Home
>
Analisis
>
Organizaciones
>
Punto G(ire)
>
Un año nuevo para abrazar, celebrar y agradecer el cambio
plumaje-icon
Punto G(ire)
El Grupo de Información en Reproducción Elegida es una organización que promueve el debate informado... Continuar Leyendo
5 minutos de lectura
Un año nuevo para abrazar, celebrar y agradecer el cambio
Ingresé a una organización sólida y estoy convencida de que dejo una con más experiencia, producto de todas las personas que la han formado y de las aliadas fundamentales que ha tenido en el camino.
15 de enero, 2024
Por: Isabel Fulda
0

Para GIRE, con cariño.

Ingresé a GIRE en 2012, recién egresada de una carrera que me llenó de entusiasmo por descubrir qué es lo que se podía analizar, movilizar y modificar con respecto a lo público para transformar realidades sociales, particularmente las relacionadas con el sexo y el género. No necesariamente había imaginado que comenzaría esa experiencia en la sociedad civil, pero me entusiasmó encontrar, a través de una persona que se convirtió en un amigo entrañable que extraño todos los días, una vacante de asistente de dirección en una organización cuya trayectoria conocía y admiraba. Casi diez años después, con una pausa intermedia que me permitió conocer y adquirir otras experiencias, cierro mi ciclo en una organización de la que siempre estaré profundamente orgullosa de haber formado parte.

Para 2012 la despenalización del aborto en la Ciudad de México y su confirmación por parte de la Suprema Corte de Justicia de la Nación era una realidad y los servicios de ILE tenían ya una experiencia de cinco años funcionando. Me emocionó conocerlos, saber más sobre las personas que accedían a servicios públicos de aborto, leer sobre la historia del movimiento y las personas que habían sido fundamentales en su desarrollo. En el resto del país la posibilidad de un marco normativo similar se veía difícil (si bien no imposible: si algo caracteriza el movimiento, además de su persistencia, es cierto nivel de optimismo y confianza de que el cambio es posible). Durante mucho tiempo, el acceso a las causales de aborto, particularmente el aborto por violación, parecían el espacio de incidencia más estratégico para quienes trabajaban por el reconocimiento del aborto legal y seguro. Se había avanzado con muchísimo trabajo a impulsar un marco normativo en este respecto y existían esfuerzos aislados de despenalización locales, pero con pocas posibilidades de éxito. No imaginábamos todavía lo que significaría el pañuelo verde ni la Marea que subiría desde el sur para oxigenar un movimiento que hoy es más amplio, diverso y descentralizado.

GIRE como organización comenzaba una nueva etapa, en la que buscaría de forma consciente ampliar la perspectiva y sus temas prioritarios para incorporar una visión integral que priorizara no solo el cuestionamiento de la maternidad como destino obligatorio de las mujeres, sino la necesidad de garantizar que las personas puedan determinar su destino reproductivo accediendo a servicios de salud reproductiva de calidad, a prestaciones laborales y de seguridad social sin discriminación y a mecanismos de acceso a la justicia en casos en los que el Estado había fallado en respetar y garantizar sus derechos humanos. Además de aborto, comencé a aprender sobre violencia obstétrica, muerte materna y reproducción asistida, así como sobre el ecosistema del que GIRE forma parte y la complejidad de los conflictos políticos dentro y fuera de los movimientos feministas.

He ocupado diferentes roles en esta organización que me han permitido apreciar todo lo que significa que se haya sostenido por más de treinta años. Durante tres años coordiné con orgullo su área de investigación y a partir de marzo de 2020 me convertí en su subdirectora. Mucho ha pasado en estos años, dentro y fuera de GIRE. Atesoro en particular la oportunidad de planear, investigar y coordinar documentos y publicaciones que me enorgullecen y que sé que han contribuido a aportar información y análisis valiosos para la misión que buscamos impulsar. Agradezco profundamente haber trabajado con personas comprometidas, divertidas y valientes en México y otros países, y participar en discusiones estimulantes y retadoras. Particularmente en los últimos años, agradezco la oportunidad de aprender sobre los retos relacionados con el desarrollo institucional y la sostenibilidad financiera de las organizaciones de la sociedad civil, la búsqueda de una congruencia entre las prácticas cotidianas y los valores que se promueven al exterior, y las distintas maneras de escuchar y aprender del conflicto.

