidios de mujeres con arma de fuego representan el 50% o más del total de homicidios. El más sobresaliente es Guanajuato, en donde 8 de cada 10 mujeres fueron asesinadas con este medio. En Zacatecas, Sinaloa y Colima, fueron 7 de cada 10. En la Ciudad de México, 6 de cada 10 fueron asesinadas así.

 

Más aún: cuando se compara la tasa total de homicidios con la tasa de homicidios con arma de fuego puede verse que son fenómenos íntimamente relacionados en casi todos los estados: sus subidas y bajadas son casi espejos. La crisis de violencia que hemos visto en estos años, en otras palabras, no puede desasociarse de la violencia armada.

Como se sabe, la base del INEGI no permite detectar cuántos de estos homicidios son feminicidios, jurídicamente hablando. Lo que los datos sugieren, sin embargo, es que esa es una relación —la de las armas de fuego y los feminicidios— que se tiene que analizar, entender y atender. De nuevo: todo indica que, en nuestro país, no podemos ya separar la violencia —de género y no— de las armas.

Ahora y como revela un análisis del Mapa de los feminicidios en México, de María Salguero, mismo que está basado en notas periodísticas de casos de feminicidio, existe una variedad importante de escenarios y motivos por los cuales las mujeres están siendo baleadas en el país. No es solo la violencia ejercida, por ejemplo, por la pareja. Hay tiroteos en público, balaceras a casas. Las mujeres van solas o acompañadas. A veces parecen ser el objetivo, en otras ocasiones simplemente estaban ahí. Hay mucho qué dilucidar —la violencia, incluida la machista, es multifactorial—. Lo que queda claro, incluso al leer sobre estos casos, es que una de las líneas que se tiene que perseguir es, de nuevo, la de las armas. No podemos demorar más.

Estefanía Vela Barba (@samnbk) trabaja en Intersecta (@IntersectaOrg).

 

1 A lo largo del texto se habla de “homicidios” y no “feminicidios” porque, con base en los Registros de Defunciones por Homicidio del INEGI, es imposible saber cuántos de estos homicidios son feminicidios, penalmente hablando. Muchos de estos homicidios podrían ser feminicidios, pero no hay forma, con esta fuente, de saberlo. No se utilizan los datos sobre víctimas y carpetas de “feminicidio” del Secretariado Ejecutivo del Sistema Nacional de Seguridad Pública porque estos tampoco proporcionan información que permita saber si son o no feminicidios; solo proporciona información sobre los casos que las procuradurías y fiscalías clasifican como feminicidio (una clasificación con sus propios problemas, como revela Carolina Torreblanca); y, además, esta base solo contiene información del 2015 en adelante y sin el grado de detalle que tiene la base del INEGI.

2 Se utiliza la categoría de “entidad de ocurrencia”, no la de “entidad de registro”; y se han omitido las defunciones ocurridas fuera del país y en entidades federativas no identificadas. También se ha utilizado “año de ocurrencia”, no “año de registro”. Por esta razón, los números aquí presentados difieren, por ejemplo, de los que aparecen en los tabulados del INEGI, que muestran que, en el 2018, se registraron a 32,765 hombres y 3,752 mujeres asesinados. De estos datos se deriva la cifra de que en México ya matan a 10 mujeres al día.

3 Por cuestión de espacio, no he incluido todas las gráficas de la violencia armada en los hombres. Pero las tendencias son muy similares a las de las mujeres (a mayor escala, obviamente). Si se quieren ver estas gráficas, para los años 2000-2017, pueden encontrarse en el informe Claves para entender y prevenir los asesinatos de mujeres en México.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
image
La decisión judicial en EE.UU. que considera que los embriones congelados son niños
7 minutos de lectura
La decisión judicial en EE.UU. que considera que los embriones congelados son niños
Si queremos reducir la violencia en el país —incluida la que afecta desproporcionadamente a las mujeres—, es urgente hablar de la violencia armada y del control de armas.
22 de febrero, 2024
Por: BBC News Mundo
0

Es una decisión que ha abierto un nuevo frente en la batalla de la medicina reproductiva en EE.UU.

La Corte Suprema del estado de Alabama emitió hace unos días una sentencia en la que considera como “bebés” a los embriones congelados, por lo que también fija responsabilidades para quienes se vean involucrados en su destrucción accidental.