Las realidades que vivimos en México no son ni de cerca las mismas de hace una década. Al día de hoy, 12 entidades han adoptado modelos de despenalización parcial del aborto. Doce. Si me lo hubieran dicho hace unos años me hubiera emocionado, pero probablemente lo hubiera escuchado con cierta incredulidad. Por supuesto que faltan veinte más, faltará exigir y monitorear todas las barreras que existen y surgirán respecto a la implementación de los servicios, y será necesario impulsar discusiones sobre la necesidad de abandonar por completo el uso del derecho penal para regular el aborto. Pero el cambio y la inercia parecen imparables. Tenemos precedentes jurídicos sólidos y de vanguardia en temas de aborto y en materia de consentimiento informado en los servicios de atención obstétrica, acceso a estancias infantiles y reproducción asistida. Se sistematiza más y mejor información sobre el acceso de las personas a servicios de salud reproductiva. Los medios han modificado de maneras fundamentales la forma en la que hablan de aborto y de otros temas relacionados con la justicia de género. A nivel regional ahora tenemos el ejemplo de Argentina y de Colombia para inspirarnos y retarnos, así como un movimiento cada vez más fuerte, descentralizado y diverso impulsado por personas valientes que trabajan en contextos de adversidad considerable.

Seguramente vendrán muchos retos hacia delante, algunos que son claros desde ahora y otros que tal vez no podemos imaginar todavía. Los avances son innegables, pero encontrarán resistencias. Y lo harán en el contexto de profundas desigualdades en el que vivimos y con el reto que representan los discursos punitivos para resolver problemas sociales y las narrativas respecto a la austeridad que tanto han afectado la provisión de servicios públicos en los últimos años. Pero confío en que GIRE ahí seguirá. Ofreciendo una perspectiva rigurosa, comprometida e innovadora para impulsar su misión. Ingresé a una organización sólida y estoy convencida de que dejo una con más experiencia, producto de todas las personas que la han formado y de las aliadas fundamentales que ha tenido en el camino.

Ha sido un privilegio para mí ser parte de esta organización y de su historia; poder vivir y celebrar de cerca los logros que ha cosechado, y trabajar con personas que admiro, respeto y de quienes he aprendido más de lo que podría decir. Me llevo mucho de GIRE, pero dejo un montón también de mí aquí. Sin duda voy a extrañar formar parte directa y activa de su quehacer cotidiano, pero aquí me tendrán siempre, con el corazón orgullosamente verde. Gracias por todo.

* Isabel Fulda (@IFulda), exsubdirectora de @GIRE_mx.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.
image
Por qué decidí contar en TikTok cómo mi papá mató a mi mamá cuando yo tenía 3 años
5 minutos de lectura
Por qué decidí contar en TikTok cómo mi papá mató a mi mamá cuando yo tenía 3 años
Ingresé a una organización sólida y estoy convencida de que dejo una con más experiencia, producto de todas las personas que la han formado y de las aliadas fundamentales que ha tenido en el camino.
12 de febrero, 2024
Por: BBC News Mundo
0

Cuando Liv Shelby publicó un video en TikTok sobre la muerte de su madre, nunca esperó que fuera visto por tanta gente.

Sentada en su auto y hablando a la cámara, fue la primera vez que se abrió públicamente sobre lo que le pasó a su madre, Lisa, en 2005.

Ese año Liv cumplió 3 años y fue en la fiesta de su cumpleaños donde su papá atacó y mató a su mamá.

Ella creció sabiendo que su mamá se había ido y que su papá era el responsable de esa ausencia, pero Liv contó que su familia nunca habló sobre la muerte de su madre, por lo que ella no supo exactamente lo que había pasado.

Todo cambió ocho años después cuando, en una clase de informática en el colegio, decidió escribir el nombre de su madre en un buscador en internet.

Una decáda después, a sus 21 años, Liv decidió compartir su historia con el mundo.

En su video de siete minutos, que ha sido visto más de 4 millones de veces, la joven habla abierta y emotivamente sobre el impacto que el crimen ha tenido en su vida.

Liv, quien publica regularmente en su canal de TikTok para sus 270 mil seguidores, explica que una de las razones que le llevó a contar su historia fue ver y oír a gente que “romantiza las relaciones de abuso doméstico”, lo que le hizo tener la necesidad de mostrar las devastadoras consecuencias que esas relaciones pueden tener.

Además, también quiso resaltar el impacto que puede tener para un niño perder a uno de sus progenitores (o a ambos, en su caso).

Fotografía doble: a la izquierda Liv Shelby y a la derecha su mamá, Lisa
LIV SHELBY
La madre de Liv Shelby fue asesinada en 2005 por el padre de Liv.

Guardar los sentimientos dentro

El día del ataque, Liv se encontraba en Canadá, país en el que nació.

Tuvo que esperar hasta los 8 años para poder mudarse a Reino Unido con su abuela materna, después de una larga y dura batalla legal por su custodia entre ambos lados de su familia.

Su padre, Bradley Benham, fue declarado culpable de asesinato en segundo grado en noviembre de 2008 y condenado a cadena perpetua con un mínimo de 12 años de prisión.

Según contó Liv en el podcast Reliable Sauce de la BBC su padre ya salió de la cárcel, pero no ha tenido contacto con él.

Dijo que durante todo este tiempo se guardó lo que sentía y nunca había hablado sobre lo que pasó con su abuela o con su novio.

“Simplemente lo tenía dentro de mí, para siempre, y no hablaba de ello con la gente que me conoce en la vida real”, señaló.

A pesar de que finalmente acudió a una consejera escolar, admitió que era “bastante testaruda” y que “no quería hablar con nadie”.

“Porque sobre todo, sin ánimo de ofender, ella no era especialista, era una consejera muy genérica con la que tenías una hora o media hora para sentarte a hablar”, explicó.

“No creo que estuviera preparada para lo que le iba a decir si me hubiera metido de lleno en el tema”.

“Es muy triste”

Basándose en sus experiencias, Liv cree que debería haber un mayor reconocimiento de las necesidades de los niños que han perdido a uno de sus padres por violencia doméstica.

Según las últimas cifras de la Oficina Nacional de Estadística en Reino Unido, casi la mitad (45%) de las 70 mujeres adultas víctimas de homicidio en Inglaterra y Gales hasta marzo de 2023 murieron por violencia doméstica.

Según las cifras, en todos los casos menos uno la persona sospechosa de haber cometido el asesinato fue un hombre.

Liv abrazada a un perro
LIV SHELBY
Liv dice que lo peor es que, aunque no recuerda a su madre, tiene recuerdos felices de su padre.

En el informe también se señala que sólo el 8% de las víctimas masculinas de homicidio murieron en asesinatos relacionados con el ámbito doméstico, un total de 30 muertes, siendo una mujer la persona sospechosa en 11 de esos casos.

La violencia contra las mujeres y las niñas y los esfuerzos para combatirla suelen ser noticia, pero se habla menos de los niños en duelo y se investiga menos al respecto.

John Devaney, catedrático de Trabajo Social de la Universidad de Edimburgo, afirma que los datos no se registran oficialmente, pero predice que entre 100 y 250 niños al año lloran la pérdida de uno de sus progenitores por homicidio doméstico en Reino Unido.

“Cuando un progenitor es asesinado por su pareja actual o anterior, en muchos casos se trata del otro progenitor del niño”, afirma, y coincide en que debería ofrecerse más apoyo a los niños afectados.

Una posible solución, piensa Liv, sería designar un consejero especializado para cada niño, algo que le habría ayudado a ella cuando era pequeña.

“Te asignan a alguien que va a pasar por todo eso contigo o que ya conoce tu historia; no tienes que sentarte ahí y explicarla”.

Liv dice que la reacción a su video, con otras personas compartiendo sus propias experiencias de homicidio doméstico, le ayudó a sentirse menos sola.

“Había mucha gente”, dice, “muchos de ellos conocían a alguien a quien le había ocurrido, así que todo el mundo se sintió identificado”.

“Es muy triste”, pero reconoce que de esa manera pudo darse cuenta de “que hay otras personas que han pasado por lo mismo”.

Línea gris
BBC

Y recuerda que puedes recibir nuestras notificaciones. Descarga la nueva versión de la app y actívalas para no perderte nuestro mejor contenido.

Lo que hacemos en Animal Político requiere de periodistas profesionales, trabajo en equipo, mantener diálogo con los lectores y algo muy importante: independencia
Tú puedes ayudarnos a seguir.
Se parte del equipo
Suscríbete a Animal Político, recibe beneficios y apoya el periodismo libre.