Esto ha llevado al sistema sanitario de la Universidad de Alabama en Birmingham, el mayor hospital del sur de Estados Unidos, ha interrumpir sus servicios de fecundación in vitro (FIV) por precaución ante posibles acciones penales.

La institución declaró que seguiría extrayendo óvulos de los ovarios de las mujeres. Sin embargo, dijo que detendría el siguiente paso del proceso de la FIV, en el que los óvulos son fertilizados con esperma antes de ser implantados en el útero.

“Nos entristece que esto afecte los intentos de nuestros pacientes de tener un bebé mediante FIV”, declaró la institución en un comunicado.

“Pero debemos evaluar la posibilidad de que nuestros pacientes y nuestros médicos puedan ser procesados penalmente o enfrentarse a daños punitivos por seguir el estándar de atención para los tratamientos de FIV”.

Poco después, una segunda clínica, Alabama Fertility, también suspendió los procedimientos por el “riesgo legal” que ahora enfrentan.

Expertos médicos y grupos de defensa de la reproducción advirtieron que la sentencia podría tener consecuencias negativas para los tratamientos de fertilidad en Alabama y otros estados.

A su vez, los grupos conservadores expresaron satisfacción por la sentencia, argumentando que incluso el embrión más pequeño merecía protección legal.

¿Qué originó esta decisión?

La decisión tiene su origen en una demanda por homicidio culposo interpuesta por tres parejas cuyos embriones fueron perdidos en una clínica de fertilidad en 2020.

Un paciente había entrado en el lugar donde se almacenaban los embriones, los manipuló y los dejó caer accidentalmente. Como consecuencia, los embriones quedaron destruidos.

Los jueces de la Corte Suprema de Alabama
Corte Suprema de Alabama
Los nueve jueces de la Corte Suprema de Alabama se identifican como conservadores.

Las parejas demandaron al Centro de Medicina Reproductiva y a la Asociación de Enfermería de Mobile en virtud de la Ley estatal de Muerte Injusta de un Menor. Esta ley cubre a los fetos, pero no los a los embriones resultantes de la FIV.

Un tribunal inferior había dictaminado que los embriones no tenían la consideración de persona o niño, y que la demanda por homicidio culposo no podía prosperar.

Pero en su sentencia, la Corte Suprema de Alabama dio la razón a las parejas demandantes y dictaminó que los embriones congelados se consideraban “bebés”.

La ley de muerte por negligencia se aplica a “todos los niños no nacidos, independientemente de su ubicación”, se lee en la decisión.

Coincidiendo con la opinión mayoritaria, el presidente del tribunal, Tom Parker, escribió: “Incluso antes de nacer, todos los seres humanos tienen la imagen de Dios, y sus vidas no pueden ser destruidas sin borrar su gloria”.

¿Qué implicaciones tiene en Alabama?

La sentencia no prohíbe ni restringe la FIV y, de hecho, las parejas que presentaron el caso se habían sometido al procedimiento.

Pero la decisión puede causar confusión sobre si algunos aspectos de la FIV son legales según la ley de Alabama, dicen los expertos.

Si un embrión se considera una persona, podría plantear dudas sobre cómo pueden utilizarlo y almacenarlo en las clínicas.

Elisabeth Smith, directora de política estatal del Centro de Derechos Reproductivos, dijo a la BBC: “No todos los embriones [de fecundación in vitro] se utilizan, ni pueden utilizarse”.

“Promulgar una ley que conceda personalidad jurídica a los embriones podría tener consecuencias desastrosas para el uso de la FIV, una ciencia en la que muchas personas confían para constituir sus familias”.

Una protesta en Alabama a favor del aborto
Getty Images
Como en otros estados, el aborto ha sido un tema divisivo en Alabama.

La ambigüedad de la ley podría extenderse también a los propios pacientes, que podrían tener dudas sobre si el procedimiento sigue estando disponible o sigue siendo legal.

La Asociación Médica del Estado de Alabama manifestó en un comunicado: “La trascendencia de esta decisión afecta a todos los habitantes de Alabama y es probable que dé lugar a un menor número de bebés -hijos, nietos, sobrinas, sobrinos y primos-, ya que las opciones de fertilidad se limitan para quienes desean tener una familia”.

¿Cómo influye en el debate nacional?

Cuando la Corte Suprema de Estados Unidos anuló en 2022 el derecho a la interrupción del embarazo en todo el país, abrió la puerta a que los Estados promulgaran sus propias leyes al respecto.

Desde esa decisión, los estados gobernados por los demócratas han ampliado el acceso al aborto, mientras que los de mayoría republicana lo han restringido.

Antes de esta decisión, Alabama ya prohibía el aborto en todas las fases del embarazo.

La Casa Blanca calificó la nueva sentencia estatal como ” el tipo exacto de caos que esperábamos cuando el Tribunal Supremo anuló el caso Roe vs. Wade y allanó el camino para que los políticos influyan en una de las decisiones más personales que pueden tomar las familias”.

Carteles a favor y en contra del aborto frente a la Corte Suprema de EE.UU.
Getty Images
Desde 2022, el aborto ha estado en el centro del debate de EE.UU.

Los detractores de la interrupción legal del embarazo también han estado siguiendo de cerca esta sentencia. La cuestión de cuándo un embrión o un feto se considera legalmente una persona es un factor en muchas restricciones estatales al aborto.

Alliance Defending Freedom, un grupo jurídico cristiano conservador, describió la sentencia de Alabama como una “tremenda victoria para la vida”.

“No importan las circunstancias, toda vida humana es valiosa desde el momento de la concepción”, dijo la portavoz Denise Burke a la BBC. “Estamos agradecidos de que la Corte haya considerado correctamente que la ley de Alabama reconoce esta verdad fundamental”.

Otros activistas antiaborto afirmaron que la FIV no era una cuestión ética tan clara a sus ojos, en comparación con la interrupción del embarazo.

Eric Johnston, un abogado que ayudó a redactar la ley de Alabama sobre el aborto en 2018, le dijo a la BBC: “En general, la comunidad provida diría que los óvulos fertilizados necesitan protección”.

Pero reconoció que había parejas con puntos de vista contrarios al aborto que habían utilizado la FIV para tener hijos, y dijo que nunca los condenaría.

“Es un dilema, y un dilema es algo para lo que no se tiene una respuesta satisfactoria”, añadió.

¿Qué es la FIV?

La fecundación in vitro ayuda a una mujer que tiene dificultades para quedar embarazada. Según los Centros para el Control y la Prevención de Enfermedades de EE.UU., alrededor del 2% de los embarazos en EE.UU. (unos 97.000 casos) son resultado de la FIV.

El proceso consiste en extraer los óvulos de los ovarios con una aguja y combinarlos con el esperma en un laboratorio. Después, el embrión fecundado se implanta en el útero de la mujer, donde puede desarrollarse un embarazo.

Pero el proceso no es garantía de un embarazo. Cuando no hay éxito, serán necesarios más intentos para lograr un embarazo.

En algunos casos, como en el caso de Alabama, los embriones fecundados se congelan y almacenan en tanques con nitrógeno líquido. Según los expertos, pueden conservarse durante décadas.

Un procedimiento de FIV
Getty Images

¿Cómo impacta a otros estados?

Los estados de EE.UU. tienden a replicar la legislación de otros. Se ha visto esta tendencia en el caso del aborto.

Aunque la sentencia de Alabama solo se aplica dentro del estado, los expertos señalaron que en otros estados podría haber intentos legislativos o demandas encaminadas a promover el concepto de que los embriones congelados deben considerarse legalmente seres vivos.

Pero señalaron que parecía improbable que este caso concreto acabara en la Corte Suprema de EE.UU., como ocurrió con la cuestión del aborto, porque la sentencia de Alabama se originó en un tribunal estatal y se refiere a una interpretación de la ley estatal, no de la federal.

¿Cómo influye en las elecciones?

El derecho a la interrupción del embarazo ha sido un tema favorable para los demócratas desde que la Corte Suprema anuló el caso Roe vs. Wade que garantizaba el derecho constitucional a interrumpir el embarazo.

Tras la sentencia de Alabama, los candidatos demócratas podrían prometer que buscarán proteger el acceso a los tratamientos de fertilidad en todo Estados Unidos.

Los políticos republicanos, por su parte, suelen ponerse del lado de los conservadores religiosos que quieren prohibir o limitar el aborto en el país.

La aspirante presidencial republicana Nikki Haley, la única contendiente que queda en la carrera contra Donald Trump por la nominación, respaldó el jueves la decisión de Alabama.

“Para mí, los embriones son bebés”, dijo. “Cuando hablas de un embrión, estás hablando de eso”.

Línea gris
BBC

Recuerda que puedes recibir nuestras notificaciones. Descarga la última versión de la app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.